Domingo, 25 de septiembre de 2016Actualizado a las 15:48

Cruce de Los Andes: Repiten aventura en pedales cruzando la Cordillera

por 18 marzo 2014

Un reto mayúsculo es el que enfrentarán del viernes 21 al domingo 23 de marzo una veintena de ciclistas aficionados que entrenan en Santiago, pues protagonizarán la octava edición del Cruce de Los Andes, partiendo de Santiago y llegando a Mendoza. Este tour es organizado por la agrupación Full Runners y su responsable es el profesor Ricardo Lazo, encargado de preparar a estos aventureros para un pedaleo de 316 kilómetros en bicicletas de ruta.

La largada será en Piedra Roja y durante la primera jornada está estipulado un recorrido de 126 kilómetros hasta Portillo. Durante el segundo día el trazado contempla 70 kilómetros desde Portillo a la localidad argentina de Uspallata. Y en el cierre de la actividad, los ciclistas harán 120 kilómetros entre Uspallata y Mendoza.

"Comenzamos en 2005 con este Cruce de Los Andes, y desde entonces sólo no lo hemos hecho en 2010 y el año pasado. Lo nuestro se inserta en el cicloturismo y hemos hecho la mejor preparación posible. El tiempo mínimo de entrenamiento para afrontar un desafío como este es de seis a ocho meses, y a todos los que lo hacen les exigimos un completo chequeo médico. En la ruta vamos con apoyo de personal y logístico en dos furgones, y también nos acompaña un paramédico", dice Lazo, quien supervisará en terreno las etapas, que promediarán de seis a siete horas diarias de pedaleo.

Lo más complicado para los ciclistas es el viento, que los puede botar de la bicicleta y se torna peligroso, pues a veces llega a los 80 kilómetros por hora. También deben soportar el pedaleo a tres mil metros de altura.

Uno de los valientes que se animó a ser parte del Cruce de Los Andes 2014 es el ejecutivo financiero Gabriel Montoya, de 48 años, colombiano que vive hace casi una década en Chile y quien ejerce un alto cargo en el Banco Santander.

"Hace un año empecé a practicar ciclismo. Antes jugaba tenis y golf, pero no de forma constante. Cuando salí a la ruta por primera vez con el grupo de Full Runners quedé encantado. Por eso me hice el tiempo para entrenar todos los fines de semana y un par de veces en los días hábiles. He ido subiendo de manera progresiva el esfuerzo y por eso ahora puedo hacer cien kilómetros los sábado y domingo. Me siento capaz de atravesar la Cordillera, cuento con todo el apoyo de mi familia y tengo claro que el recorrido será duro. Pero los que ya han vivido esta aventura me dicen que las sensaciones son únicas e increíbles, lo que me tiene ansioso para lo que viene", cuenta Montoya.

El próximo desafío de Lazo es repetir el Cruce de Los Andes en noviembre próximo, pero en máquinas de mountainbike.

upi/so

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes