Domingo, 4 de diciembre de 2016Actualizado a las 11:12

Cultura - El Mostrador

Pablo Milanés puso ritmo y sentimientos a una fría noche de otoño santiaguina

por 17 abril 2011

Pablo Milanés puso ritmo y sentimientos a una fría noche de otoño santiaguina
Acompañado de seis excepcionales músicos, el cantante arrancó con "Que es lo que falta creer"; "Si ella me faltara alguna vez" y "Otoño", tres temas con los que inundó de sentimientos y melancolía todos los rincones del teatro Caupolicán de Santiago de Chile, donde actuó.

El cantautor cubano Pablo Milanés supo imponer el ritmo caribeño y el sentimiento a una fría noche de otoño santiaguina que el trovador se encargó de avivar.

Acompañado de seis excepcionales músicos, Milanés arrancó con "Que es lo que falta creer"; "Si ella me faltara alguna vez" y "Otoño", tres temas con los que inundó de sentimientos y melancolía todos los rincones del teatro Caupolicán de Santiago de Chile, donde actuó.

Pero bastó escuchar la siguiente composición para no olvidar que se estaba ante un cantante y un grupo de músicos cubanos de sangre caliente y caribeña.

"Hay", fue la canción que casi hace saltar de los asientos a los presentes; ya que en ella apareció el contagioso y cadencioso ritmo cubano.

Las baquetas del baterista se encargaron de sacar brillo y ritmo a cuatro timbales, una caja, y un tam-tam, mientras otro percusionista hacia temblar la estantería del teatro con sus tres tumbadoras y cuatro bongós de distintos tamaños.

Milanés mantuvo el ritmo arriba con "De que callada manera", sus músicos se adornaban con algunos pasos de baile y poco a poco fueron atizando la fría noche otoñal.

El son cubano y la canción de protesta, que se hizo famosa en las décadas de los sesenta y setenta, no los olvidó Milanés, que volvió a la carga con "Ya se va, aquella edad" y "Los días de Gloria".

Más tarde, recordó aquellas canciones que se hicieron tan famosas en estas tierras australes como "El tiempo pasa", "Yolanda" y "Todavía cantamos", todas coreadas por ese público incondicional que le sigue a todas partes.

Pero Milanés, nuevamente volvió a calentar los ánimos y, junto a su banda, interpretó "Amo esta isla", una canción con la que durante quince minutos hizo cantar y moverse al público.

Cinco minutos de aplausos les obligaron a volver al escenario y arrancar esta vez con "Paloma ausente", de la chilena Violeta Parra.

El público emocionado, aplaudía y gritaba: "Viva Pablo", "viva Violeta".

De vuelta a bambalinas, el cantautor cubano otra vez se vio obligado a regresar y esta vez con la canción "Yo no te pido".

Milanés, que se ha caracterizado por mantener una posición de crítica pública a los errores que, a su juicio, se han cometido en la conducción de la revolución cubana, sin dejar de defender por ello la revolución, finalizó su ultimo bis con la emblemática canción dedicada a Chile tras el golpe militar del 11 de septiembre de 1973: "Yo pisaré las calles nuevamente".

"Yo pisaré las calles nuevamente/ de lo que fue Santiago ensangrentada/ y en una hermosa plaza liberada/me detendré a llorar por los ausentes...", canción que fue coreada prácticamente por todo el público, que finalmente de pie aplaudió al músico cubano por varios minutos.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes