Miércoles, 7 de diciembre de 2016Actualizado a las 19:09

Concejal Guerrero denuncia ambiente de violencia e intervención a juntas vecinales en Ñuñoa

por 7 mayo 2010

El concejal de la comuna de Ñuñoa, Manuel Guerrero denunció un ambiente de violencia y "un trabajo sistemático de coartación" de parte del alcalde Pedro Sabat a organizaciones de vecinos, juntas y asambleas de la comuna.

"Acá hay muchos vecinos que efectivamente no tienen representación, y es porque ha habido un trabajo sistemático de coartación de parte del alcalde Sabat, de muchas juntas de vecinos interviniendo directamente en sus asambleas", afirmó.

El contexto de las declaraciones de Guerrero se dan tras la exposición de un video en el cual se observa al jefe comunal abandonar alterado una reunión con vecinos que generó la denuncia de agresiones contra el documentalista Jaime Díaz Lavanchy por parte de guardias del municipio.

Este viernes personeros de la municipalidad de Ñuñoa hicieron llegar una declaración Pública en la que se afirma que el cineasta Díaz es un autodenominado vocero de la villa Olímpica, y que actúa como operador político.

Guerrero afirma lo contrario. "Se constituyó una Asamblea de Vecinos de la Villa Olímpica que representa a cientos de vecinos, es decir, aquí se organizaron en comités de administración, block por block y tuvieron esta asamblea que se ha reunido todas las semanas en la parroquia de la Villa", manifestó.

Para el concejal, esta declaración es al revés, ya que esta constitución de vecinos se debería a que la junta de vecinos de esa villa fue intervenida por la autoridad municipal, lo que, aseguró, también ocurre en las villas Canadá y Salvador Cruz Gana.

El representante comunal afirmó que ha habido asambleas donde vecinos han debido ser atendidos en centros asistenciales debido al "matonaje que se les ha emprendido. Incluso el mismo alcalde ha sido bastante agresivo con los vecinos que son críticos de su gestión".

"Lo que hay lamentablemente en la comuna de Ñuñoa es un ambiente de intolerancia enorme y que no es nuevo. Hay una política sistemática de ir cerrándole los espacios al concejo municipal y las distintas organizaciones ciudadanas para que no tengan expresión", sostuvo.

El fiscalizador dio a conocer que seis de los ocho concejales, que representan todas las tendencias políticas que hay en el concejo incluyendo el partido del propio alcalde, se presentaron ante el contralor general de la República para manifestarle la preocupación que tienen por el clima de violencia e intolerancia que impera en la comuna.

"En Ñuñoa se está estrangulando nuestra posibilidad de fiscalización de parte del concejo municipal y que hay un ambiente de violencia desde el alcalde hacia abajo muy fuerte y no solamente contra los concejales, que hemos sufrido amenazas, incluso golpes de parte de gente que participa como público en la sesión del concejo y azuzados, sintiéndose convocados por las palabras del alcalde", expresó.

upi/ha/jn

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes