Miércoles, 28 de septiembre de 2016Actualizado a las 23:43

Especialistas aseguran que Internet y los libros se complementan

Cultura - El Mostrador

Enseñan a usar dispositivos digitales para fomentar hábitos de lectura en niños

por 10 abril 2014

Enseñan a usar dispositivos digitales para fomentar hábitos de lectura en niños
Las charlas de las expertas Fernanda Arrau y Cecilia Noton, dirigidas a docentes y otros mediadores con jóvenes, desmontan mitos como “los adolescentes no leen” y muestran cómo la creación de un blog, por ejemplo, puede ayudar a alumnos a comentar una obra literaria.

niñoslibrosdigitales

Una serie de charlas en diversos lugares como la Feria del Libro y la Biblioteca Nacional han dado en el último tiempo las especialistas Fernanda Arrau y Cecilia Noton, con el fin de enseñar cómo se pueden usar los dispositivos digitales para fomentar los hábitos de lectura.

“Lo que enseñamos es el cambio de paradigma que tiene que tener el docente o el mediador de la lectura para validar (los dispositivos digitales como parte de) una lectura legítima”, explica Fernanda Arrau, que estudió Literatura en la UDP y coordina el Diplomado Virtual en Gestión Cultural en la Facultad de Artes de la Universidad de Chile.

“Por ejemplo, un profesor que crea un blog para que todos los alumnos comenten un libro usa una estrategia que, según está comprobado, motiva mucho más a los jóvenes”, señala. “Usar estrategias digitales asociadas es un beneficio que (a los estudiantes) les interesa, porque es parte de su realidad de hoy”.

Las charlas desmontan mitos como “los adolescentes no leen”, “los adolescentes no están ni ahí con la lectura” o “leer libros es nerd, leer e-books es bacán”.

“La experiencia de lectura es más que leer un libro”, señala Arrau. “La lectura digital con la análoga son complementarias.  De hecho, la cercanía digital de los jóvenes y la formación espontánea de comunidades las convierte en un rango etario clave para la conquista de nuevos lectores y el fomento lector”.

Para Arrau, la promoción de un libro debe realizarse asociada a un contexto, lo que explica que el mercado editorial haya creado productos virtuales dirigidos a este público. Muchas editoriales suelen crear “booktrailers” (pequeños videos promocionales de un texto) o páginas web exclusivas –que incluyen el primer capítulo, entrevistas, etc.– para promocionar sus últimos lanzamientos.

Foto: Agencia Uno

Foto: Agencia Uno

De hecho, para Arrau Internet y los libros tradicionales se complementan. Otro ejemplo de esto es la lectura de una reseña de libros en la web antes de comprarlo, o la participación en clubes de lectura virtuales donde los jóvenes comentan los libros que leen, con sitios que pueden estar centrados en obras como las sagas de Harry Potter o Crepúsculo.

“A medida que se integre la lectura digital a los indicadores existentes, aumentarán los índices de lectura”, señala la experta, que hasta el momento también ha dado charlas en lugares como el Centro Lector de Lo Barnechea y el Centro Cultural de España, entre otros.

Estudios

Arrau llegó al tema tras realizar en 2011 junto a Noton el estudio “Formas de lectura y consumo lector en Internet”, gracias a una beca del Fondo del Libro. La investigación concluyó que el mito de que los jóvenes leen cada vez menos es falso, ya que sí lo hacen en sitios como blogs y medios de comunicación, y que Internet tampoco roba lectores a los libros tradicionales.

La especialista cuenta que este estudio nació durante una investigación anterior, “cuando un entrevistado cuestionó mucho el uso de indicadores de cómo se está evaluando lo que se lee”. El estudio de 2011 demoró nueve meses, con un sondeo entre 300 personas y muchas entrevistas a especialistas.

La investigación permitió concluir que “los jóvenes tienen más cercanía con las estrategias digitales”, y que las herramientas digitales son útiles para fomentar el hábito de la lectura, donde, además de los “booktrailers”, Arrau señala las páginas web y los blogs.

Las conclusiones del estudio fueron varias. Uno, “no sólo los jóvenes sino también los adultos leen muchísimo más de lo que arrojan las estadísticas”. Dos, “es mucho más fácil llegar a ellos usando herramientas digitales”. Tres, “el libro digital no compite con el libro escrito, muy por el contrario, forma comunidad lectora. El que lee siempre va a leer, en Internet o fuera de ella”. Y cuatro, “lo que cambian son las habilidades necesarias para decodificar la lectura. Mientras un libro implica una lectura de principio a fin, la lectura digital apela a otras habilidades: el tema de los links, la publicidad… es una forma de leer distinta”.

La especialista señala que los estudios tradicionales no computan los tiempos en que se lee en tablets y pantallas de computadores, con una lectura que puede ser digital (de un PDF, por ejemplo) u online (como de un diario). Aunque espera que esto cambie en el futuro.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes