La indomable belleza de la Ruta Termal, en la Región de Los Ríos - El Mostrador

Domingo, 19 de noviembre de 2017 Actualizado a las 20:37

Destino Sietelagos. Primera parte

Cultura - El Mostrador

La indomable belleza de la Ruta Termal, en la Región de Los Ríos

por 23 junio, 2014

La indomable belleza de la Ruta Termal, en la Región de Los Ríos
En la provincia de Panguipulli, al interior de Valdivia, se encuentra el complejo de termas más grande de Sudamérica. Son 22 termas, algunas sofisticadas y otras rústicas, que se complementan con gastronomía exótica y local, vegetación exultante de la selva valdiviana y senderos cordilleranos, que ocultan historias místicas de tradición oral mapuche. Un destino imperdible, para quienes buscan el descanso en pleno invierno.

Kilómetros bajo tierra, en la Región de los Ríos, la naturaleza ruge. Sobre ella, se desborda.

Abajo, en las profundidades del cinturón de fuego, la falla de Liquiñe-Ofqui, hace que las cámaras magmáticas (roca fundida) de los volcanes Villarrica, Llaima y Pullehue, en el cordón del Caulle, se alineen calentando las aguas subterráneas. Un rumor de energía pura, que arriba, en la espesura de la selva valdiviana, explota en forma de agua curativa y milagrosa.

"Ojos lacrimosos", le llamaron- hace siglos- los mapuches al conjunto de fuentes. Hoy, se le conoce como la Ruta Termal.

Destino Sietelagos

bosque

Estamos en el límite regional de la Araucanía y la Región de Los Ríos. Las aguas dulces del Lago Calafquén reclaman su protagonismo al Villarrica, que cada año en época estival atrae a los turistas en la costa del balneario de nombre homónimo, en la Región de la Araucanía.

Pero estamos en invierno, al lado otro de Villarrica y de Pucón.

Es la entrada a la selva valdiviana y la huella de un pasado incandescente demora muy poco tiempo en convertirse en la primera historia. "Por esta parte, en los '60, pasó la lava diluida en agua nieve, cuando hizo erupción el volcán Villarrica. Dejó, por entonces, un sendero de muerte, que al pasar los años, se ha convertido en el límite natural, en la entrada a un paraíso, que es hermoso en verano, pero de belleza indescriptible en invierno", cuenta nuestro guía con un pie en Coñaripe, la primera parada del destino "Sietelagos"; apenas la introducción de la maravilla selvática y geotérmica en la Región de los Ríos.

Este cruce es el punto de partida para una travesía llena de secretos sobre y bajo tierra. Un capricho de la naturaleza, que mezcla la exultación brutal del sur, en la única selva templada lluviosa del mundo, y las calientes aguas subterráneas del cordón volcánico.

Termas Coñaripe

El 9 de junio, las autoridades comunales y regionales, y los emprendedores de la región, se reunieron en las Termas Coñaripe, para impulsar la temporada de invierno de la Ruta Termal. "Este es el sector con mayor concentración de aguas termales de Sudamérica", se apresura a decir Luis Rojas, el administrador de este complejo termal, mientras llueve copiosamente y unos visitantes disfrutan de los 38 o 40 grados en una de las piscinas al aire libre de este recinto turístico.

Termas de Coñaripe

Termas de Coñaripe

"Es maravilloso que te pegue el agua de la lluvia en la cara mientras estás sumergido aquí", apunta a una señora, en una mezcla sorpresa infantil y gozo. A parte de una gastronomía a la carta y de un cuidado sector de hotelería - para el cual es necesario reservar con anticipación- Termas Coñaripe sorprende por su piscina techada y de barro, que llaman al relajo, la distensión y la terapia, pero también por la indómita naturaleza que brota libre a más de 78 grados, por doquier.

"En cualquier parte se puede descubrir una veta", repara Rojas al mostrar que debajo de un matorral autóctono golpea el vapor. "Son los ojos de agua que brotan por todas partes" dice, en una clara referencia que en toda la zona, que está bajo nuestros pies, circula las napas minerales calentadas por el Cinturón de Fuego del Pacífico. "Es la falla Liñique-Ofqui que baña toda esta tierra de termas", explica.

Con conciencia ecológica, este recinto de tierra pantanosa, no sólo utiliza sus aguas para el goce y la terapia en sus piscinas con abundante litio y sin olor a azufre, sino también para la calefacción de sus instalaciones, lo que transforma a este pedazo de paraíso, en un proyecto turístico altamente sustentable. Datos claves: Termas Coñaripe - Hotel - Spa; Teleéfonos: (45) 2411 111 - (45) 2419 488 - (09) 798 174 63 - (09) 798 185 66 E-mail: info@termasconaripe.cl Camino Coñaripe-Liquiñe Km 15

La niña encantada

Salto de la Niña Encantada

Salto de la Niña Encantada

Por su privilegiada ubicación en la Cordillera de la Región de los Ríos, la comuna de Panguipulli-Destino Sietelagos, ofrece una experiencia única a los turistas para observar la majestuosidad de la fauna y flora de la Selva Valdiviana y disfrutar de una increíble travesía: navegar por sus siete lagos, recorrer sus caudalosos ríos a través de la práctica del kayak o rafting, ascender a sus volcanes,o caminar por los remotos bosques en compañía de sus habitantes originarios.

Guía Francisco Fucha

Guía Francisco Fucha

En el sector de Liquiñe, Francisco Fucha, es propietario de un terreno por el cual cruza uno de los senderos místicos de la zona. Con la vitalidad de la tradición oral mapuche, Fucha se ofrece de acompañante para un viaje al interior de la selva hasta la cascada de La Niña Encantada. "Este paseo lo hacen muchas personas en verano, porque es corto. Dura en 30 a 45 minutos, según el tranco", introduce Fucha. "Pero así, es más bello. En invierno con nieve y viento".

Muy temprano en la mañana y provisto de capas para el agua y de polainas para la nieve y el barro, Fucha parte la caminata por un sendero trazado por sus antepasados. "Este sendero se llama la Niña Encantada por una historia que se ha contado de persona a persona entre mi familia. Es un historia de espítirus del bosque, que no se graba ni se escribe", advierte el guía, como para aclarar que sólo es posible conocer la historia del lugar con los pies en el sendero.

Al comenzar a subir, irrumpe el bosque nativo con sus plantas medicinales, copihues y vertientes. Para s amantes de la fauna, esta ruta puede ser el inicio también de una experiencia inolvidable, que parte con un silbido.

Primero hay que aguzar el oído, luego fijar la vista en la dirección del ruido. Si en el lugar existen troncos de madera muerta, es probable que habite la ranita de Darwin. Ese anfibio que deslumbró al naturalista inglés por su diminuto tamaño, cara puntiaguda, y por su sonido particular. Esta rana no croa, silva.

Ruta hacia el Salto de la Niña Encantada

Ruta hacia el Salto de la Niña Encantada

El final del trayecto es la cascada de La Niña Encantada,  un salto de agua asombroso que en combinación con la nieve que revoltea en espiral gracias al viento, es el lugar perfecto para terminar la historia que recrea el pasado místico del lugar. De vuelta del paseo, la casa de los Fucha recibe al visitante con mate, cebado a las finas hierbas y sopaipillas recién sacadas de la cocina de leña.

Datos Clave: Saltos Niña Encantada. Francisco Fucha, guía local de Liquiñe. Camino Internacional, s/n. franciscofucha@hotmail.com Fono 9 570 40 53

Termas al borde del río y madera muerta

Inserto en el circuito de termas cordilleranas, Termas Río Liquiñe es una buena alternativa para descansar del viaje a La Niña Encantada. Con precios económicos, este recinto se compone de un conjunto de cabañas bien calefaccionadas, que circundan una gran piscina termal. Con el incesante ruido del caudal del río Liquiñe, está terma ofrece buena gastronomía y la sensación de estar dentro del río, pero a 40 grados y en una atmósfera de vapor que no deja ver más allá de 10 metros.

Un espectáculo visual que anima la imaginación e invita a conocer los secretos. Sus aguas están bañadas por azufre, sílice, sodio, potasio, aluminio, litio, cobre y fierro.

Termas Rio Liquiñe

Termas Rio Liquiñe

Muy cerca de ahí, la artesanía de madera muerta irrumpe sorpresiva. En la cabaña de los hermanos Vera, conocidos nacional e internacionalmente por sus ensaladeras de raulí, mañío, castaño o laurel, los artesanos trabajan todo el día para abastecer la gran demanda de piezas que tienen todo el año. Hace 15 años Raúl Vera vio en los troncos una oportunidad. Grandes pedazos de madera al intemperie, algunos con cientos de años botados ahí, estimuló su creatividad que después traspasó a su hermano Roberto. La artesanía que elaboran, es hoy un símbolo identitario del lugar.

"La gente puede venir en cualquier momento y nos van a ver igual que ahora, metidos en el aserrín, dándole formas a las tablas", sostiene Roberto, quien orgulloso complementa su relato recalcando que además, es uno de los pocos que da trabajo a las comunidades mapuches, quienes trepan el bosque en busca de madera nobles.

Roberto Vera de Artesanía Hermanos Vera

Roberto Vera de Artesanía Hermanos Vera

Al terminar la jornada es imperdible pasar por la casa de doña Nelda Trapifán, hoy convertida en importante emprendedora local. Doña Nelda es famosa en Liquiñe. De voz fuerte y presencia altiva, esta emprendedora supo combinar -hace algunos años- la cocina mapuche con la gastronomía internacional.  Así nació el restaurant Catemu, que además de gastronomía cuenta con cabañas, y sector de camping.

"Cuando venían los visitantes no les gustaba la comida porque la encontraban desabrida, así que la empecé a combinar", cuenta Nelda, mientras sirve -para empezar-unos catutos (masa de trigo) en salsa de piñones, recién salidos del horno. Y para saciar la sed, jugo refrescante de hinojo.

Datos clave

Termas Río Liquiñe: Víctor García, fono 063- 197 13 01 - 8 195 35 46; E -mail  termasrioliquine@gmail.com

Artesanía Vera: Roberto  7 559 66 87. Raúl 9 574 74 04. E-mails: rverasalinas@gmail.com  / robertoverasalinas@hotmail.com

Restaurant Catemu: Nelda Trapifán fono 8 361 94 87 . E- mail: neldatrafipan@yahoo.es

El paraíso nevado de Termas Vergara

Están ubicadas cerca del maravilloso Parque Nacional Villarrica. El camino cordillerano hacia el centro termal está rodeado por una naturaleza blanca y salvaje.  Si al momento de la visita está nevando, el paisaje sobrecoje y enmudece los calificativos. Aquí la belleza se torna rústica e  indomable. Tan indomable, que incluso el restaurant y equipado bar se camuflan en el entorno. Unas vigas naturales, de raulí centenarios, sujetan la cúpula que alberga el refectorio y almacena el calor de un enorme fogón incandescente.

Restaurant Termas Vergara

Restaurant Termas Vergara

Las Termas de Vergara cuenta con 5 piscinas con diferentes temperaturas, y un tobogán de 20 m. disponibles para su descanso y recreación. Sus servicios también incluyen turismo aventura como canopy-tirolesa, y la caminatas al parque Villarrica, armados de bastones y raquetas de nieve. En este punto de la travesía, las posibilidades de disfrute y relajo se tornan inverosímiles.

Luego de caminar por unas horas, arropados con ropa apropiada para enfrentar el crudo invierno cordillerano, de regreso al complejo, las vestimentas suelen rápidamente abandonarse para emprender una breve caminata a pie descalzo por la nieve. La temperatura es menor de cero grado pero el estímulo es mayor. A metros distancia, se aprecian las termas con su vapor cordial.

Termas Vergara

Termas Vergara

Es la maravilla de la contradicción. Mientras unos visten gruesas parcas para recorrer el lugar, otros simplemente están de traje de baño dejándose abrazar por los copos que caen del cielo y el agua termal que brota de las profundidades de la cordillera.

Datos clave

Cipriano Vergara fono satelital 02-27951606. E-mail: termasvergaraltda@gmail.com

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes

Plan Individual

Anual:
$90.000
Semestral:
$40.000
Trimestral:
$20.000
Mensual:
$10.000

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)