Placebo y el oscuro rock británico - El Mostrador

Viernes, 24 de noviembre de 2017 Actualizado a las 20:51

Sleeping with ghosts, l

Cultura - El Mostrador

Placebo y el oscuro rock británico

por 6 noviembre, 2003

Luego de la versión original de Sleeping with ghosts, el grupo, tras más de un millón de copias vendidas a nivel mundial, entrega una edición especial doble de su reciente trabajo discográfico. Uniendo los tracks iniciales del disco, más un álbum con interesantes covers, como la versión hasta ahora no editada de Running Up That Hill de Kate Bus, la banda británica confirma la madurez que ha alcanzado en el último tiempo.

Para muchos, Placebo es una extraña conjunción de diferentes nacionalidades que tienen su punto de encuentro en el estilo y la manera de hacer música. El año 1996 fue el nacimiento de esta banda británica, que en sus cuatros discos anteriores mostraron esa tan comentada "elegancia inglesa" que se traduce en guitarras melancólicas y un "glam rock" bien elaborado, que no sólo se queda en el maquillaje y las vestimentas andrógenas, sino que va más allá e indaga en sonidos nuevos y acordes que transmitan algo más que música.



El último disco, Sleeping with ghosts, selló el excelente momento del grupo, que a través de cada canción y cada riff de guitarra se construye como una de las bandas más importantes del Reino Unido.



Con más de un millón de copias vendidas a nivel mundial, la cuarta placa confirma la madurez musical que alcanzó Placebo en el último tiempo, además de trasladar a ese mundo oscuro y paralelo que logran crear canciones como Centrefolds, Something Roten y su último single, Special Needs.

Tras el éxito de su nuevo trabajo discográfico, el trío compuesto por Brian Molko, Stefan Olsdal y Steve Hewitt, sorprende con una edición especial de su cuarto álbum, que contiene dos discos. El primero, con los tracks originales de Sleeping with Ghosts. El segundo, compuesto por diferentes covers de estilos tan variados como Daddy Cool de Boney M, y I feel you de Depeche Mode.



Si bien la banda no se atrevió a experimentar e intervenir con nuevos acordes en las canciones recopiladas, el sello de las guitarras y la voz de Molko hacen de este segundo disco un deleite para sus seguidores.



Los temas que más se acercan al estilo melancólico y sufrido de Placebo es Jackie de Sinead O`connor y Runnig up that Hill de Kate Bus. En esta última, el uso de sintetizadores entrega una atmósfera más íntima y oscura a esta canción aún no editada, además de un sonido estilizado que hipnotiza.



Otra de las sorpresas es la versión un poco más violenta del single Bigmouth Strikes Again de The Smiths. También, la simplicidad de los acordes con que tocan Where is my mind?, de The Pixies.



Misterio, angustia, incluso temor. Eso es Placebo desde su primer disco homónimo. Canciones directas, desgarradoras, alejadas en sus inicios del "brit pop" al que apostaron bandas como Oasis o Pulp, componen el universo de este conjunto británico que entrega un disco doble que juega entre la excelencia de su cuarto álbum, Sleeping With Ghosts y el goce de un segundo, donde interpretan canciones que no son de su autoría pero sí de su gusto musical.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes

Plan Individual

Anual:
$90.000
Semestral:
$40.000
Trimestral:
$20.000
Mensual:
$10.000

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)