Martes, 27 de septiembre de 2016Actualizado a las 03:53

Autor del "Memorial del engaño", una desvergonzada biografía del neoliberalismo

Cultura - El Mostrador

Jorge Volpi: "Las protestas en Chile son las únicas que han dado resultados"

por 22 mayo 2014

Jorge Volpi:
En el libro, el autor mexicano se mete en la piel de un psicópata financiero, que adolece de remordimiento y no aspira a redención alguna, pero que decide contar en su biografía cómo el neoliberalismo permite defraudar a millones al mínimo costo. En esta entrevista, Volpi sostiene que a los movimientos sociales en el mundo, el sistema no le ha hecho el menor caso, excepto al movimiento estudiantil en Chile, que aunque marginal, ha logrado insertarse en el gobierno con voz y voto.

JorgeVolpi"¿Soberbia? Sin duda. ¿Arrepentimiento? Ninguno. ¿Autojustificación? La mínima". Así parten las confesiones de J. Volpi, un criminal de cuello y corbata, un especulador de la burbuja inmobiliaria estadounidense que estafó a hospitales, colegios, al sistema de pensiones e hizo temblar con sus fraudes la estabilidad financiera mundial -aunque sea por un momento- y ahora tiene la desfachatez de confesarlo todo, protegido por la clandestinidad, sin motivación alguna de redención, sólo estimulado por la necesidad de dejar en claro que no es chivo expiatorio de nadie, y que los políticos y los banqueros, que solo han pedido disculpas por las especulaciones que llevaron a la crisis financiera del 2008, merecen igual castigo, porque moralmente en nada se diferencian de él.

Así es Memorial del engaño (Editorial Alfaguara), la última novela del escritor mexicano Jorge Volpi. El libro es una biografía tan ficticia como desvergonzada que cuenta los pormenores de cómo los "amos del universo", los metaespeculadores de sistema financiero capitalista y de la burbuja inmobiliaria, hacen de las suyas, engañan sin control y se ríen de los estafados, que son miles en el mundo entero, escudándose en una premisa nacida en los 80 en Chile y que hoy es el primer mandamiento de las tablas del neoliberalismo global: la autorregulación de los mercados.

Para este libro, que fue publicado el año pasado, no sin antes enfrentar un áspero proceso judicial, el autor ficciona la autobiografía J. Volpi, un especulador que dos días después de que se declarase la quiebra de Lehman Brothers en septiembre de 2008, abandonó intempestivamente sus oficinas de JV Capital Management. Ese mismo día las autoridades lo acusaron del desfalco de 15 mil millones de dólares, cifra considerablemente menor de los 65 mil millones de Bernard Madoff pero suficientes para acreditarlo como otro de los grandes criminales financieros de nuestra era.

"Se trata de un psicópata financiero desprovisto de toda culpa. Todo el tiempo se justifica, no tiene ningún reparo moral en lo que ha hecho a hasta ahora", dice el escritor  -que llegó a Chile hace pocos días a presentar su libro- a propósito de su personaje, quien comparte los mismos valores de los fundadores del neoliberalismo, que partieron desde Chile a formarse con Milton Friedman, el Rey Midas del capitalismo, y que dieron forma a lo que hoy todavía se conoce como el "Milagro chileno".

"Chile fue el gran campo de experimentación en América latina, y posteriormente Washington aplicó esas medidas en prácticamente todos los países del mundo. Él entra en lo que se define como Chicago Boy, si bien el no estudió en Chicago, sus maestros son, justamente, de esa escuela creada por Friedmann", explica el autor, que para extremar las redes del engaño en esta novela, utiliza su propio nombre en una especie de nefasto alter ego .

Traders work on the floor of the New York Stock Exchange

A diferencia de otras confesiones surgidas al calor de la crisis, Memorial del engaño es una poderosa historia de familia que adquiere los tintes de una novela negra. A la par de sus propias mentiras, J. Volpi desvela las de su padre, un empleado del Departamento del Tesoro que durante la segunda guerra mundial se desempeñó como asistente de Harry Dexter White, el creador del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial. Al término del conflicto, los dos hombres fueron acusados de pertenecer al mismo círculo de espías comunistas.

De un engaño a otro, este libro singular nos conduce de los secretos de alcoba de Wall Street al grupo de agentes soviéticos que fraguaron el capitalismo moderno en un escalofriante catálogo de las duplicidades que anidan en el corazón del ser humano.

¿Este psicópata es una metáfora de los especuladores reales de nuestro sistema económico?

Digamos que es un prototipo de su generación de Wall Street, con antecedentes familiares que son muy interesantes para la novela. El padre muere una semana antes de que él naciera, nadie sabe si en un accidente o en un suicidio, crece en una familia de clase media, pero luego empieza a estar claramente imbuido por la ideología de la época, por eso que hemos llamado neoliberalismo, por las ideas de Friedmann,  de la época de Regan. Estudia finanzas, trabaja en el mundo financiero, primero en bancos de inversión y luego como analista de riesgos o creador de los negocios financieros. Crea su propio fondo de riesgo y luego se convierte en un mecenas de la ópera y al mismo tiempo en un criminal. La diferencia con Madoff es que el alcanza a huir, y en la huida cuenta esta novela, que es su historia de familia, su relación sumamente compleja con su madre y con su padre, cuya historia  de este último está vinculada al creador del fondo monetario internacional, Harry Dexter White, quien fue acusado de ser espía comunista.

¿En la novela el protagonista sostiene que los verdaderos culpables son los políticos y los banqueros pero que nunca han reconocido su responsabilidad?

El Narrador J. Volpi lo dice y podemos coincidir con él. Lo dice claro para justificarse, que él no es el mayor culpable, lo que es falso, pero él dice que todos los que prepararon el contexto para que se diera esta gran recesión no han sido juzgados. En primera instancia, los políticos que sucumbieron a la presión del mundo financiero, que no se preocuparon de regular el mercado, de supervisar correctamente. En segundo lugar, los ejecutivos de los bancos que con absoluta irresponsabilidad manejaron sus instituciones financieras ganando millones y millones de dólares y, en tercer lugar, y muy importante, las agencias de calificación, cuyo principal objetivo era supervisar que esos bancos e instituciones estuvieran correctamente manejadas y fracasaron por negligencia, por complicidad a la hora de evaluar el riesgo que representaban para el sistema financiero.

¿La idea del libro es develar el estatus moral de los especuladores o una crítica al sistema capitalista?

Yo creo que es el principal objetivo de esta novela,  que no es un ensayo para hacer un análisis y dar una respuesta a la crisis o al neoliberalismo, sino que mostrar como se comportaban las personas en esa época y por lo tanto como esto, que perece simplemente ideológico se convierte en algo personal, íntimo y desde luego moral, la ideología no solamente dice algo que ya sabíamos, que los humanos somos ambiciosos y egoístas por naturaleza, sino que está bien que así sea, que es bueno, con la falsedad de que los que se hacen ricos terminan siempre beneficiando a la sociedad porque su capital termina dispersándose entre los demás, lo cual, a estas alturas ya sabemos que es falso.

En la realidad, estas crisis financieras han estimulado el despertar de los movimientos sociales en el mundo... 

Después del 2008 se dijo que se iba a modificar todo el sistema financiero y no se ha hecho, se han puesto parches en varios lados y eso ha sido prácticamente todo, se han rescatado ciertas instituciones con los impuestos de la clase media y los movimientos de contestación a esto que han surgido, en realidad han tenido muy pocas consecuencias en la vida práctica, el sistema no les ha hecho el menor caso, los ha visto siempre como marginales o como radicales.

Entonces hay cero posibilidad de cambio

Curiosamente, el mismo lugar donde se experimentó con el neoloiberalismo, que es Chile, paradójicamente es el único lugar donde esas protestas han tenido eco y se han incorporado incluso al gobierno de manera formal. A diferencia de lo que ha pasado con el 15M en Madrid, con el 23 en México, con el movimiento Occupy en Nueva York y con todo el resto de estos movimientos, solo el movimiento estudiantil chileno realmente ahora es parte del gobierno y sus antiguos líderes están en el Congreso, eso es algo que no ha pasado en ningún otra parte del mundo. Esa participación será marginal, pero existe y tiene voz y voto en el Parlamento.

En resumen, no hay mucho más que hacer...

Es una época de transición, en que vemos que el modelo neoliberal fracasó, y esa es la gran enseñanza del 2008. Pero todavía no hemos sido capaces de sustituirlo por otra cosa, seguimos viviendo las consecuencias de este modelo y nadie, y desde luego la izquierda; ha sido capaz de transformarlo para tener un modelo más equitativo y más justo. Goza de mucha salud porque quienes dominan las finanzas internacionales siguen pensando así.

Antes de este libro has contado que el tema financiero te interesaba un pepino ¿sigue siendo así?

No. Claro que en una época, los domingos, lo primero que hacía era sacar la sección económica de los diarios y tirarla a la basura. Ahora hago todo lo contrario, saco la sección financiera y tiro el resto, porque finalmente es las finanzas  donde se deciden la mayor parte de los asuntos del mundo.

 

 

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes