Sábado, 10 de diciembre de 2016Actualizado a las 17:10

Mantienen prisión preventiva de mujer imputada de parricidio

por 22 diciembre 2011

El 13º Juzgado de Garantía de Santiago resolvió este jueves mantener en prisión preventiva a Inés Fuentes Cornejo, quien el pasado 12 de octubre fue formalizada por parricidio, luego que diera muerte a su conviviente Luis Lizana, propinándole cuatro heridas corto punzantes en las piernas, pasando a llevar la arteria femoral, lo que provocó el desangramiento de la víctima.

La defensa de la mujer pidió al tribunal la revisión de la medida cautelar argumentando que Fuentes Cornejo actuó en legítima defensa intentando defenderse de la agresión a golpes de su pareja y evitar que el hombre, que se encontraba en estado de ebriedad, le pegara a sus hijos de tres y cinco años.

Según el informe de alcoholemia señalado en la audiencia, la víctima tenía 1,97 gramos de alcohol en la sangre al momento del producirse el crimen.

La defensora penal pública, Jacqueline Stubing, denunció que la fiscalía no ha realizado ninguna de las diligencias que han solicitado, por lo que se vieron obligados a hacer una investigación propia que arrojó nuevos antecedentes.

Stubing explicó que "el Ministerio Público está obligado a investigar bajo el principio de objetividad, es decir, indagar no sólo lo que desfavorece a un imputado, sino también lo que le favorece. Y ahí está la falla, y por eso esta defensa no puede quedar impávida ante esa situación".

La abogada sostuvo que, como defensa, "creemos que doña Inés es una víctima por protegerse a sí misma y a los niños del fallecido. Y también es un víctima del sistema ya que, en definitiva, aquellas mujeres agredidas que no denuncian, que se amparan en la impunidad de los agresores por la falta de denuncia, hace que se encuentre en esta situación tan grave".

De hecho, la fiscalía planteó la inexistencia de denuncias previas por violencia intrafamiliar, e incluso que no habría una agresión ilegítima que dé cuenta de un posible caso de legítima defensa, ya que la mujer, según dijo el fiscal Luis Pino Uribe en la audiencia, sólo tenía algunos moretones en el cuerpo y en el rostro, pero que eso no necesariamente prueba que ella fue agredida antes de cometer el parricidio.

También sostuvo la fiscalía que la imputada no pidió auxilio para la víctima, quien podría haberse salvado de recibir la atención oportuna, y que actuó de manera fría, al lavar el cuchillo utilizado y limpiar la sangre que había quedado en el lugar donde se produjo el ataque.

DESCARGOS

En cuanto a la inexistencia de violencia intrafamiliar acreditada, la defensa de Inés Fuentes Cornejo señala que hay antecedentes que hubo funcionarios policiales vinculados en un inicio de denuncia, pero que ella después no quiso seguir adelante para que no le quitaran a los niños.

"Entonces, todas las conductas que ella pretendió efectuar eran repelidas por el fallecido, para el efecto de conminarla a que no las efectuara para proteger a los niños y estar con ellos, porque ése era el fin de Inés. Ella pudo haberse ido. No eran sus hijos, sin embargo, se quedó a protegerlos y se sacrificó por ellos", dice la defensora.

De hecho, en 2008, el conviviente de la mujer y la víctima de parricidio, fue detenido por una agresión en cara y rostro en contra de su hijo de un año 11 meses. En ese tiempo la imputada aún no llegaba a sus vidas, pero según la defensora Jacqueline Stubing, "eso da cuenta que el nivel de agresividad que él tenía, o que tuvo respecto de un niño, del cual se le alejó por su grave agresividad, o sea, si pudo arremeter contra su propio hijo de casi dos años, qué le esperaba a mi defendida".

También agrega que hay un testigo presencial que indica que la mujer limpió el lugar donde había sangre para evitar que los niños vieran esa situación tan grave, e impedir un trauma mayor a sus niños, "pero ahora se la acusa de haber querido alterar el sitio del suceso", acota la abogada.

Concluyó que la mujer sí pidió auxilio a sus vecinos, que ella nunca quiso si quiera herirlo, sino que buscaba amedrentarlo para que se fuera y no los agrediera, y que una vez sucedido el hecho y se dio aviso a Carabineros, la ambulancia demoró 20 minutos en llegar.

upi/so

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes