Jueves, 8 de diciembre de 2016Actualizado a las 22:18

Informe de la SNA revela que instalaciones de regadío fueron las más dañadas por terremoto

por 31 marzo 2010

Problemas a las instalaciones de riego, con daños considerados como graves y de difícil reparación en lo inmediato, son las dificultades más importantes que deberán enfrentar los agricultores en sus procesos productivos debido al terremoto, esto según un sondeo realizado por el departamento de Estudios de la Sociedad Nacional de Agricultura (SNA).

La SNA llevó a cabo la encuesta entre la segunda y tercera semana de marzo entre sus socios de las zonas afectadas por el terremoto y tsunami del 27 de febrero pasado, para determinar los daños provocados por la catástrofe.

Se consultó a los productores sobre los daños ocasionados a la capacidad productiva en los distintos elementos del proceso productivo, esto arrojó que en el 70% de los casos se dañaron las instalaciones de riego, abarcando tanto canales de regadío extraprediales como sistemas intraprediales, además de instalaciones de riego mecanizado y sistemas de microriego.

Con una prevalencia entre 30% y 40% de los casos, están los daños que afectaron la capacidad de almacenamiento, la capacidad de procesamiento y las plantaciones mismas.

En el 43% de los casos se detectaron daños en bodegas, silos, cubas, etc. En un 33% de los casos se dañó la capacidad de proceso (en packings, plantas de molienda, etc.) y en un 28% de los casos, la capacidad de frío, problemas que afectan directamente los resultados de la temporada, pues ocurren en plena temporada de producción de frutas frescas y uva vinífera.

El sismo provocó también daños en las plantaciones mismas (caída de fruta prontas a cosechar, caída de parronales, y pérdidas de fruta por falta de irrigación).

Los encuestados tienen una capacidad de recuperación bastante rápida. Más del 90% de ellos estima que recuperará en menos de 2 semanas su capacidad productiva, principalmente la capacidad de frío y de procesamiento y retomarán pronto las cosechas.

En cambio, la mitad de ellos estima que le tomará de 1 a 3 meses e incluso más de 3 meses recuperar su capacidad de riego y de almacenaje, como es lógico por la envergadura de las obras a realizar.

Consultados acerca de su estimación de las pérdidas, el 42% de los encuestados declaró haber tenido pérdidas en frutas por cosechar, y una fracción algo menor declaró haber tenido pérdidas en producción almacenada (39%) y materia prima acopiada (37%). Una menor proporción -sólo 1 de cada 4- declaró haber sufrido pérdidas en los huertos y cultivos por cosechar (23%) o en productos en proceso.

Respecto de la magnitud de estas pérdidas, afortunadamente fueron de orden menor en los casos en que la producción almacenada o en proceso (barras celestes)

El sondeo fue respondido por 103 productores de diversos rubros. El 82% de sus predios se encuentran ubicados en las zonas más críticas, entre Valparaíso y Bío-Bío y están dedicados mayoritariamente a frutales, cultivo de granos, viñas y producción pecuaria de carne; con menor representación está la agroindustria y los lácteos que en su mayoría se concentran en las regiones de más al sur.

upi/jp/cf

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes