• Jueves, 24 de abril de 2014
  • Actualizado a las 14:49


Este jueves será la premiación en el Museo de los Derechos Humanos

“Kawescar”, la historia de un “indio” que entró a la Fach gana premio Escrituras de la Memoria

El concurso del Consejo Nacional del Libro y la Lectura galardonó también la obra "Nacismento, el editor de los chilenos", que narra la historia Carlos George Nascimento, el legendario editor de origen portugués que publicó la primera edición de "Desolación" de Gabriela Mistral y "Crepusculario" de Pablo Neruda. En la categoría obra publicada se premió además el libro "Las letras del horror, la DINA, la CNI”, de Manuel Salazar.


Lautaro_Eden_W_La historia del editor Carlos George Nascimento (1885-1966), fundador de la editorial homónima, y de un niño kawescar que llegó a ser miembro de la Fuerza Aérea de Chile, se cuentan entre los ganadores del concurso “Escrituras de la Memoria”, del Consejo Nacional del Libro y la Lectura, donde participaron 102 autores.

“Las letras del horror, la DINA, la CNI”, de Manuel Salazar, y “Nascimento, el editor de los chilenos”, de Felipe Antonio Reyes Flores, resultaron ganadores en la categoría obra publicada e inédita. En tanto, entre las menciones honrosas figuran “Y la llamé Soledad”, de Angélica Paz Gómez y “Kawescar”, de Víctor Enrique Rojas Farías.

Los ganadores serán galardonados en una ceremonia de premiación que se realizará mañana en el Museo de la Memoria y los Derechos Humanos (Metro Quinta Normal).

“Escrituras de la Memoria” premia anualmente las mejores obras literarias de autores nacionales de textos que registren memorias colectivas y/o personales, de interés literario e histórico, tales como relatos testimoniales, memorias, diarios, epistolarios, libros-entrevistas, libros-reportajes, crónicas regionales, sean publicadas o inéditas.

El indio aviador

“Kawescar” relata la fascinante historia de Terwa Koyo (1929-1953), un indígena de dicha etnia y niño prodigio de la patagónica isla Wellington que en su momento fue apadrinado por el presidente Pedro Aguirre Cerda, y que se trasladó a Santiago para ingresar a la Escuela de Especialidades de la Fach.

Víctor Rojas (1960), profesor de Castellano residente en Valparaíso, cuenta que tras graduarse Koyo volvió para trabajar en la base aérea de Puerto Edén de la isla, que había sido fundada en 1937, pero renunció en protesta por hechos de corrupción y maltratos a los suyos. Dejó el uniforme y volvió con su pueblo, convertido en un héroe por su gesto. Falleció con apenas 25 años, cuando su bote naufragó en una tormenta.

El autor, que antes publicó “Valparaíso, el mito y sus leyendas” (RIL Editores), señala que escribió la obra tras convivir con las etnias kawescar y yagán en 2002, 2006 y 2010, cuando planificaba la escritura de otro libro relacionado con la ruta de los misioneros anglicanos. Fue entonces cuando “me quedó claro que este personaje era especialmente recordado. Todos hablaban de él, lo mantenían en su corazón y en su cabeza”.

Fueron muchos años de investigación en biblioteca y en terreno. El autor incluso conversó con sus compañeros de curso en la Aviación, donde fue llamado “Lautaro Edén”. Ahora Rojas quiere compartir la alegría del premio con los últimos dos kawescar que quedan vivos de los que lo conocieron.

Un editor genial

“Nascimento, el editor de los chilenos”, en tanto, narra la vida del legendario editor de origen portugués (1885-1966) que llegó al país en 1905. Trabajó con autores como Gabriela Mistral (publicó la primera edición de “Desolación”) y Pablo Neruda (“Crepusculario”) en una editorial que cerró en 1986 tras 67 años de trayectoria y más de 53 mil títulos.

Se trata de un personaje relevante en la historia cultural chilena, cuya historia se cuenta en una investigación de gran calidad literaria, excelentemente documentada y de ágil y amena lectura. En paralelo a la biografía, el autor teje una historia de la literatura chilena del siglo XX, dando cuenta de los vínculos y filiaciones de los escritores, de la trastienda creativa y de la gestación de las obras que marcaron el rumbo de las letras nacionales.

Felipe Reyes (1977), con larga trayectoria en el mundo literario como editor y cronista, cuenta que llegó al personaje tras toparse una y otra vez con los libros de Nascimento cuando se trataba de la literatura de los grandes autores chileno como Neruda, Mistral, Nicanor Parra y Manuel Rojas. Nascimento “fue el primer en instalar la idea de editorial como la conocemos hoy”, señala en referencia a la profesionalización del rubro, con un catálogo de autores, colecciones, etc.

Para Reyes otra cosa importante que descubrió al escribir fue su labor como editor de poesía, que “era su protegida”. Nascimento fue un gran lector, un amante de los libros, con ojo para descubrir y publicar a los grandes de su tiempo, según Reyes, que además quiso contar las etapas de creación de un libro: cómo llega a un editor, cómo se trabaja y finalmente sale a la luz.

La muerte de Nascimento, primero, y el golpe de Estado y la censura previa, después, sumados a la falta de modernización tecnológica, pusieron la lápida a la editorial. “Quedan los libros, los encuentras en cualquier persa o feria”, concluye.

 

  • Términos & Condiciones

  • Ver Comentarios

Las opiniones vertidas en esta sección comentarios son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente la línea editorial de El Mostrador.


Quienes entran a revisar y leer estos comentarios deben tener presente que, no obstante el esfuerzo permanente que realiza El Mostrador para que no ocurra, pueden encontrar expresiones ofensivas o groseras, proferidas por personas que no han respetado el ambiente de respeto y tolerancia que es consustancial a la línea editorial de El Mostrador.







 

Ensayos & Libros

Blanqueando, borrando, cubriendo: el edificio del UNCTAD III y las evidencias de un tiempo fracturado

El año 2007 Chris Dercon, director del museo Haus der Kunst de Munich, contactó a los arquitectos Rem Koolhaas y…

por Gonzalo Carrasco Purull