• Miércoles, 22 de octubre de 2014
  • Actualizado a las 19:59


Descubren en Luxor una estatua del abuelo de Tutankamón

La pieza es "gigante" y que fue hallada durante unas excavaciones en el área de Qarna, donde se encuentra el templo de Amenhotep III.


Una estatua monumental del faraón Amenhotep III (1390-1352 a.C.) ha sido descubierta por un equipo de arqueólogos egipcios en la ciudad de Luxor, 670 kilómetros al sur de El Cairo, según las autoridades egipcias.

El Consejo Supremo de Antigüedades de Egipto (CSA) señala en un comunicado que la pieza es “gigante” y que fue hallada durante unas excavaciones en el área de Qarna, donde se encuentra el templo de Amenhotep III.

La estatua, esculpida en cuarcita con vetas de distintos colores, tiene una altura de 13 metros y medio y un peso de cien toneladas.

El monumento, que fue encontrado en posición vertical, está compuesto de varios fragmentos grandes, entre ellos la cabeza, que mide dos metros y medio y pesa tres toneladas.

El descubrimiento se produjo después de siete meses de excavaciones desarrolladas por una delegación del CSA en la parte septentrional del templo de Amenhotep III, situado en la ribera oeste del río Nilo.

Según la nota, la estatua de este faraón es la segunda que se halla en los últimos dos meses en esa zona del templo.

Los arqueólogos creen que un terremoto derribó el templo en el año 27 a.C. lo que causó también la destrucción de las dos estatuas, que quedaron enterradas.

Amenhotep III, uno de los faraones más destacados de la dinastía XVIII, fue padre de Akenatón y abuelo de Tutankamón, y mandó construir múltiples estatuas de la diosa de la curación Sejmet al enfermar en los últimos días de su vida.

 

  • Términos & Condiciones

  • Ver Comentarios

Las opiniones vertidas en esta sección comentarios son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente la línea editorial de El Mostrador.


Quienes entran a revisar y leer estos comentarios deben tener presente que, no obstante el esfuerzo permanente que realiza El Mostrador para que no ocurra, pueden encontrar expresiones ofensivas o groseras, proferidas por personas que no han respetado el ambiente de respeto y tolerancia que es consustancial a la línea editorial de El Mostrador.