Martes, 27 de septiembre de 2016Actualizado a las 02:14

Alude problemas de fondo y forma en la propuesta

Cultura - El Mostrador

Alejandro Guillier explica por qué votó junto a la derecha contra la ley por el 20% de música chilena

por 25 abril 2014

Alejandro Guillier explica por qué votó junto a la derecha contra la ley por el 20% de música chilena
Para el periodista el problema con el proyecto de ley no es el porcentaje de música chilena que se quiere instaurar como obligatorio en las radios, sino la debilidad del proyecto que no estipula cuánto de ese porcentaje de música será de calidad o destinado a la promoción de artistas jóvenes. Como ejemplo, cita la ley de tv, que consagra que el 40 por ciento del contenido debe ser producción nacional: "¿Yo pregunto a los chilenos si eso ha ayudado al desarrollo de la identidad nacional?". Además descartó que en su voto haya pesado que su última casa radial fuera parte de la multinacional Prisa, que está en contra de la ley.

Alejandro Guillier, veterano periodista y hoy senador de la Nueva Mayoría, fue noticia el miércoles. Junto a 12 senadores de la oposición, Guillier apoyó la idea de devolver el polémico proyecto de ley que fija un 20% de música chilena en las radios a la comisión que en enero rechazó la idea de legislar al respecto.

El periodista le restó importancia a esto último apuntando a que la Comisión de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología cambió a dos de sus cinco integrantes,  donde permanecen Jaime Quintana (PPD), Ena Von Baer (UDI) e Ignacio Walker, mientras llegaron Andrés Allamand (RN) y Fulvio Rossi (PS). “Además en cualquier caso iba a ir nuevamente a comisión”, dijo, para insistir en que este paso no es determinante para el proyecto.

El voto de Guillier también cobró relevancia por lo ajustado de la votación (13-12), en la cual además estuvieron ausentes numerosos senadores de la Nueva Mayoría, en lo que fue un duro golpe al proyecto, según coincidieron ayer entidades como la Unión Nacional de Artistas (UNA) y la Sociedad Chilena del Derecho de Autor (SCD).

“¿Dónde (en el proyecto) se habla de los músicos jóvenes, de los nuevos intérpretes? ¿Dónde se habla de los medios que están dispuestos a jugarse (por la música chilena)? En Chile no todo son cadenas internacionales, ellas no se van a interesar, ¿pero cuántas radios locales, regionales, estarían dispuestos, si tuvieran un poco de apoyo, a promover talentos jóvenes?”, se preguntó.

La medición on-line  que realiza la Sociedad Chilena del Derecho de Autor  (SCD) con fondos del Consejo de la Música, señala que actualmente las radios emiten un promedio de música nacional de 16%.

A favor de una ley, pero mejorada

Sin embargo, Guillier asegura que no está contra el proyecto en sí, pero cree que es mejorable. “El propósito de la ley es muy positivo y yo lo apruebo”, señaló. “De hecho espero votar a favor del proyecto de ley. Estoy abierto a estimular la creación cultural, estoy dispuesto a ayudar a los músicos”.

Consultado específicamente sobre la cifra del 20%, señala que para él “las imposiciones nunca han dado muy buenos resultados, pero no me parece que en sí lo que sobra no molesta, como dicen”. Sin embargo, insistió en la necesidad de incorporar otros mecanismos, como los fondos concursables para compositores, intérpretes y medios pequeños o regionales dedicados a promover la música chilena.

De hecho, el senador cree que si la ley se aprueba tal como está, “las radios se van a ir con los músicos conocidos”, lo que dejaría fuera a nuevos talentos.

“¿Dónde (en el proyecto) se habla de los músicos jóvenes, de los nuevos intérpretes? ¿Dónde se habla de los medios que están dispuestos a jugarse (por la música chilena)? En Chile no todo son cadenas internacionales, ellas no se van a interesar, ¿pero cuántas radios locales, regionales, estarían dispuestos, si tuvieran un poco de apoyo, a promover talentos jóvenes?”, se preguntó.

Frente a la pregunta de cuánto pesó a la hora de votar el hecho de haber trabajado en radios pertenecientes a grandes consorcios, Guillier dijo que conocía el negocio de la radio porque ha trabajado en dicho medio toda la vida, “en radios chicas, medianas y grandes, y te digo que ante la calidad todas se van a interesar”.

Franja no garantiza nada

Para Guillier además la cuota del 20% en sí misma “no asegura nada”. Y puso como ejemplo la Ley de Televisión, que estipula que el 40% de la producción debe ser nacional.

“Yo le pregunto a los chilenos si eso los deja satisfechos, si creen que esos son productos que han ayudado al desarrollo de la identidad nacional, de la cultura. Yo escucho críticas todos los días. No he visto que haya mejorado ni la identidad nacional ni el arte ni la cultura en la televisión”, aseveró.

“Aprendamos de la experiencia, hagamos una buena ley para que sea eficiente, ese es mi propósito. Porque si uno hace una ley donde al final los beneficiados son los mismos de siempre, va a haber una decepción”, advirtió.

El periodista también opinó sobre la fuerte campaña de la Asociación de Radiodifusores de Chile (ARCHI) contra el proyecto. “Creo que unos y otros desviaron el tema de atención, porque por un lado no es inconstitucional tener una ley de difusión (como señala la ARCHI), pero por otro lado tenemos que aclarar qué es lo que queremos difundir”, dijo.

Deficiencias de definición

Para el legislador el problema es que el proyecto contiene “deficiencias que no son admisibles en una ley elaborado por el Congreso. Hay fallas técnicas, fallas de redacción, y de indefinición de conceptos claves”.

Para Guillier no queda claro cuál es el objeto de la ley. De hecho, a su juicio, la SCD “no ha definido claramente cuál es el propósito” del proyecto. “¿Es promover la identidad y la cultura nacional y las artes, como dicen algunos? ¿Y entonces cuál es la definición que tenemos de ello? Ocurre que no hay ninguna”.

“Primero definamos qué queremos proteger de la música chilena. ¿Queremos proteger la calidad de la música? ¿Queremos promover la creación musical? ¿Queremos ayudar a los artistas? Si queremos que las tres cosas se den, hay que hacer una ley consistente”, planteó.

Además, en términos operacionales, con el proyecto actual “basta con que cualquier chileno cante y eso se considerará arte e identidad. Y yo no estoy de acuerdo con eso. Me parece de una simpleza inaceptable en una ley de la República”.

En otro punto, “si el propósito es mejorar la situación dramática de los músicos chilenos, también estoy de acuerdo con legislar, ¡pero planteémoslo así de abierto! Entonces sabemos cuál es el bien que queremos proteger y podemos hacer un tema que tiene que ver con beneficios previsionales o buscar algunos estímulos o asignaciones para los creadores musicales, los intérpretes y los difusores”.

Fondos concursables

Si el propósito es ayudar a los músicos, Guillier propone, “independientemente del tema de cuotas”, fondos concursables, en su opinión más universales y meritocráticos, “para que el creador musical, jóvenes artistas consagrados que siguen produciendo, tengan el aliciente para generar producto, para generar música, para hacer arte, pero con un estándar de calidad mínimo”.

“Hoy tenemos un problema: los jóvenes no tienen un espacio  para financiar proyectos musicales. ¿Cuántos jóvenes llenos de talento no tienen la oportunidad? Démosles la oportunidad, pongámosles fondos. Lo mismo pasa con los intérpretes y la posibilidad de grabar un disco y mostrar su trabajo. Conozco un montón de músicos que componen y no tienen donde grabar”, reveló.

“Si en el proyecto estamos hablando de identidad, de calidad, de arte, tiene que haber exigencias”, agregó, aunque admitió que si se trata de calidad en la producción musical transmitida por radio, el mercado tampoco la garantiza.

La postulación a concurso “permite que podamos beneficiar al conjunto de los músicos, porque si el actual proyecto queda como está, sólo se beneficia a los músicos consagrados, pero no le abre ninguna perspectiva a un joven que está creando música, o a un intérprete nuevo, que no es conocido, o a una empresa radial de provincia o de una pequeña comunidad que podría estar interesada en atacar este nicho de la música nueva o los nuevos talentos. Creo que ahí generamos un estímulo mucho más cualitativo y de mucho más impacto que simplemente aumentando la cantidad de música chilena que hoy se transmite”.

Guillier apuntó a que en el caso de la Ley de Prensa ya hay una buena experiencia los fondos concursables y los medios regionales, algo que podría recoger este proyecto, aunque con algo “de cirugía”.

Frente a la crítica general de muchos artistas frente a la inseguridad que generan los fondos concursables, que les permiten vivir un año si lo ganan, pero otro año no si lo pierden, Guillier estimó que “nadie puede pretender ser rentista. Nadie tiene el trabajo asegurado. Si un periodista hace bien su pega este año, tiene pega, pero si el próximo no produce, no trabaja, ¿te van a renovar el contrato? Lo otro sería que porque tuve un éxito musical, tóquenlo mil veces, ¡no pues! Todos tenemos que vivir renovándonos”.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes