La fotógrafa Margarita Dittborn presenta su nueva exposición “Ávido apetito” - El Mostrador

Lunes, 20 de noviembre de 2017 Actualizado a las 01:54

Se inaugura este viernes en la Galería Isabel Croxatto

Cultura - El Mostrador

La fotógrafa Margarita Dittborn presenta su nueva exposición “Ávido apetito”

por 25 junio, 2014

La fotógrafa Margarita Dittborn presenta su nueva exposición “Ávido apetito”
Esta nueva serie de obras haciendo énfasis en la analogía entre amor y apetito. “Quien haya acercado su mano a un nido de aves recién salidas del cascarón, sabrá con certeza que es ahí cuando se logra entender en todas sus dimensiones la verdadera naturaleza de nuestra propia especie: Abrir la boca con los ojos cerrados y esperar confiado que eso que se acerca sea un alimento decente y digno de nuestro ávido apetito”, señala la autora.

Siguiendo la misma poética y simbolismos de  “Enfermas de Amor”, la primera exposición individual de la artista en el año 2008 y que le valió el reconocimiento del Círculo de Críticos a la mejor exposición nacional de fotografía, Margarita Dittborn (1981) presenta una nueva serie de obras haciendo énfasis en la analogía entre amor y apetito.

Se trata de “Ávido apetito”, una muestra que se inaugura mañana en la Galería Isabel Croxatto, ubicada en el barrio El Golf de Las Condes, donde estará hasta el 19 de julio.

“Quien haya acercado su mano a un nido de aves recién salidas del cascarón, sabrá con certeza que es ahí cuando se logra entender en todas sus dimensiones la verdadera naturaleza de nuestra propia especie: Abrir la boca con los ojos cerrados y esperar confiado que eso que se acerca sea un alimento decente y digno de nuestro ávido apetito”, señala la autora.

Para la galerista, esta nueva serie de obras que nos invita nuevamente a pensar en el amor, en relación al apetito, y contiene elementos ya existentes en su trabajo anterior, tales como el claroscuro, vestimentas y gestos de personajes existentes en la pintura barroca.

“Siendo ambiciosa, mi intención en esta muestra, es que la gente tenga la experiencia emocional de haber escuchado la mejor canción de amor de sus vidas”, explica Dittborn.

ofrenda I"Histeria"

La reflexión que Dittborn hace sobre la comida y el amor, dos temas tan presentes en revistas femeninas, no es casual.

“Creo que los temas en mi obra en general son un poco histéricos y uterinos, hablan de llenar vacíos, de tener mucho hambre emocional y querer recibir amor”, explica.  “En verdad mis obras son muy autobiográficas, así que no es gratuito lo de hacer una analogía entre amor y comida. Se trata de una cuestión vivencial, que es la mía”.

En esta muestra en particular, la artista quiere decir que “tener mucho hambre puede llevarte a comer cualquier objeto que muestre indicios de ser un alimento, porque hay una premura muy fuerte, y eso te lleva a abrir la boca con la esperanza de alimentarte”.

Influencia oriental

Croxatto destaca que sin dejar de lado el sincretismo entre lo europeo y latinoamericano, la fotógrafa incorpora en esta serie algunos guiños a la estética asiática, incluida la cultura popular china, que la marcó durante su viaje a China con motivo de su exposición “Puerto del Hambre”, en la Galería Connoisseur Contemporary en Hong Kong, realizada en septiembre del año pasado.

“A mí me gustaban todas las cosas orientales desde chica, pero como a quién le gusta lo exótico, con una distancia idealizadora un poco tontona que tenemos las personas románticas”, admite Dittborn.

China, por ejemplo, realmente la marcó. “Decir que me fascinó es realmente es simplificarlo, porque en verdad me causó algo más especial que aún no termino de descifrar y quiero seguir investigando y maravillándome”, dice.

“Una amiga mía me contó -y leí un poco después en internet- sobre una sociedad secreta en China llamada ‘las tigresas blancas’, y lo encontré fascinante”, dice. “Son mujeres que básicamente, mediante el sexo oral rejuvenecen porque consideran que el semen debe ser utilizado para eso, para darles vida eterna a ellas”.

Una escala muy corta en Doha, Qatar, en tanto, le bastó para despertar su interés por la cultura musulmana.

“Vi una imagen que me impactó: una mujer con una burka, tapada de pies a cabeza con apenas dos pequeños orificios por donde poder mirar al exterior”, recuerda. “Hasta hace no muchos años consideraba que la ropa de las musulmanas era muy linda y misteriosa, sin tener idea de lo fuerte que es ser mujer en esa cultura, de lo aplastadas que son y que esas vestimentas lo grafican todo. Siento que ellas tienen hambre de vivir”.

Y aunque no conoce Japón, reconoce que se inspiró mucho en obras de artistas nipones como Katsushika Hokusai, Kawanabe Kyosai y Toyohara Chikanobu, además de los mochis, “unos dulces originarios de Japón pero que probé en China”, así como en las películas del cineasta Hayao Miyazaki, sobre todo “La Princesa Mononoke”, “El viaje de Chihiro” y “Ponyo”. “Todas estas cosas se mezclaron en mi cabeza para dar cabida a ‘ávido apetito’”, dice.

- ¿Cómo construyes tus imágenes? ¿Cómo seleccionas los elementos que formaran parte de las imágenes?

- Yo tengo una idea sobre una obra, la dibujo y voy experimentando un poco. Fotografío elementos por separado bajo una iluminación especial. No tengo flash, apenas uso luz de ventana y focos. Todo lo mezclo y corrijo en Photoshop. La parte más tecnológica es la impresión porque imprimo en Printlab, donde son realmente profesionales y trabajan con papeles libres de ácido, y eso es muy importante para la conservación de las obras a largo plazo.

Autodidacta e internacional

Croxatto destaca que, a pesar de haber realizado cursos de fotografía básica y algunos años de estudios de fotografía profesional, la carrera de Dittborn en las artes visuales ha sido de carácter autodidacta.

Sus fotomontajes digitales -en su mayoría protagonizados por alimentos o situaciones que apelan a la voracidad- se relacionan con la pintura a través de una profunda admiración materializada formalmente por recursos lumínicos y compositivos, como en la propia visualidad de sus obras y la poesía visual que gira en torno a la histeria femenina, el amor por la comida, la dependencia emocional, y un desmesurado hambre por devorar el mundo.

Su trabajo en Chile, desde 2006 hasta la fecha, ha sido expuesto en lugares como el MAC de Quinta Normal, la Galería BECH, el Centro de Extensión UC, el Centro Cultural de España y el MAVI, entre otros. En el extranjero, ha expuesto en ciudades como Barcelona, Basilea, Beijing, Bogotá,  Buenos Aires, Dubai, Guanajuato,  Hong Kong, Lima, Monterrey, París y Sao Paulo.

 

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes

Plan Individual

Anual:
$90.000
Semestral:
$40.000
Trimestral:
$20.000
Mensual:
$10.000

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)