miércoles, 26 de septiembre de 2018 Actualizado a las 10:43

Imágenes de una era convulsion

Cultura - El Mostrador

Retratos de una década cargada de violencia llegan a la Galería AFA

por 18 noviembre, 2006

Aquellos mismos años, hoy cargados de nostalgia y cultura pop, que han elevado a la categoría de culto a espacios televisivos como ''Sábados Gigantes'', el ''Jappening con Ja'' y el rock de la época, son los que retrata la exposición fotográfica de Alejandro Hoppe titulada ''Esos años: Memoria de los 80'', que intenta rastrear una memoria histórica cubierta por la fiebre del kitcsh.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Imagen de "Esos años: Memoria de los 80`s de Alejandro Hoppe.

El 2 y 3 de julio de 1986 tuvo lugar una de las movilizaciones más grandes que estudiantes y trabajadores protagonizaron para protestar contra la dictadura militar. Un día antes, Rodrigo Rojas y Carmen Gloria Quintana, ambos de 19 años, salían de sus hogares para prepararse y anticipar un evento que prometía cambiar el destino del país.



Ambos, junto a un grupo de jóvenes enfilaron hacia Avenida General Velásquez. En el camino una patrulla militar los interceptó. Muchos de ellos que marchaban en caravana lograron escapar. Sin embargo, la peor parte estaba por venir.



Rodrigo y Carmen no tuvieron la misma suerte y debieron someterse a la crueldad de la represión que reinaba por esos años. ambos fueron roseados con bencina y luego quemados vivos.



Sus cuerpos, aún con vida, fueron trasladados en la misma camioneta militar, que antes detuvo su paso, hasta la comuna de Quilicura donde fueron abandonados. Rodrigo Rojas murió cuatro días después en la Posta Central en Santiago. Carmen Gloria Quintana salvó con vida, pero debió cargar con las marcas que el fuego dejó en su cuerpo y en su mente.



Mientras ambos jóvenes ardían en llamas, muy cerca de ahí, Alejandro Hoppe, intentaba hacer historia a través de la lente de su cámara fotográfica. Las imágenes captadas se transformarían más tarde en testigos de una época convulsionada por la odiosidad ideológica y política, por la intolerancia y el dolor.



No obstante, su trabajo se vio interrumpido por el comentarios de pobladores y jóvenes que solo gritaban: ¡los quemaron, los quemaron!



En una vorágine de caos y violencia, Hoppe entendió que lo que hace solo minutos había ocurrido, se transformaría más tarde en un símbolo de aquellos años, en una horrible huella que jamás podría borrar de su mente.



Su cámara no logró captar esas atroces imágenes. No logró llegar tiempo Un retraso que hoy agradece por el horror que eso hubiese significado. Pero sí consiguió retratar todo lo que ocurrió en el resto de la jornada y que durante noviembre estará abierta al público en la exposición titulado "Esos años: Memoria de los 80´s" en la galería de arte AFA en la capital.



"Ese tipo de cosas eran las que sucedían durante los años 80´s en Chile", cuenta Alejandro Hoppe veinte años después.



"Esa fue una de las protestas más violentas de la década, no hubo ninguna otras que se le pareciera en cuanto a violencia se trata", recuerda el artista visual, quien además era amigo de Rodrigo Rojas.



"A él lo conocía bastante. Éramos amigos cercanos, compartíamos amigos en común. Para mi fue un golpe muy fuerte. Sin embargo, me motivó aún más a continuar con mi labor, porque era necesario confeccionar un documento visual que permitiera a las generaciones posteriores saber que Chile alguna vez vivió aquel horror".



Fotografías cuyo único objetivo no es centrar su atención en la violencia callejera de las manifestaciones en contra de la dictadura de Pinochet. Muy por el contrario, el objetivo fue mucho más amplio, según cuenta el fotógrafo Alejandro Hoppe. "La muestra pretende dar una visión económica, políticas y culturales. No se trata de una mirada nostálgica, sino del registro de un tiempo de cambios que marcó las subjetividades personales y colectivas de los chilenos".



Su propuesta se abre al espacio de lo íntimo y de lo común, de la interioridad que se esconde en la experiencia cotidiana. Es esa vida cotidiana la que el ojo de Hoppe recupera con emoción y con un sentido claro sobre los gestos mínimos.



Con esta muestra el fotógrafo cierra un período de su trabajo y deja en la memoria colectiva imágenes que documentan gran parte de nuestra historia reciente, a pesar de lo doloroso que resultan esos años y esas imágenes. "Era un ciclo que había que cerrar. Los años 80´s son muy significativos aún y en muchos sentidos esa época aún tiene cabos sueltos que no se han atado", precisó el artista.



El fotógrafo de Lagos



Desde que el ex presidente Ricardo Lagos asumió el poder, nunca estuvo solo. Ministros y asesores de su gobierno estuvieron a su lado, pero también estuvo alguien más. Ese era Alejandro Hoppe, quien no se encargó de dar la cara durante los momentos difíciles y que tampoco asumió ninguna vocería cuando hubo que celebrar. Su misión fue otra, la misma que había cumplido a finales de los 80`s en medio de manifestaciones callejeras. Fotografiar al mandatario.



Cientos de fotos fueron el resultado de la experiencia laboral que ocupó a Hoppe durante seis años. Viajes, visitas sociales y momentos íntimos del actual ciudadano Lagos, forman parte de su portafolios, que, según cuenta, aún debe madurar.



"Está en mis planes hacer una exposición con ese material, pero aún es demasiado pronto. Es necesario que aquellas fotos esperen su momento, el instante apropiado. Sacar a la luz ese material hoy sería un despilfarro, porque perdería, en gran medida, su potencialidad histórica", cuenta el fotógrafo que recordó uno de los instantes más significativos que su lente logró capturar durante ese período.



"Me acuerdo de una imagen donde aparece Lagos caminado hacia Morandé 80 y de fondo se ve la escultura de Allende y aún costado la luz verde de un semáforo. Iconográficamente la imagen habla por si sola, pero además ese hecho, de alguna manera, también representó el cierre de una etapa", destacó Hoppe.



Una experiencia que llegó de improviso y que nunca estuvo en los planes del fotógrafo. "Lo que yo quería hacer era fotografiar la campaña presidencial de Lagos. Ese era mi objetivo, pero no se había concretado y luego me llamaron para pedirme que me hiciera cargo de las fotografías de toda la campaña, labor que finalmente se extendió durante todo el mandato de Lagos".

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV