Miércoles, 28 de septiembre de 2016Actualizado a las 19:12

Diario Clarín proponía "rociarlos con parafina y tirarles un fósforo encendido"

Cultura - El Mostrador

A 41 años de la primera protesta homosexual en Chile, activistas recuerdan la "vulgaridad" con que fueron tratados por la prensa de la época

por 22 abril 2014

 A 41 años de la primera protesta homosexual en Chile, activistas recuerdan la
La noche del 22 de abril de 1973, un grupo de 12 travestis hicieron una manifestación pública en la Plaza de Armas por los derechos homosexuales. Los medios reaccionaron airados especialmente los de izquierda, quienes los trataron de "anormales", entre otros epítetos de grueso calibre. Cuatro décadas después, el Movimiento por la Diversidad Sexual MUMS conmemorará el hecho en el bar Vox Populi, de barrio Bellavista, con un espectáculo centrado en resaltar los valores de la diversidad sexual.

En abril de 1973, según consigna el libro Bandera hueca del periodista y activista por los derechos de los homosexuales, Víctor Hugo Robles, más conocido como el "Che de los gays", se desarrolló la primera manifestación pública por la diversidad sexual.

En esos años, marcados por la intolerancia y la polarización política, hubo un hecho por el cual todos, especialmente los medios de comunicación, estuvieron plenamente de acuerdo: la humillación pública de las minorías homosexuales. Ese 22 de abril, doce travestis que ejercían la prostitución, enfrentaron los prejuicios históricos y superando el qué dirán, eclipsaron el ambiente político -a cinco meses del bombardeo de La Moneda- con una inusual protesta en la Plaza de Armas.

Víctor Hugo Robles

Víctor Hugo Robles

"La manifestación pública ocurrió el mismo día que el ultra derechista grupo Patria y Libertad hacía explotar una bomba en el monumento al Che Guevara en la comuna de San Miguel. Así, mientras el mundo político concentraba su interés en el atentado terrorista, la prensa sensacionalista se deleitaba cubriendo los pormenores de una manifestación pública jamás vista en nuestra homofóbica sociedad, y cuyos protagonistas eran un grupo de homosexuales que poco tenían que perder", dice Robles en su libro, refiriéndose a  La Raquel, La Eva, La Larguero, La Romané, La José Caballo, La Vanesa, La Fresia Soto, La Confort, La Natacha, La Peggy Cordero, La Gitana y La Katty Fontaine.

Como ejemplo del desprecio por la diversidad sexual la revista sensacionalista Vea tituló: “Rebelión homosexual: los raros quieren casarse”. El allendista diario Clarín redactó, por su parte, una crónica incendiaria: “Ostentación de sus desviaciones sexuales hicieron los maracos en la Plaza de Armas. Las yeguas sueltas, locas perdidas, ansiosas de publicidad, lanzadas de frentón, se reunieron para exigir que las autoridades les den cancha, tiro y lado para sus desviaciones. Entre otras cosas, los homosexuales quieren que se legisle para que puedan casarse y hacer las mil y una sin persecución policial. La que se armaría. Con razón un viejo propuso rociarlos con parafina y tirarles un fósforo encendido”, rezaba textual la crónica.

VEA

"Hasta ese minuto en la Plaza de Armas de Santiago, los “maracos”, “yeguas sueltas”, “locas perdidas”, “mariposones”, “colipatos” —como les llamaba la prensa amarilla a los homosexuales de entonces— no aparecían organizados, ni emancipados en ninguna parte. Sólo figuraban en reportajes relativos a la primera operación de cambio de sexo que transformó en mujer a Marcia Alejandra Torres, en pasionales crímenes sodomíticos o en redadas policiales contra los travestis prostitutos que ejercían el comercio sexual en calle Vivaceta 1226, lugar de hospedaje del mítico burdel de la más famosa reina prostibulera de Chile, Carlina Morales Padilla, la “Tía Carlina”, se lee en el capítulo "La primera rebelión" de La bandera hueca.

Víctor Hugo, quien próximamente viajará a Cuba como invitado a la VI Conferencia Internacional de Gays, Lesbianas, Bisexuales, Transexuales e Intersexuales de América Latina y el Caribe cuenta que "hoy, con una visión más ilustrada de los hechos noticiosos, resulta caricaturesca la homofobia expresada en los medios de comunicación social que dieron cuenta de esta protesta. Ninguno se salvó del juicio y el comentario grosero, particularmente la prensa de izquierda que, además de destacar el suceso en portada y contraportada, se esmeró en fustigar este hecho. La pro comunista revista Paloma hablaba de “50 anormales reunidos en Plaza de Armas”, y el diario Clarín, en su edición del 24 de abril del 73, hacía lo propio al señalar en portada: Colipatos piden chicha y chancho.

Hoy, 41 años después, homenajeando ese simbólico e inolvidable hecho histórico, el Movimiento por la Diversidad Sexual MUMS conmemorará el hecho en el bar Vox Populi,  de Ernesto Pinto Lagarrigue 364, Barrio Bellavista.  Como números artísticos se presentarán: Katty Fontaine, la cantante transexual Dajme, el poeta under Cristián Condemarzo, el activista “El Che de los Gays” y Marcelo Leiva, animador de la Diversidad Sexual de Chile.

Compartir Noticia