jueves, 20 de septiembre de 2018 Actualizado a las 20:09

Caso Emmelyn Canales

Psiquiatra sobre comportamiento de Navarro: “De alguna forma, para no volver a sentir la indefensión de ser una víctima, se transforman en el victimario”

por 11 febrero, 2018

Psiquiatra sobre comportamiento de Navarro: “De alguna forma, para no volver a sentir la indefensión de ser una víctima, se transforman en el victimario”
A pesar de haber rescatado a la niña de 11 años desaparecida hace una semana, siguen los análisis del perfil psicológico de este extraño personaje que se hacía pasar por brujo. Juan Andrés Mosca, psiquiatra infanto-juvenil, asegura que “claramente el abuso sexual en un niño genera trastorno de identidad sexual y traumas psicológicos vivido como víctima” y que una variante puede ser el transformarse en abusador. El abogado Carlos Durán habló por otro lado de lo que depara el futuro judicial de José Manuel Navarro.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

A eso de las 3:30 de la madrugada, se logró dar con el paradero de Emmelyn Canales (11) quien habría sido secuestrada por José Navarro (31) el viernes de la semana pasada tras presuntamente haber golpeado al abuelo de la niña mientras buscaban un “tesoro” en cerro El Quelmén, en Licantén.

A las 4:40 la niña habría sido ingresada al hospital de Curicó, donde Jorge Canteros, director del hospital, anunciaría más tarde como “satisfactorio” el estado de salud de Emmelyn. Tras la evaluación de la menor, tuvo contacto con su madre y padre. Pero a pesar de la positiva evaluación, decidieron mantenerla bajo observación dada la intensa situación a la que se vio expuesta.

En paralelo, se indicó que un hombre adulto de 31 años (Navarro) habría sido igualmente evaluado en dicho hospital, pero “fue inmediatamente dado de alta porque solo tenía erosiones menores en su cuerpo, propias de contacto con el terreno”.

Fue una intensa semana de búsqueda, en la que surgieron diversas informaciones de parte de profesionales y de familiares tanto de Canales como de Navarro. Una de las que impactó fue cuando el hermano de este último declaró que fue víctima de abuso sexual en su infancia. "Él, cuando niño, también fue abusado por un tío. A nosotros, como familia, nos aclaró eso después de salir de la cárcel”, comentó.

Respecto a esto, Juan Andrés Mosca, psiquiatra infanto-juvenil, analizó el caso del hombre de 31 años, las repercusiones como sociedad y sobre la posibilidad de reinserción en reclusos por abuso sexual y derivados. También el abogado Carlos Durán habló de las repercusiones legales que podría enfrentar Navarro y cómo debería ser el procedimiento de interrogación a la niña, a modo de evitar una doble victimización.

Repercusiones de un abuso sexual

“Claramente el abuso sexual en un niño genera trastorno de identidad sexual y traumas psicológicos vividos como víctima”, expone primero el profesional de la salud mental.

“Hay varias formas de cómo se resuelve eso y una de las formas que sucede a veces es que se identifican con el raptor. De alguna forma, para no volver a sentir la indefensión de ser una víctima, se transforman en el victimario y eso es una forma de resolver la angustia que le genera haber vivido un trauma psicológico importante”, prosiguió, aunque también aseguró que no siempre es así, que es una variante y que “incluye muchos otros factores porque efectivamente va a depender sobre todo del apoyo que haya tenido ese niño que es víctima de abuso sexual para poder superar el trauma”.

“Estas variantes más perversas del trauma psicológico son resultados de traumas graves y frecuentes en la primera infancia que no son reparados”, asegura Juan Andrés.

Durante la intensa semana de búsqueda, Olga Navarro, hermana del imputado, declaró que José Navarro “nunca maduró y en esto tiene mucha culpa la sociedad que nunca nos ayudó. Siempre nos discriminó, nos privó de cosas básicas”, confirmando haber vivido una precaria infancia donde José es el cuarto de diez hermanos.

De todos modos, el profesional asegura que el nivel socioeconómico no es necesariamente un agravante ante un caso de abuso sexual y sus repercusiones a futuro en el individuo afectado. “El trauma tiene más que ver con la indefensión del niño y con la violencia ejercida, el abuso de poder desde una figura que debía ser protectora hacia un niño indefenso y eso no tiene que ver con el nivel socioeconómico necesariamente como una agravante, esto puede suceder en cualquier nivel socioeconómico”, aclaró Mosca.

“Efectivamente el abuso sexual en los niños en Chile es muy frecuente, habitualmente suceden sobre el mismo seno de la familia. Los abusadores habitualmente son los hermanos, padres, tíos o abuelos y eso es frecuente”, afirma el psiquiatra.

Además, el profesional comentó que hay estudios hechos en cárceles de menores en Chile, donde se han encontrado que el 50% de los jóvenes que cumple condenas privativas de libertad han sufrido abuso sexual en su infancia. “Entonces, claramente hay una relación directa entre el trauma psicológico infantil temprano y las consecuencias graves del desarrollo infantil”, comenta el profesional.

También relata que “la Universidad de Harvard ha estudiado bastante y ha encontrado la correlación entre el estrés tóxico que le llaman con cambios neurofisiológicos, y explican cómo se generan enfermedades mentales y físicas. También se ha encontrado una correlación entre esos traumas y la presentación de diabetes, hipertensión, cáncer en la adultez, muerte prematura”.

El especialista es categórico en indicar que “desde el ámbito social y cultural en Chile, tenemos una sociedad en la que se ha normalizado el abuso sexual infantil y el maltrato infantil. Y es algo que obviamente al normalizarse, aumenta la probabilidad de que suceda”.

Y sobre el cuestionado actuar de familiares al saber los antecedentes de Navarro, Mosca sostiene: “Yo creo que hubo negligencias ahí que solo las entiendo desde el contexto en el que vivimos en una sociedad en la que se normaliza el maltrato y el abuso, que nadie piensa que le va a pasar a uno, pero pasa. Entonces hay que tomar esos resguardos. Esa es la alerta que debe quedar para todos los padres, de que esto es algo que sucede en forma presente en Chile, hay que tomar resguardo para cuidar a los niños”.

Reinserción social a condenados por abuso sexual

“Lo que pasa es que un delito de carácter sexual que puede ser abuso o violación, obviamente conlleva una mayor gravedad dentro del área delictual ya que es un delito contra una persona. Entonces, claramente habla de una persona que tiene un mayor compromiso en su escala moral, por lo que es mucho más difícil de rehabilitar”, indica el psiquiatra.

De todas maneras, asegura que “hay que ver si es que es reincidente y si fue premeditado. Son distintas circunstancias en las que ese delito puede darse con mayor facilidad. Si estaba bajo consumo de alcohol y drogas, si es la primera vez. Entonces no se puede generalizar a tal manera de decir que todos los que cometen delitos sexuales no pueden rehabilitarse”.

Sobre el imputado comenta que “él ya tiene una personalidad totalmente estructurada, entonces es claramente antisocial. Desde esa estructura son muchas veces manipuladores, mienten e inventan cosas para poder conseguir sus metas. Pero también pueden haber otras formas de estructura de personajes que sufren trauma y pueden tener estructuras psicóticas, y que también puede ser un caso”.

Francisco Cevallos, psicólogo criminalístico de la PDI, afirmó que el hombre de 31 años se encuentra "plenamente consciente de sus actos”. Además sostuvo que se observó una "falta de arrepentimiento y escasa capacidad de empatía" por parte del imputado.

Respecto a un abusador sexual reincidente, que de momento se asegura que no sería el caso de Navarro, dice que “reinsertar y rehabilitar a un abusador sexual reincidente es un desafío muy difícil de completar. No hay terapias efectivas para poder tratar las perversiones sexuales en los abusadores sexuales reincidentes”. Además, existe una alta probabilidad de cometer un abuso sexual luego de haberlo efectuado con anterioridad.

El especialista también comentó que existe una escasez en programas y cupos de reinserción a manos de Gendarmería y que “la inversión que se hace en el ámbito de reinserción es muy mínima comparado con todo el gasto que se hace a nivel carcelario y de resguardo de reclusos.

Hay un muy pequeño presupuesto para reinserción en manos de Gendarmería, por lo que esto no podría asegurar una total y efectiva reinserción al condenado.

Por el alto porcentaje de reincidencia a perpetuar este tipo de delitos, el profesional comentó que “las sentencias a nivel mundial pasan por la vigilancia permanente de estas personas que han cometido abusos sexuales de forma reincidente, incluso después cumplida la columna. Más allá de confiar y de que un proceso sea exitoso, la verdad es que no hay referencia a nivel mundial que muestren la efectividad en la reinserción social”.

¿Qué podría arriesgar José Navarro con este delito? El tribunal de Licantén determinó la ampliación de su detención, donde deberá pasar tres días más recluido y además se tomó la decisión de trasladarlo hasta el Complejo Penitenciario de Rancagua por seguridad, debido a la alta exposición mediática del caso. El próximo martes 13, a eso de las 15:00 hora se realizará su formalización.

Además, el Fiscal Manuel Richards solicitó al juez a cargo de mantener en reserva las piezas de la investigación por un plazo de diez días. Dicha solicitud fue acogida, tras la argumentación de la edad de la menor y que por ello se debería tomar resguardo de los derechos e integridad psicológica de la niña.

El abogado Carlos Durán comentó que es el martes donde se comunicará cuáles son los cargos o hechos por los que pasará a ser investigado, además de cuál es el delito en concreto por el que se le va a investigar. Una vez formalizado se solicitarán medidas cautelares, “lo más probable es que se pida la prisión preventiva”, comenta Durán.

“Entiendo, por lo que se ha escuchado, que el delito por el cual se le va a imputar es el delito de sustracción de menores. No sé si van a agregar alguna otra figura porque faltan exámenes para ver si hay lesiones u otra figura penal en juego”. Este delito corresponde justamente a altísimas penas.

“Depende de los resultados o si hay daño respecto a la persona que ha sido sustraída o se le impusieron condiciones o exigencias durante el periodo de sustracción, la pena puede llegar hasta el presidio perpetuo calificado”. Lo que significaría la privación de libertad del condenado de por vida, además de estar bajo un régimen especial de cumplimiento donde tras 40 años de privación de libertad efectiva, podría optar a libertad condicional.

“Lo mínimo son 10 años y 1 día”, asegura el abogado. “Eso es lo que se llama la pena en abstracto, o sea, la pena que el código penal dice que se aplique para ese delito. Entre 10 años 1 un día y 20, si es que no hay otras consecuencias en el sustraído. Pero a esa pena hay que aplicarle las atenuantes o agravantes y capaz que en este caso no haya rebaja, de partida no hay irreprochable conducta anterior, así que ya no cuenta con esa atenuante”, comenta si que es probable que sí encuentren agravantes en el caso.

El profesional además no descarta que se investigue la responsabilidad del entorno de la niña, quien vivía junto a su madre y abuelos en Licantén. “También va a ser un tema a dilucidar si es que ese entorno, más allá de las responsabilidades penales o no que tenga, es el mejor para el bienestar de la niña”, sostiene Durán.

La futura interrogación a una niña de 11 años

“Las formas de interrogar a un menor sea víctima, sea testigo o en la calidad que vaya a declarar, son formas bastante estandarizadas. Por lo general, no lo hace el fiscal directamente”, dice el abogado.

Este tipo de interrogativos se debiesen llevar a cabo en las conocidas “Sala Gesell”, espacio que busca evitar la doble victimización de menores altamente vulnerables, mezclando tecnología y psicología para entrevistar a los niños y niñas. La idea es “que sienta que está en un lugar que podría ser su colegio, su jardín, una cosa mucho más familiar”, comenta Durán.

“Se sabe que someter a interrogatorios a menores de edad o entrevistas, eso también les produce un daño. Se quiera o no, queda un daño erradicado. Entonces, para erradicar ese daño, se trata de que por una parte hacerlo en un ambiente especial y por otra, a lo que también se tiende es que sea una entrevista única”.

Cabe recordar que el 9 de enero de este año, la presidenta Michelle Bachelet promulgó la ley que establece un Sistema de Entrevistas Videograbadas para niños, niñas y adolescentes víctimas de delitos graves. De este modo se facilitaría dicha grabación de testimonios en dos instancias: durante la etapa de investigación del delito y en la posterior etapa judicial, siendo primordial el resguardo de la dignidad e intimidad del menor.

Estos registros podrán ser utilizados por fiscales y jueces las veces que sea necesario, sin necesidad de hacer repetir a la víctima los hechos que se le consultan. Pero la primera etapa de esta ley, que contempla la Región del Maule, comenzará transcurridos los seis meses luego de ser publicado en el diario oficial, por lo que quienes estén a cargo de la investigación debiesen recurrir a lo ya mencionado por Durán.

Además el profesional comentó que “el Ministerio Público, dentro de las funciones que tiene es resguardar y proteger a la víctima. Entonces dentro de esa función ellos cuentan con, tanto internos como externos, profesionales de apoyo que están con la víctima. Hacen un seguimiento no solamente para apagar el incendio de ahora, sino que hay trabajos constantes en el tiempo, tratamientos inclusive”.

De momento, la niña permanece en el hospital para seguir con exámenes y estaría siendo acompañada de sus familiares.

Más información sobre El Mostrador