A partir del Fin: una reflexión perpleja del Golpe - El Mostrador

Miércoles, 17 de enero de 2018 Actualizado a las 08:03

Una novela de Hernán Valdés

Cultura - El Mostrador

A partir del Fin: una reflexión perpleja del Golpe

por 15 marzo, 2004

Pese a que por primera vez fue editada en 1984 y a tener su centro temático en el golpe de estado de 1973, A partir del Fin se mantiene actual en tanto a través de una historia personal, logra dar más pistas para comprender un periodo de crisis de nuestra historia reciente. Por lo demás, es una novela literariamente sólida y que exige un lector que participe activamente en un relato fragmentado.

Un estado de perplejidad recorre la novela de Hernán Valdés, A Partir del Fin; una reflexión abierta sobre la forma en que un intelectual de izquierda, en ciernes, sobrelleva el movimiento de la historia entre la Unidad Popular y el Golpe de Estado, y la manera en que lo conjuga -o no- con una relación amorosa desde su inicio gastada. A través de la perspectiva de un personaje casi encerrado en sí mismo, transmite una sensación de derrota que, aunque evidente en sus razones, pareciera imposible de entenderse.



Editada por primera vez en 1981, la novela tuvo una recepción fría entre la izquierda. Valdés había editado antes Tejas Verdes, un relato autobiográfico sobre su experiencia en el campo de detención del mismo nombre, comprometido con la causa antidictatorial. Si bien A Partir del Fin, mantiene el ánimo contra el régimen, también evidencia algunas contradicciones del gobierno de Salvador Allende. Desde una visión marxista, sitúa al golpe en una reacción propia del transcurso de la historia y acusa a la UP de no asumir a cabalidad su entrada en el desarrollo histórico, quedándose de brazos cruzados ante el evidente accionar de la clase dominante, que pondrá fin a la vía chilena al socialismo.



En una estructura temporal fragmentada, A Partir del Fin toca tres aspectos fundamentales de la vida de Hache, el personaje principal. A modo de contexto, cuenta los intentos de un grupo de intelectuales empecinados en que la UP cuente con una política cultural que sobrepase la contingencia. Un segundo aspecto, es la línea que recorre Hache desde la mañana del golpe de estado donde mantiene una larga, densa y derrotada reflexión sobre las circunstancias políticas, hasta tomar parte en la resistencia para mantenerse en pie.



No obstante, el tercer aspecto relatado es probablemente el más importante en términos formales, en tanto articula el resto de las historias. La amorosa historia entre Hache y la sueca Eva, con la vieja relación de ésta con un amigo en común, Kurt, define el estado de ánimo general del protagonista y esporádicamente narrador: una sensación de incomprensión y amargura por un amor truncado, marcado por circunstancias político-sociales, tiñen la reflexión descreída de Hache, respecto del país y el quiebre democrático.



No hay más que dudas para Hache, pese a la narración altamente racional y puntillosa que nos entrega; pese a la extensa reflexión sociológica y psicológica que pretende de sí y del país, todo es una pregunta sin respuesta. También de su vida personal, donde mantiene una relación amor odio con Eva, y respecto de la causa socialista, que aunque pese a su intención, no logra en ella un espacio para participar a sus anchas. A Partir del Fin narra una tensión entre la vida personal de Hache y su relación con un proyecto social: terrenos que, desde un principio, el protagonista nos deja en claro que no andan bien.



Justamente el tono de perplejidad, y en cierto modo de derrota anticipada, hacen de A Partir del Fin una novela algo esquiva para un público general; la trama política en la que se enmarca, difícilmente permiten entrar a ella desprejuiciadamente. Para mayor complejidad, el estilo narrativo reflexivo sin tregua, los párrafos de páginas y páginas y la propia fragmentación estructural del texto, piden a un lector dispuesto a la lectura -por obvio que parezca.



En este sentido, Valdés se enmarca en una literatura moderna, que concibe a la novela como un texto en desarrollo que es complementado por el lector. Hacia el final, Hache recibe cosas que han sido rescatadas desde su casa, entre las se cuentan algunos capítulos de la novela que escribe. Una novela que es justamente la que estamos leyendo, al menos partes de ella, porque no hay correspondencia total entre lo que se ha salvado de lo que se supone que había escrito. Es decir, leemos restos de una historia truncada, en todo el sentido simbólico, en tanto refieren a un proyecto de país cercenado. Desde ahí, esgrime que quizá la verdadera novela sería la lectura de los aparatos represivos de esos capítulos faltantes.



Exagerando un poco la idea que plantea Hache, finalmente cada lector leerá A Partir del Fin como si leyera los capítulos faltantes, pues la propia organización del texto obliga a llenar una serie de vacíos que, a la larga, serán fundamentales para una idea general de la historia contada.



Es en esa línea que la novela logra dar cuenta de una perplejidad definitiva, la de un sujeto que sólo logra enunciar los movimientos de la historia, pero jamás entenderlos. Y que sólo logra la promesa del alivio sólo cuando deja el Chile. El murmullo racional y subjetivo de Hache en A Partir del Fin, si bien no es el de una generación, parece dar cuenta de un sentimiento general de orfandad, que ya antes del golpe de estado parecía estar ahí.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes

Plan Individual

Anual:
$90.000
Semestral:
$40.000
Trimestral:
$20.000
Mensual:
$10.000

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)