Lunes, 5 de diciembre de 2016Actualizado a las 01:39

Cultura - El Mostrador

Río de Janeiro recibe el 2011 con un espectáculo pirotécnico en Copacabana

por 1 enero 2011

Río de Janeiro recibe el 2011 con un espectáculo pirotécnico en Copacabana
Cinco minutos antes de la medianoche las luces de la playa se apagaron y se silenciaron los altavoces que durante las seis últimas horas de 2010 animaron la fiesta al son de la samba y otros ritmos brasileños, para dar paso a un espectáculo de luces previo al gran estallido.

Unos dos millones de personas recibieron el 2011 en una multitudinaria fiesta celebrada en la playa de Copacabana, en Río de Janeiro, cuyo cielo fue iluminado en los primeros minutos del año nuevo por un multicolor espectáculo de fuegos artificiales.

Cinco minutos antes de la medianoche las luces de la playa se apagaron y se silenciaron los altavoces que durante las seis últimas horas de 2010 animaron la fiesta al son de la samba y otros ritmos brasileños, para dar paso a un espectáculo de luces previo al gran estallido.

La multitud hizo en coro la cuenta regresiva para el 2011, que concluyó con una explosión atronadora de fuegos artificiales que iluminaron el cielo de Copacabana durante los primeros quince minutos del año nuevo.

Corazones, palmeras, espirales y figuras que asemejaban cuerpos celestes fueron dibujados en lo alto por las 25 toneladas de bombas con fuegos de colores fabricadas por la empresa española Pirotecnia Igual, de Barcelona, y lanzadas desde once balsas ancladas a lo largo de los cuatro kilómetros de Copacabana.

Las autoridades han señalado que con esta fiesta comienza la "década de oro de Río" por los grandes eventos internacionales que la ciudad acogerá en los próximos años, como los Juegos Mundiales Militares (2011), la conferencia mundial de medioambiente Río+20 (2012), la Copa Confederaciones (2013), el Mundial de fútbol (2014) y los Olímpicos (2016).

Dos horas antes de la llegada del año nuevo, el Comité Olímpico Brasileño (COB) presentó el logotipo de Río 2016, una figura que muestra tres formas humanas unidas de pies y manos, de colores amarillo, azul y verde, en un acto en el que estuvo presente el presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), Jacques Rogge.

Pasados los momentos iniciales de besos, abrazos y buenos deseos para 2011 entre familiares, amigos y todo aquel que estuviera al lado, algunos entre la multitud entonaron "Cidade Maravilhosa", la canción que habla de los mil encantos de Río de Janeiro, y que es todo un símbolo de la urbe brasileña.

La lluvia que se esperaba no cayó lo que ayudó al espectáculo presenciado por una muchedumbre en la que predominaban las vestimentas de color blanco y por miles de turistas desde ocho cruceros anclados frente a Copacabana.

Desde cuatro enormes tarimas levantadas sobre la arena, más de veinte artistas entre cantantes, pinchadiscos, grupos musicales y escuelas de samba se encargaron de mantener la alegría al máximo en las horas finales del 2010 y las primeras del 2011.

En la tarima principal, llamada "Palco Brasil", montada frente al Hotel Copacabana Palace, uno de los símbolos de la ciudad, la fiesta fue conducida por los cantantes Alcione, Daniela Mercury y Zeca Pagodinho.

Como es tradicional, la fiesta en Copacabana se prolongará hasta la salida de los primeros rayos del sol, cuando los más eufóricos y resistentes darán por terminada la celebración, no sin antes acercarse a la orilla del mar para saltar las siete olas, una manera de atraer la suerte y las buenas energías en el año que acaba de comenzar.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes