Viernes, 30 de septiembre de 2016Actualizado a las 01:35

Premio Príncipe de Asturias de las Letras 2015

Cultura - El Mostrador

Benjamin Black, el alter ego de John Banville, Premio Príncipe de Asturias de las Letras

por 6 junio 2014

Benjamin Black, el alter ego de John Banville, Premio Príncipe de Asturias de las Letras
Entrevistar a John Banville es una doble experiencia. Por un lado, está el escritor prestigioso de prosa cuidada; pero, a poco que lo busque, el periodista encontrará además la brillante personalidad de Benjamin Black, el alter ego creado por Banville para firmar sus obras de novela negra.

black

Es un juego de espejos en el que el nuevo premio Príncipe de Asturias de las Letras se mueve a la perfección. No solo en el terreno literario, también en el periodístico.

"La verdad es que Black va a acabar con Banville", dijo el autor irlandés a Efe en 2008, cuando visitó Madrid para presentar "El otro nombre de Laura", la segunda entrega de la serie protagonizada por el forense Quirke.

Por entonces Banville/Black confesaba que se había enganchado a este personaje, que había debutado con éxito en "El secreto de Christine", publicada en español en 2007 por Alfaguara.

Cuando Benjamin Black irrumpió en el mundo literario, la reputación de Banville como escritor ya había sido reconocida con el premio Booker por su novela "El mar".

En aquella época, Banville se mostraba ante el entrevistador como un educado y amable caballero irlandés, un punto distante. Pero nada como dirigir las preguntas a Benjamin Black para que la cercanía aumentara y el periodista empezara a recibir frases redondas.

"En un mundo de caos como el actual, la gente necesita historias en las que todo encaje", decía para justificar el éxito de la novela negra, en general, y de las obras de Black, en particular, en su primera entrevista con Efe, en 2007, cuando la crisis empezaba a ser global.

Para cuando Black firmó su cuarta entrega, "En busca de April", la crisis era tal que el escritor se atrevía a decir que los médicos debían recetar a sus paciente novelas negras como las suyas, en las que "todo es tan terrible que nos hace pensar que en realidad no estamos tan mal".

Los títulos de Black se sucedían, mientras que las obras de Banville se espaciaban. Este ritmo guarda relación con los métodos de trabajo de cada uno: "A Benjamin Black le gusta contar una historia y no le preocupa en exceso su estilo, algo que a John Banville, en cambio, sí le preocupa muchísimo", explicaba Banville/Black.

Algunos empezaron a tomarse en serio la predicción de que Black acabaría con Banville, pero el autor irlandés volvió a firmar con su nombre y su estilo original la aclamada "Antigua luz", publicada en español hace dos años.

Si aquello era un reto para Black, el alter ego de Banville no se echó atrás y sorprendió a sus lectores con una pirueta literaria: se encarnó en el mismísismo Raymond Chandler, el gran maestro del género negro.

Con el beneplácito de los herederos de Chandler, Black escribió "La rubia de ojos negros", publicada este mismo año, en la que resucitó al detective Philip Marlowe, recreando a la perfección el estilo -ahora a Black le interesaba más el estilo- y el ritmo de las novelas del autor estadounidense.

Todo un prodigio que confirma a Black como gran autor de un género que ha prestigiado con sus novelas.

Es probable que todas las felicitaciones por el Premio Príncipe de Asturias se dirijan hoy a John Banville, pero seguro que este galardón ha arrancado una sonrisa socarrona a Benjamin Black.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes