• Martes, 16 de septiembre de 2014
  • Actualizado a las 01:51


El documental se introduce en el caso de los últimos condenados a muerte en Chile

El escalofriante caso de los psicópatas de Viña del Mar

Hoy 7 de noviembre se estrena el thriller en clave documental “Pena de muerte”, del director viñamarino Tevo Díaz, un film que busca replantearnos “la verdad judicial” detrás del espeluznante caso de los psicópatas de Viña del Mar.


El documental “Pena de muerte” es un efectivo viaje en el tiempo a la ciudad de Viña del Mar de los años 80. Específicamente al puzzle policial que tuvo a la Ciudad Jardín bajo el imperio del terror a raíz de una serie de crímenes: 10 asesinatos y cuatro violaciones. La seguidilla de escabrosos delitos quedó resonando en la cabeza del director, que por entonces era apenas un niño.

La noche del 4 de agosto de 1980 el profesor Enrique Gajardo (35) es ultimado de un tiro en el pecho en las cercanías del Jardín Botánico. La joven que lo acompañaba fue ultrajada y logró huir. Ella, nunca habló ni apareció para declarar ante la justicia.

Hasta ahí nada hacía prever el escenario de horror en que se convertiría el balneario de la V Región.

Tres meses después, una noche en que Viña queda a oscuras tras un apagón, es asesinado el médico Alfredo Sánchez (34) quien se encontraba con su prometida camino a Sausalito. La mujer fue violada, pero sobrevivió. Al no oponer resistencia al ultraje hizo que sus agresores le “perdonaran la vida”. La misma suerte corrieron otras dos mujeres que, sin saber, tomaron la misma actitud.

Era tanto el terror colectivo que no se descartó la hipótesis de que se tratase de una estrategia del terrorismo de Estado para sostener que los crímenes en Chile no eran sólo políticos. Nada ni nadie era descartado por la psicosis colectiva, incluso entre vecinos comenzó una cacería de brujas.

El miedo a ser víctima acabó también con la vida nocturna en la ciudad. Cayó el turismo y el atractivo del Casino de Viña y el Festival de la Canción se vio ensombrecido. La paranoia fue total.

Pena de Muerte 005

Culminaba febrero de 1981 y los gritos de Fernando Lagunas (54) y Delia González (24), una prostituta conocida como la “Topo Gigio”,  enmudecían los coros de Miguel Bosé desde la concha acústica. Ambos fueron aniquilados a balazos.

La ola de crímenes volvió a los titulares en mayo de 1981 con el homicidio del taxista Luis Morales (33). Le robaron su vehículo en el que se desplazaron hasta el camino Los Ositos, donde asesinaron al obrero Jorge Inostroza (31) y violaron a una dueña de casa en presencia de su hija de dos años.

Las trágicas escenas prosiguieron con el homicidio del taxista Raúl Aedo (25). Luego en la ruta a Limache tres tiros fueron percutados con una Colt Special calibre 38 a Óscar Noguera (27). Su acompañante, una mujer de 30 años, fue ultrajada y también salvó con vida, al no oponer resistencia. El vehículo que robaron lo dejaron estacionado a escasas cuadras del cuartel de la Policía de Investigaciones.

El Día de Todos los Santos de 1981, los denominados “Psicópatas de Viña del Mar” culminaron su historia de terror. Esa noche eligieron a Roxana Venegas (22) y a Jaime Ventura (18) y los ultimaron cuando la joven pareja pololeaba en el puente Capuchinos, en la Caleta Abarca.

El documental

PenaDeMuerte001web

Entre esta serie de asesinatos crecía un niño de 9 años. Hoy a más de dos décadas, ese niño Tevo Díaz estrena “Pena de muerte”, un documental sobre estos crímenes que resultó ganador del Festival Internacional de Cine de Viña del Mar 2012. La película es una acuciosa investigación sobre los detalles que rodearon este caso policial y  la detención de los carabineros Jorge Sagredo y Carlos Topp Collins, sindicados como los psicópatas de Viña, que fueron juzgados y condenados a muerte, los últimos en recibir la pena capital en Chile. El fusilamiento ocurrió en plena madrugada en la ex cárcel de Quillota.

Los antecedentes del procedimiento judicial, sin embargo, siguen siendo un mar de dudas. Unos 150 sospechosos comenzaron a desfilar dando declaraciones al grupo de Antipsicópatas que investigó hasta dar con la detención del primer sospechoso sindicado como culpable, el empresario Luis Gubler. Dueño de un arma de las mismas características y un perfil neuropsiquiátrico que calzaba con el buscado por la policía.  Su posterior libertad, por falta de méritos, en este engorroso proceso judicial hasta el día de hoy siembra un manto de incertidumbre sobre los verdaderos responsables.

PenaDeMuerte002Web“La casa donde crecí estaba muy cerca, dos o tres cuadras, de la prefectura de Viña del Mar donde trabajaban Sagredo y Topp Collins”, recuerda Díaz. “Siempre pasaba por ahí y los veía, aún recuerdo la cara de Sagredo. Cuando salieron en la prensa apuntados como los psicópatas sentí terror”, cuenta el director Tevo Díaz.

Fueron más de dos años de rodaje, indagando, entrevistando fuentes y ordenando este puzzle de la historia policial y judicial chilena para fraguar un documental como pocas veces se ha visto en el país: una nutrida muestra de pruebas y testimonios que reconstruyen los crímenes, animaciones pedagógicas y notables recreaciones de los hechos.

“Es una película que se caracteriza por la parte estética que por lo general en el documental no se le da importancia a la forma. Nosotros lo hicimos con mucho cuidado. Yo quería que fuera potente tanto en contenido como en forma”, acota.

Para los registros, Díaz utilizó varios formatos: “Recreé algunos crímenes con actores y los filmé en 16mm. Ciertas recreaciones de época las hice con una cámara Súper 8 en blanco y negro y otras con una cámara Betamax de 1980, con cintas que conseguí en un subterráneo de Nueva York a $ 500 la caja”. Además están los valiosos materiales de archivo de UCV TV. “Quise reproducir el misterio y el miedo que se vivía en esa época”, puntualiza el director.

“La investigación la comencé en los archivos de UCV TV. Estaban en formato U-Matic, por lo que gran parte del registro se realizó con Betamax -que es parecido-, las entrevistas se registraron en HD con telepronter (los entrevistados ven a la cara de otro). Los diversos formatos dan cuenta de que este no fue un caso lineal, sino uno con muchas versiones. Cada chileno tenía una visión u opinión propia de los hechos, y eso hizo que recogiera tantos formatos, diferentes etapas para plasmar las diferencias que hubo”, explica Díaz.

Todo el miedo y la paranoia que produjo el suceso llamaron poderosamente la atención del director. “Yo había visto la cara de los carabineros y ellos me invitaron a tomar bebida más de una vez. Vivía muy cerca y tenía un loro que les llamaba la atención. Ver sus rostros en la prensa tuvo un gran impacto en mí”, recuerda.

Desde allí nace el interés. Ya en 1996, Tevo Díaz encontró una croquera de tapas negras en las que había guardado imágenes de las 10 víctimas. En 1998 deja Chile y se radica en Nueva York , donde comienza a hacer su carrera como eléctrico y director de fotografía. “Un día le cuento a un amigo que quiero hacer una película sobre este hecho y me inspiró mucho para seguir adelante. Fue así que en la biblioteca de la Quinta Avenida encontré un libro del periodista Ricardo Ruiz Lolas que había cubierto este caso para el diario La Estrella”.

Fueron varias las líneas investigativas que persiguió este equipo (junto a los periodistas Rodrigo Fredes y Cristián Vera), incluso llegaron a entrevistar a los peritos del FBI a cargo del reporte balístico de la época. Así fueron armando un puzzle que hasta el día de hoy conlleva un manto de dudas respecto a la veracidad en cómo actuó la justicia.

“Se hizo justicia en un porcentaje, quizás. Pero mi documental no trata de encontrar al o los culpables, sino más bien apunta a la investigación que los lleva al perfil de los psicópatas. No quiere decir quién fue, no soy juez… Se ha escrito tanto, se han realizado varios reportajes e incluso ahora una teleserie nocturna, pero hasta el día de hoy no sabemos a ciencia cierta qué fue lo que realmente ocurrió”, comenta.

“Yo creo que sin dudas los Carabineros algo tienen que ver, pero me quedo con la impresión de que todo fue tan bien fraguado, los crímenes fueron realizados con inteligencia, sin dejar huellas y no puede haber sido obra de sólo dos carabineros. Lo que intento hacer con mi documental es expandir el misterio del caso y que cada persona saque sus propias conclusiones”, sentencia.

 

Funciones

 En Santiago

MICROCINE CINETECA NACIONAL
 Noviembre: Jue 7 a mar 19, jue 21 a sab 30. Siempre a las 19:15 hrs.

CINE PAVILIÓN GRAN AVENIDA
 Noviembre: Jue 7 a mie 20. Horarios por confirmar.

AUDITORIO MUSEO DE LA MEMORIA
 Noviembre: Mie 20 a vie 22. En dos horarios: a las 16 y a las 19 hrs.

En Regiones

IQUIQUE. Teatro Estibadores Marítimos. Noviembre: Jue 7 y sab 9,  mar 12 y mie 13, lun 18, mie 20, sab 23. Siempre a las 19 hrs.

LA SERENA. Teatro Centenario
. Noviembre: de jue 7 a sab 9, de mie 13 a sab 16. Siempre a las 20 hrs.

VALPARAISO. Teatro Condell. 
Noviembre: Jue 7, jue 14 y jue 21, a las 19 hrs. Mie 13 y mie 20, a las 21 hrs.


CHILLÁN. Cine Club The Oz
. Noviembre: Jue 7 y Vie 8, Lun 11, Jue 14 y vie 15, lun 18, jue 21, lun 25, jue 28 y vie 29. Siempre a las 19 hrs.


CONCEPCIÓN. Sala Balmaceda Arte Joven
. Noviembre: Jue 7, mar 12, jue 14, mar 19. Siempre a las 19 hrs.


VALDIVIA. Cine Club UACH
. Noviembre: Jue 14 y jue 28. Siempre a las 19 hrs.


PUNTA ARENAS. Cine Pavilion. 
Noviembre: Jue 7 a mie 20. Horarios por confirmar.


 

  • Términos & Condiciones

  • Ver Comentarios

Las opiniones vertidas en esta sección comentarios son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente la línea editorial de El Mostrador.


Quienes entran a revisar y leer estos comentarios deben tener presente que, no obstante el esfuerzo permanente que realiza El Mostrador para que no ocurra, pueden encontrar expresiones ofensivas o groseras, proferidas por personas que no han respetado el ambiente de respeto y tolerancia que es consustancial a la línea editorial de El Mostrador.







 

Ensayos & Libros

Tiempos Modernos: Fragmentos de Historia del Chile contemporáneo, 1891-1990.

Tomando como referencia la formación sociológica de sus autores, este pequeño libro debería apreciarse como un manual destinado a despertar…

por José Miguel Neira Cisternas