martes, 16 de octubre de 2018 Actualizado a las 08:27

Algunos consejos

Hijo de Bolocco sorprende por su seguridad en TV argentina: ¿cómo criar a un niño con padre ausente sin fallar en el intento?

por 12 junio, 2018

Hijo de Bolocco sorprende por su seguridad en TV argentina: ¿cómo criar a un niño con padre ausente sin fallar en el intento?
Dos psicólogas analizan el caso y entregan algunos tips para cuando algunos de los progenitores no puede o simplemente no quiere estar presente. “Siempre rescatar que uno puede vivir muy feliz sin un papá y una mamá”, opina Maribel Corcuera. Y Marcela Sotomayor puntualiza sobre Máximo: "Cuando no se ha entregado ninguna explicación es cuando quedan vacíos, y se llenan con fantasías. En este caso no, porque la mamá ha entregado siempre un contenido importante de consistencia emocional y de la verdad con respecto a las cosas".
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Hace algunas semanas, Máximo Menem Bolocco utilizó sus redes sociales para contar que estaba imposibilitado de ver a su padre. Culpó directamente a su hermana Zulemita, quien, a su vez, dijo que Cecilia Bolocco era la que los había distanciado. La bomba explotó en Chile y Argentina y tuvo un episodio nuevo ayer, cuando el adolescente de 14 años decidió -con la venia y el orgullo de su madre- enfrentar las cámaras trasandinas  "Cuando subí la carta era porque Zulemita me había bloqueado. Intenté muchas veces ver a mi papá, él está muy bien de salud y lo veo muy capaz de viajar a Chile", sostuvo, contradiciendo directamente a su hermana. Cabe decir que Carlos Menem está próximo a cumplir 88 años.

Pero más allá de los escándalos, Máximo llamó la atención de todos al responder de manera segura y sin dudar, sobre temas tan íntimos como la casi nula relación con su padre y la, de frentón, pésima relación con sus hermanos.

"No me hace falta un papá, vengo a verlo para saber cómo está. Llegué al país sin que él supiera", dijo al programa Involucrados, del canal América. Para luego añadir: "Pepo (actual pareja de Cecilia Bolocco) es mi papá. Con Carlos (Menem) no hablamos mucho, la última vez que lo vi fue en noviembre de 2016. Ahora nos vimos y nos dijimos 'te quiero'". Para revelar posteriormente: "Quisiera poder comunicarme con él fácilmente, cuando era chico lloré mucho, antes de Pepo, él ni siquiera me mandaba regalos para mi cumpleaños y mi mamá me compraba cosas gigantes y me decía que los mandaba él. Ella me dice que lo tengo que querer como sea, por eso me trae a verlo".

Así que más allá de este caso puntual, nos preguntamos: ¿qué hacer cuando nos enfrentamos a un padre o madre ausente? ¿Qué pasa cuando un hijo llega a la adolescencia y tiene ganas de saber que pasa con ese papá o mamá? ¿Es normal que en la adolescencia los varones quieran entablar relaciones con una figura masculina y viceversa con las niñas?

Para Maribel Corcuera, psicóloga especialista en niños y adolescentes, lo primero es "nunca inventarles un papá de mentira. Porque suele ocurrir que cuando hay un papá ausente o que no conocen o que se separaron, las mamás tienden a hacer lo que decía Máximo, "mi mamá compraba regalos y decían que eran de mi papá". Eso es lo que no hay que hacer. Por lo tanto, los niños solitos van integrando esta imagen de papá que no hace nada, finalmente. Entonces más que saberlo en algún minuto, es algo que siempre supieron y en algún segundo lo hacen consciente".

Marcela Sotomayor, también psicóloga concuerda y agrega: "Si la madre le abre la puerta al padre eso es muy positivo. Si por distintas razones el padre no se puede hacer presente de forma constante, depende de la madre que esta figura siga presente. Si este niño tuvo igual la imagen en el lenguaje, en los comentarios que puede hacer la mamá, en todo lo que uno verbalice sobre el papá, el niño va pudiendo hacer muy importante esa figura aunque el papá esté muy lejos. Se prima la calidad a la cantidad cuando es de manera honesta. Pero claramente cuando empiezan los papás a distanciarse, como es el caso de este niño, hay un esfuerzo emocional. Veo que él hace una búsqueda y que la mamá ha hecho un esfuerzo emocional elaborado, muy sabia, intenta que el hijo también encamine esta búsqueda, que antes puede haber sido la de ella. Cansa, es agotador para un niño que está creciendo y que se supone que está tratando con adultos, que son sus padres. Los niños son niños hasta adolescentes, todavía se les va guiando en el camino. Él está siendo muy valiente y no sé si está tan preparado para esta valentía".

Maribel aporta: "Lo que a mí me parece más sano es decir la verdad, pero adecuada a la edad de los niños. Es distinto decir “tu papá no viene porque está trabajando y no puede”, a que entiendan “no, esta vez no vino”, no hay por qué dar más explicaciones. Y cuando los niños preguntan, uno siempre tiene que contrapreguntar. Si por ejemplo dicen, “ah, no viene porque no tiene tantas ganas de venir”, uno podría decirles, “sí, puede ser que no tenga tantas ganas de venir, pero mira cómo disfrutamos estando nosotros juntos”. Este papá no está (o mamá), pero también ver lo bueno que hay. Como dice Máximo, tal vez no lo necesitó. Puede ser. Siempre rescatar que uno puedo vivir muy feliz sin un papá y una mamá, también puede llegar a ocurrir".

Y también, tener claro, que siempre "va a llegar algún momento en la vida que se lo van a cuestionar, siempre. Cuando son adolescentes, hay que entender que van a buscar al papá. Más o menos entre los 9 y los 10 años, empieza la identificación con el propio sexo, entonces ahí sí empiezan a buscar al papá y, va a depender de cada caso por supuesto, pero la idea es nunca cortar la relación. Si es que pueden juntarse, acercarse, aunque no se hayan visto nunca, siempre va a ser mejor, porque así los niños ya tienen la imagen, saben quién es y sacan esta fantasía que tienen, que es lo que a todos les ocurre", puntualiza Corcuera.

Sotomayor suma: "Cuando no se ha entregado ninguna explicación es cuando quedan vacíos, y se llenan con fantasías. En este caso no, porque la mamá ha entregado siempre un contenido importante de consistencia emocional y de la verdad con respecto a las cosas. Eso es muy positivo. Si un niño llega a la adolescencia y quiere saber de su papá, le va a decir a algún amigo, en el colegio, le va a contar a la mamá y la mamá tiene que tener toda la firmeza y la fuerza para poder expresar eso. Es súper importante legitimar desde pequeños a quienes tenemos cerca. Mi hijo de 9 años, mi hija de 6 meses, a mi ex pareja, a mi actual pareja, a los otros que vengan, porque de esa forma uno entrega la verdad por justicia con uno mismo y con los otros también".

Y para cerrar, Marcela concluye: "Que estos casos se expongan, lo encuentro positivo porque le enseñan a otra persona que está pasando por lo mismo, a seguir un modelo, un patrón, y se van cambiando las perspectivas y los paradigmas con respecto a los afectos. Que este niño vaya y se encuentre con sus hermanos y él diga lo que piensa de ellos es importante y es bueno".

Más información sobre El Mostrador