viernes, 19 de octubre de 2018 Actualizado a las 13:59

Crítica de cine

Cultura - El Mostrador

"Los juegos del hambre": El reality más extremo

por 23 marzo, 2012

“Los juegos del hambre”: El reality más extremo
Aunque esta película, adaptación de una reciente y exitosa novela, propone interesantes tópicos como el totalitarismo, la opresión, la desigualdad y la manipulación televisiva, su intriga se inclina finalmente por la aventura. Entretiene y está muy bien filmada, pero pudo desarrollar más esas ideas y ser algo más que un juego.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

El siguiente bien podría ser un reality extremo: un grupo de 24 adolescentes debe competir y luchar en un bosque para sobrevivir a los demás. El que queda vivo es el ganador.

En una buena medida, es un reality: son “Los juegos del hambre”, un evento televisado en directo a todo un país y en el que sus productores manipulan el contexto al que se ven enfrentados los competidores, quienes pueden convertirse en efímeras figuras mediáticas. Pero es también la forma en que el gobierno de Panem, la nación en la que se convirtió Estados Unidos tras una guerra, la sequía y otros males, recuerda anualmente a sus doce distritos la rebelión que éstos protagonizaron hace más de siete décadas. Y es también un castigo por esa rebelión, pues de cada distrito se selecciona por sorteo a un hombre y una mujer de 12 a 18 años, llamados “tributos”, para que participen de la competencia.

De eso se trata “Los juegos del hambre”, película recién estrenada en Chile y basada en la novela del mismo nombre, publicada en 2008 y cuya saga se ha convertido en todo un éxito entre el público adolescente. Algo así como la sustituta de “Crepúsculo”.

La idea que origina la historia puede parecer algo extrema, pero Suzanne Collins, su autora y quien coescribió el guión para la versión fílmica, la dotó de un contexto que habla de totalitarismo, opresión y represión, pobreza y marginación de los distritos (¿le suena parecido a lo que sucede con nuestras regiones más alejadas?), la manipulación de las emociones y de la gente a través de la televisión, y la lucha por la supervivencia.

En el universo construido por Collins, el gobierno central (el Capitolio) rige sin contrapeso y sus autoridades y su élite viven en medio de la riqueza y la modernidad, mientras que los distritos son sometidos y están sumidos en la pobreza aunque aportan los recursos naturales. El contraste y la desigualdad son tan grandes, que Katniss (Jennifer Lawrence) y Peeta (Josh Hutcherson), los jóvenes que representan al distrito 12 y protagonizan la historia, se muestran impactados por la opulencia y el desarrollo del Capitolio una vez que llegan a él para participar de los juegos.

Opulencia que queda de manifiesto en la arquitectura diseñada para el recinto donde desfilan los “tributos” y otros sitios del Capitolio: imponente y cuyas referencias parecen ser la de Roma en sus tiempos imperiales y la de la Alemania nazi. La idea del totalitarismo ha quedado bien asentada también a través de lo escenográfico.

Pero una vez que los adolescentes comienzan la descarnada lucha por sobrevivir a los demás, dichas ideas (el totalitarismo, la desigualdad, la manipulación televisiva) se diluyen y se quedan en una mera propuesta. No se desarrollan mayormente y “Los juegos del hambre” se inclina por la aventura física, tendiendo a extenderse más allá de lo aconsejable.

Un enfoque válido el de este filme, pero que deja con gusto a poco, pues los tópicos que alcanza a proponer no son precisamente ligeros. Aun así, una bien lograda fotografía -incluyendo el uso de cámara en mano en varios pasajes y que consigue intensidad e identificación- y un eficiente montaje, de la mano de colaboradores habituales de Clint Eastwood (Tom Stern, responsable de la cinematografía) y de Steven Soderbergh (Stephen Mirrione, el editor de “Los juegos del hambre”), además de las buenas actuaciones de Jennifer Lawrence (versátil e intensa) y de Stanley Tucci en el rol del egocéntrico conductor televisivo oficial del evento, hacen de “Los juegos del hambre” un relato que bien consigue entretener.

La sensación, sin embargo, persiste: pudieron ser más que unos juegos.

Película: “Los juegos del hambre”. Año: 2012. Duración: 143 minutos. Dirección: Gary Ross. Reparto: Jennifer Lawrence, Josh Hutcherson, Woody Harrelson, Stanley Tucci, Donald Sutherland, Wes Bentley, Liam Hemsworth, Elizabeth Banks y Lenny Kravitz. Mayores de 18 años.

Trailer subtitulado en YouTube:
http://www.youtube.com/watch?v=M_8Jwh8K_Ns


Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV