Clasismo, racismo y basura: el duro diagnóstico de los expertos sobre la televisión abierta en Chile - El Mostrador

Domingo, 10 de diciembre de 2017 Actualizado a las 00:23

Aseguran que la TV apela a un público con baja comprensión lectora y que necesita paliar su soledad

Cultura - El Mostrador

Clasismo, racismo y basura: el duro diagnóstico de los expertos sobre la televisión abierta en Chile

por 22 octubre, 2013

Clasismo, racismo y basura: el duro diagnóstico de los expertos sobre la televisión abierta en Chile
Los investigadores enjuician la calidad de los contenidos que vemos en la televisión abierta. Se refieren al perfil de las personas que ven este tipo de programas y a las causas que explican la falta de innovación. También aluden al escaso interés de los responsables de la TV por mejorar la calidad de sus productos audiovisuales. Una crítica que también se extiende a TVN, “el canal de todos los chilenos”, al que califican de faltar el respeto a los televidentes ofreciendo evasión y basura.

Los más bromistas sostienen que la televisión abierta es lo más parecida al Colo Colo de Blanco y Negro: nunca termina de tocar fondo. Otros, los más serios, sostienen que los “cerebros” detrás de sus contenidos parecieran empecinados en erigirla como monumento a la estulticia y la vulgaridad. Para otros, en tanto, la TV abierta es un genuino homenaje a la decadencia cultural de un pueblo divorciado de la belleza, constituyéndose en sí misma como un barómetro cultural perfecto de una sociedad que se ha visto sometida, después de décadas, a un riguroso ayuno intelectual reforzado por la segregación social y la crisis de la educación pública.

La mayoría de los chilenos se expresa de modo negativo acerca de los contenidos instalados en las parrillas de los canales, rescatando uno que otro destello de originalidad. Pero no son nada más que eso; simples vergeles que, de tanto en tanto, emergen en medio de un desolado páramo siempre desértico de ideas novedosas y audaces. En el centro de un debate con claras consideraciones éticas y estéticas, y considerando una lógica de mercado omnipresente, ¿cómo se entiende que muchos de estos programas consigan índices de teleaudiencias más que respetables? ¿Es la televisión que merecemos? ¿Hay esperanza de ver un cambio?

la familia

Expertos consultados por El Mostrador Cultura+Ciudad dibujan un panorama tan desolador como la televisión misma. “La televisión es una industria en crisis, con pánico, por cuanto ha perdido más de un 25% de audiencia en los últimos años. Por ende, es una televisión que administra lo que le va quedando y que vive a la defensiva, apelando a ese público con baja comprensión lectora y que necesita paliar su soledad, encendiendo el aparato sólo para sentir ruido de fondo”, sostiene el investigador, académico y consultor experto en televisión y audiencias, Luis Breull, quien luego esboza un perfil de las personas que parecieran refocilarse con la vida privada de los famosos, con las encerronas amorosas, los clavados de celebridades o, como ahora último en TVN, con el ridículo que están dispuestas a hacer familias completas, incluso en plena vía pública, con tal de ganarse unos pesos. Todo coronado por la risa estólida de un animador, cuyos altos ingresos en la estación se mantienen en reserva.

“¿Quiénes ven preferentemente televisión abierta? Hablo de las personas mayores, pobres, analfabetas digitales, por lo que no tienen posibilidades ni medios de acceder a otro tipo de contenidos, como sí lo hacen las generaciones más jóvenes. Se sobreentiende entonces que este público tiene un límite de capacidad de comprensión, por lo que hay que darle cierto tipo de entretención y en un lenguaje narrativo mucho más básico. El problema es que se les termina aislando del país por su incapacidad de entender lo que pasa en Chile”, agrega Breull, en clara referencia a una audiencia que no cuenta con recursos para acceder a mejores contenidos audiovisuales en la televisión de pago o en Internet, como sí ocurre con los más jóvenes.

Breull dice que la soledad es clave: “Entre un 22 y un 25% de cada audiencia segmentada por edad vio el debate presidencial en CNN. Sin embargo, en el público mayor de 65 años el porcentaje se disparó al 50%, siendo que es un programa cuyos contenidos y temas exigen un poco más del televidente. En el fondo lo vieron porque se sentían solos. Hay otras causas que explican que las personas vean una televisión tan mal evaluada; muchos también quieren formar parte de un grupo mayor para compartir experiencias y emociones, como sucede con los partidos de la Selección Chilena”, agrega. Asimismo, Luis Breull cree que un porcentaje nada despreciable de chilenos ve este tipo de programas precisamente para admirarse con las extravagancias que dominan las parrillas. “Hay muchas razones. No siempre es para ver el programa en sí mismo”, añade.

Coincide en el diagnóstico la jefa del Departamento de Estudios del Consejo Nacional de Televisión, María Dolores Souza, al menos en lo que respecta a la soledad del televidente que consume los “productos” de la industria televisiva, situación que explica los altos ratings que obtienen los programas de farándula.  “Todos los programas, de alguna manera, son resimbolizados, reelaborados y reinterpretados por la gente. Cuando estudiamos el tema de la farándula, pensando que de ellos saldrían juicios muy negativos, nos sorprendimos al ver que mucha gente veía esos programas mientras hacía otras cosas en paralelo, lo que no pueden hacer con las noticias y las teleseries. Las personas ven farándula no por las cosas que ahí se hablan, sino por quién las dice. Hay personajes y opinólogos que los entretienen y los hacen sentir menos solos, nada más”.

Lo mismo opina respecto a las características del público que menudea ver la televisión abierta. “La televisión te pone un piso común para pensar sobre ciertas cosas y también puede ayudar a la gente, pero está claro que parece dirigida a gente que no lee libros ni nada”, agrega Souza.

Otro tanto dice relación con los propios noticiarios. Si bien cuentan con un bajo nivel de confianza y credibilidad, aun así las noticias transmitidas por televisión abierta continúan  siendo el medio preferido por el que estas audiencias se forman sus juicios e impresiones de la realidad. “En los noticiarios se observa una narrativa muy emocional y subjetiva. Los que se enteran de las cosas que pasan en Chile a través de la televisión son los más angustiados, en especial las mujeres. Son, en el fondo, los que menos entienden los cambios, los que no saben qué está pasando en Chile y, además, son las que más sienten temor al otro, al que es diferente”, sostiene el investigador.

somos-carmona

El rol de TVN

A menudo se dice que la única manera de mejorar el nivel de la televisión es la “formación de audiencias”. Lo extraño es que la formación de audiencias pasa, ineludiblemente, por mejorar los contenidos de la televisión. En este círculo vicioso, y a la espera de que las políticas públicas en educación y cultura mejoren… ¿podría TVN asumir, mientras tanto, un papel más activo en lo que respecta a la generación de contenidos, al menos por su carácter de televisión pública? Los investigadores también son escépticos, toda vez que su mentado carácter “público” queda sólo en la teoría, ya que no recibe financiamiento alguno del Estado. Presa de las lógicas del mercado, obligada a competir con otros canales en la partición de la torta publicitaria, es de toda lógica que sus directivos y “creativos” se vean impelidos a hacer más de lo mismo. No hay más, a menos que los dineros del contribuyente le permitan a TVN ir a pérdida.

Luis Breull indica que “TVN está pasando por una crisis conceptual respecto del rol de lo público, sin entender bien qué es lo público hoy en día. En los 90 se entendía que el rol público era afirmar la gobernabilidad y la transición. Después del 2000 ese espacio público y esos ejes se diluyeron. Ese espacio público quedó en territorio de nadie, y TVN no sabe cómo insertarse en la realidad y tampoco sabe entender qué es y cómo es el nuevo espacio público por el que debe transitar”. A ello se suman algunos incentivos perversos, como los altos bonos o gratificaciones que se paga a los ejecutivos en caso que logren cumplir con las expectativas de audiencia.

La falta de dineros públicos bloquea la irrupción de propuestas programáticas más positivas desde un punto de vista cultural y educativo. “Pasó con el programa de Cristian Warnken, que fue trasladado a las 8 de la mañana del día domingo, que en el fondo es condenarlo a la muerte; o bien llevar el cine chileno para la madrugada del domingo, que es lo mismo”, añade Luis Breull.

Una multitud de investigadores alrededor del mundo dicen que la calidad de televisión pública también permite echar luces sobre la densidad cultural del pueblo que habita en ese territorio. “Creo que TVN refleja muy bien lo que es nuestra sociedad”, afirma María Dolores Souza, quien luego agrega que “TVN es centralista, es excluyente, es clasista, racista… en algunos programas trata de ir más allá, pero en la medida que tiene que financiarse y competir con otros canales que no pretenden nada en términos de calidad, me parece que TVN estará siempre en desventaja. Quiere ser más pluralista, con valores más nítidos que el resto, y trata de no caer en la farandulización y descalificación extrema. Lo logra apenas. El problema es que no avanza en propuestas más positivas”*.

La periodista chilena Carolina Robino, editora de BBC Mundo, cree que TVN hace muy mal al claudicar en su misión de promover aquello que la convierte en generadora de contenidos con un alto sentido de lo público: informar, educar, servir y entretener, tal y como la hace la gran cadena londinense, epítome de televisión pública, “lo que no necesariamente significa que deba ser estatal”, sostiene.

“Es una falta de respeto para la gente que sólo le ofrezcan evasión y basura. Y creo que la manera de salir de eso es que de una vez por todas se entienda que la cultura y la educación también pueden ser entretenidas. Es lógico que uno se quiera entretener viendo tele, pero entretener es una cosa y evadir con tonterías es otra. Tampoco podemos convertir a TVN en un canal cultural, pero el problema es que no ofrece tampoco muchas alternativas para compensar sus contenidos más malos”, indica.

“La BBC no es perfecta, pero tiene un estándar mínimo que respeta. Lo extraño es que aquí en Chile hay talento y creatividad y lo hemos visto ahora último con productos muy buenos, como las series ‘Ecos del Desierto’ y ‘El Reemplazante’. El tema es cómo fijarse una ambición y cumplir con ese objetivo en un plazo razonable y no bajarse de ahí”, concluye Robino.

*Nota de la Redacción: Con posterioridad a la publicación de esta nota, y luego de escuchar la grabación de la entrevista a María Lourdes Souza, nos percatamos que el  redactor atribuyó de manera inexacta a la encargada de estudios del Consejo Nacional de Televisión  estos dichos sobre TVN, pues pone como sujeto de tales adjetivos, de manera impropia, al canal público. En realidad lo expresado por la experta citada corresponde a un juicio sobre la “sociedad chilena”, no sobre  TVN.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes

Plan Individual

Anual:
$90.000
Semestral:
$40.000
Trimestral:
$20.000
Mensual:
$10.000

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)