Ana Belén tarda en llegar a la carretera Panamericana - El Mostrador

Lunes, 11 de diciembre de 2017 Actualizado a las 22:08

Para dar recital en Chile

Cultura - El Mostrador

Ana Belén tarda en llegar a la carretera Panamericana

por 5 octubre, 2001

La cantante española aún no tiene muy claro si vendrá a dar el recital con Víctor Manuel, Dos en la carretera. Por ahora se dedica a promocionar su disco Peces de ciudad y se alista a trabajar en una obra de teatro que aborda la violencia en la mujer.

El séquito de admiradores de Ana Belén tendrá que equiparse de paciencia para apreciar en Chile a la estrella de las tierras del Quijote. En efecto, se anunció un recital acá como parte de la gira Dos en la Carretera, junto a Víctor Manuel, pero se vislumbra nublada la presunta actuación. En todo caso, la podrán ver en el DVD que grabaron hace poco, en formato plus con audio por un lado y video por el otro, donde registraron ese mismo concierto, pero en Madrid.



Ella nota que está "endeudada" con Chile: acá nunca ha dado un recital sola. Su última aparición en este confín fue en El gusto es nuestro y siguió laborando sin dar luces de visita. En 1997 lanzó con su álbum Mírame, en el que cantó junto a Lucio Dalla, Chico Buarque, Fito Páez, Chavela Vargas, Ketama y Antonio Banderas. En 1998 lanzó Lorquiana, un homenaje a Federico García Lorca en el centenario de su nacimiento.



En 1999 grabó con Miguel Ríos y la Orquesta Ciudad de Granada, el álbum Ana Belén y Miguel Ríos cantan a Kurt Weill, como tributo al autor de Mackie Navaja en el centenario de su cimiento. El 2000 rodó en Argentina la película Antigua vida mía, con Cecilia Roth bajo la dirección de Héctor Oliveira.



Después sintió el llamado a hacer un trabajo solitaria y ahora está sumamente concentrada en la difusión Peces de Ciudad, que no cede ni un milímetro a las producciones anteriores. Se difunde en las pantallas locales y emisoras radiales.



Hay que tener entereza en la espera y recordar que Ana Belén pertenece a la partida de gigantes culturales de España, donde el mayor es Serrat, para seguir con Joaquín Sabina y Miguel Ríos. Todos, además de músicos, influyen en el acontecer social, sin contaminar sus piezas con aullidos de luchas simplistas ni cambios de posiciones por complacer. Eso les ha vale el respeto de españoles y latinos ¿Alguien se atreve a decir que lo que hacen es de mala calidad? Al contrario, varios se esfuerzan por comprender los nuevos mensajes y traducir ese qué me quiere decir que ellos predican responsablemente.



"De alguna manera tenía necesidad de grabar un disco, como la mayoría de las veces he hecho, eligiendo el repertorio, canciones con las que estoy de acuerdo y asumo plenamente", contó desde España.



Además del disco y las giras, Ana prepara una obra de teatro inédita con José Luis Gómez como director. Lo peculiar es que en ambos procesos aborda el tema de la violencia doméstica y los malos tratos del hombre con su pareja. Esa selección no es casualidad, si bien ella no compone, opta por lo que quiere decir.



"Elijo una canción porque me emociona, me conmueve, porque un tema en un momento me parece que hay que denunciarlo. Por eso elegí Un extraño en mi bañera, una canción escrita contra los malos tratos, contra la violencia doméstica y contra las miles de muertes en el mundo que se dan en las mujeres a manos de sus compañeros. Es un tema que tiene vigencia", indicó.



El registro fonográfico que toca esos detalles del silencio cotidiano de tantas mujeres es una buena combinación obras de autores conocidos, como Fito Paéz, Víctor Manuel y Joaquín Sabina con otros no tan conocidos. En suma los temas son: Tengo miedo, Pisando charcos, Yo vengo a ofrecer mi corazón, Si me nombras, Un extraño en mi bañera, Puerto viejo, Qué pena, Habaname, Regálame, Otra noche como aquella, Regrésamelo y todo y Peces de ciudad.



"He tenido la suerte de poder elegir entre canciones buenísimas. La base de un disco son las canciones que llevas, a parte de que luego tú lo adornes y que la producción sea muy cuidada. El pilar son las canciones. El que aciertes con unas, que estés a gusto con ellas y que sean buenas. Creo que he contado con la generosidad de los autores a los que llamé pidiéndoles temas. En el caso de Joaquín, él me mando un motón para que eligiese. Además, he contado con autores muy nuevos, gente de la que no había cantado nada antes, que están empezando a escribir. Son músicos estupendos y que ojalá que el disco sirva para que ellos se hagan autores más conocidos y que puedan tener una carrera larga. Elegí sus canciones porque me iban muy bien, me gustaban y me identifican plenamente", aclaró.



El lugar común del registro es ese acento melancólico trovadoresco español típico, que redunda en el romanticismo urbano y no promueve la euforia.




El nombre viene del tema que remata el producto, uno compuesto por Sabina y donde la segunda voz es de David San José, el hijo de Ana. Es uno de los temas poderosos, que recorre un océano de emociones sin econtrar un sitio donde ir.



Y cómo huir/ Cuando no quedan islas para naufragar/Al país donde los sabios/Se retiran del agravio/De buscar labios/Que sacan de quicio/Mentiras que ganan juicios tan sumarios/Que envilecen el cristal de los acuarios/De los peces de ciudad/Que perdieron las agallas/En un banco de morralla/En una playa sin mar.




Excusa



El lanzamiento de Peces de ciudad ocurrió un poco después de Hijo del Ferroviario, el reciente disco de Víctor Manuel y eso fue una "excusa perfecta" para que hicieran una gira juntos, no como dúo, porque nunca lo han sido. Ese es el concierto masivo que mantiene expectantes a los devotos criollos, del que nada se ha confirmado aún. Por ahora son Dos en la carretera que se demoran bastante en llegar a la Panamericana.



"Víctor eligió este título porque tenía reminiscencias cinematográficas de aquella película Dos en la carretera. Era obvio que somos dos e íbamos a estar en la carretera durante unos meses. Luego, hicimos un proyecto de escenografía con José Carlos Plaza que me ha dirigido en teatro. Ha hecho un diseño muy limpio, es un poco una perspectiva de una carretera con filmaciones y con efectos a ambos lados, como en la pantalla".




Esperanza, miedo...



Como sea Ana y Víctor siguen en la ruta, contando historias de amor, de soledades, de hombres en el piano, inspirados en poetas, en aventuras vividas, en sueños mantenidos. Siempre ella asume el canto como el arte dramático.



"Afronto cada tema como pequeñas obras de teatro. Donde de alguna forma asumes un personaje y esa pequeña obra dura tres minutos", explicó.



La completud de la española llega a tan nivel que además de la dotación vocal privilegiada que tiene, en las tablas hace y deshace, sumando experiencia a un camino iniciado a los doce años, cuando grabó sus dos primeras canciones, una de ellas fue Qué difícil es tener 18 años. Luego, Miguel Narros la incentivó a estudiar teatro en el TEM (Teatro Estudio Madrid) y debutó bajo su dirección con Numancia, de Cervantes.



Ingresó a la en televisión con La pequeña Dorrit y llegó al cine con Españolas en París(1970). En teatro siguió con El sí de las niñas, Las mujeres sabias, El Rey Lear, Don Juan Tenorio, Antígona, Tío Vania, La hija del aire, El mercader de Venecia y La bella Helena.



En la gran pantalla su participación se incluye en Zampo y yo, Morbo, Al diablo con amor, El amor del Capitán Brando, La oscura historia de la prima Montse, La colmena, La corte de Faraón, El vuelo de la paloma, Sé infiel y no mires con quien, El amor perjudica seriamente la salud y como directora en Cómo ser mujer y no morir en el intento.



Esta madrileña y hermana mayor de tres hermanos, ha compartido a menudo el escenario con Camarón de la Isla, Lucio Dalla, Chico Buarque, Joan Manuel Serrat, Milladoiro, Fito Páez, Ketama, Antonio Banderas y aunque cambie el ciclo de los mares sigue causando toda clase de sensaciones a ese tropel de devotos que la admiran. El secreto para ese preciado bien de la vigencia lo comparte:



"No hay que quedarse dormido. Hay que estar en constante evolución. Eso hace que vayas reciclando tu público, para que se incorporen nuevas generaciones, que te obligan a no acomodarte, a no pensar que has conseguido no se sabe qué. Esta profesión es una constante búsqueda de metas", comentó.



Es una trovadora por naturaleza, hecha y no muy de derecha políticamente hablando, que apuntao saetas melódicas a los corazones de los mortales anónimos: Ana Belén no le debe nada al género canción, ese que domina y no contamina.



"Las canciones van unidas a vivencias nuestras. Esa es la grandeza. Por eso adquieren un determinado valor, porque en el momento en que has oído estabas ligando con un chico o te estabas separando de tu pareja", precisó.



- ¿En el disco nuevo se nota un tono más poético, más tristón?



- Peces de ciudad no es precisamente una canción alegre. Habla de muchas frustraciones. No es para echar cohetes, realmente. Es una canción que da que pensar. Es un viaje iniciático con todo lo que se puede encontrar en un viaje de esos, las cosas buenas, malas y las pequeñas decepciones.



- En lo personal, ¿en qué estás?



- En cuanto mi estado vital, en este momento los habitantes de la tierra no podemos sentirnos demasiado felices, porque las diferentes situaciones con las que hemos empezado este nuevo siglo, no nos pueden hacer sentir felices. Mi carácter es pesimista, pero no me dejo vencer. Me gusta tener esperanza en los demás, en el que me rodea, en el que tengo al lado, el que tengo enfrente. En ese sentido, sí quiero creer que las cosas van a mejorar y las cosas se pueden reflexionar un poco más.




- Sin embargo, Peces de ciudad abre con el tema Tengo miedo.

- En el fondo es un guiño de amor, un guiño de pareja. No es una canción al miedo a las grandes cosas que nos asustan todos. Yo soy una persona miedosa, pero de las cosas a las que todos les podemos tememos.





Vea además:



Víctor Manuel:''Mi padre, por cierto, era ferroviario''





Discografía



La paloma de vuelo popular (1976)
Con las manos llenas (1981)
Ana en Río (1982)
Víctor y Ana en vivo (1983)
La corte de Faraón (1985)
Para la ternura siempre hay tiempo(1986)
Rosa de amor y fuego (1989)
Veneno para el corazón (1993)
Mucho más que dos (1994)
El gusto es nuestro (1996)
Mírame (1997)
Lorquiana (1998)
Peces de ciudad (2001)

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes

Plan Individual

Anual:
$90.000
Semestral:
$40.000
Trimestral:
$20.000
Mensual:
$10.000

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)