Lunes, 30 de mayo de 2016Actualizado a las 21:59

El músico dedicó una hora y veinte minutos a repasar su discografía

Cultura - El Mostrador

La energía interpretativa de Eminem y su irreverente socarronería en la primera noche de Lollapalooza

por 20 marzo 2016

La energía interpretativa de Eminem y su irreverente socarronería en la primera noche de Lollapalooza
Las cualidades del rapero de Detroit son de agradecer en un festival que año con año ha ido dejando por el camino las expresiones más canallas del rock para dar cabida e edulcoradas manifestaciones del pop indie y fórmulas musicales efímeras y un tanto intrascendentes. Eminem se desnudó emocionalmente en cada canción, a veces con el tono agresivo e intimidatorio del hardcore rap, y otras con la forma burlona y transgresora del comedy rap que tanto gusta a Slim Shady, su malvado "alter ego".

El anhelado estreno en Chile de la estrella del hip hop Eminem cerró la noche de este sábado en la primera jornada del Festival Lollapalooza Chile 2016, que congregó a 70.000 espectadores y en la que también destacaron rutilantes estrellas de la escena pop y electrónica, como Jack Ü, Of Monsters and Men, Eagles of Death Metal y Tame Impala.

Apenas veinticuatro horas después del show en Buenos Aires y a una semana de su actuación en Sao Paulo, el rapero estadounidense se presentó en el mayor de los seis escenarios del parque O'Higgins para completar el triplete de las ediciones sudamericanas del Lollapalooza.

eminem 3

Una apabullante puesta en escena -que incluía la pantalla de vídeo más grande que se ha visto sobre un escenario en Chile-, un sonido impecable y la complicidad escénica de Royce da 5'9'' en las rimas fueron los ingredientes de un menú cuyo plato principal era el multipremiado rapero blanco criado en un suburbio a 8 millas de Detroit.

Acompañado de dos baterías, guitarra, bajo, teclados y tornamesa, Eminem dedicó una hora y veinte minutos a repasar su discografía a lo largo de 25 temas que arrancaron con "Won't Back Down" y que concluyeron con "Fack".

eminem 4

La energía interpretativa de Eminem y su irreverente socarronería son de agradecer en un festival que año con año ha ido dejando por el camino las expresiones más canallas del rock para dar cabida e edulcoradas manifestaciones del pop indie y fórmulas musicales efímeras y un tanto intrascendentes.

Eminem se desnudó emocionalmente en cada canción, a veces con el tono agresivo e intimidatorio del hardcore rap, y otras con la forma burlona y transgresora del comedy rap que tanto gusta a Slim Shady, su malvado "alter ego".

The Marshall Mathers LP y The Eminem Show, los dos álbumes que lanzó consecutivamente casi al comienzo de su carrera, fueron los más recurrentes en un show en el que no faltaron "Love the Way You Lie", fruto de su colaboración con Rihanna; "Stan", construida sobre el tema de Dido "Thank You"; "My Name Is" y "The Real Slim Shady".

eminem 2

Poco antes de Eminem, la dupla explosiva de Jack Ü había encendido la "discoteca" del Lollapalooza Chile.

Las distorsiones industriales y las abrumadoras descargas sonoras generadas por ordenador que ya son sinónimo de la marca Skrillex, se hicieron presentes en el experimento colaborativo de los emperadores del dubstep y el hard electro, que también dieron cabida a la psicodelia y las influencias jamaicanas.

Unas horas antes, Tame Impala, la banda de rock psicodélico liderada por el carismático australiano Kevin Parker, ofreció un concierto técnicamente impecable que inyectó al público dosis de euforia con temas como "Elephant" o "Let it happen".

tampala

Tame Impala

El grupo, que desembarcaba en Chile por cuarta vez, presentó su último disco "Currents", que al igual que "Lonerism" (2012) e "Innerspeaker"(2010) se adentra en una desconocida realidad de tonalidades lisérgicas.

A media tarde, cuando hacía tres horas que el recinto del parque O'Higgins había dado la bienvenida a la primera jornada del Lollapalooza 2016, el público respondió con una intensa ovación al debut en el país austral de la banda Eagles of Death Metal, que se presentó sin uno de sus miembros fundadores, Josh Homme.

El grupo, tristemente conocido por ser el que tocó en la sala Bataclan en la que murieron 89 personas, tres de ellas chilenas, durante los atentados de París del pasado noviembre, hizo gruñir sus guitarras con "I only want you" o "I want you so hard" y demostró que su rock está más vivo que nunca.

Un poco después, la banda de indie pop islandesa "Of Monsters and Men" puso la nota festiva del cónclave musical con su alegría desenfrenada y sus canciones delicadas como encajes de bolillos.

monster 2

Of Monsters and Men

Los espectadores más jóvenes aprovechaban las melodías aterciopeladas y la cálida luz de la tarde para tomarse selfies y corretear por una imaginaria pradera mientras en el otro extremo del parque O'Higgins resonaba el soul moderno, hipnótico y calidoscópico de la banda londinense Jungle.

A primera hora de la tarde el guitarrista de The Strokes, Albert Hammond Jr., deleitó a un puñado de fans que aguantaron impertérritos bajo el sol del verano austral para escuchar los temas de su nuevo álbum, "Momentary Masters".

También los sonidos de casa alzaron la voz en el Lollapalooza Chile 2016 con una miscelánea de rock, pop y música electrónica.

Gepe, el principal exponente del pop fusión criollo, atiborró de energía el escenario dedicado a la música local, con un recital que incluyó melodías bailables, sonidos folclóricos y unas briznas de buen rock.

Antes, la cantante de electropop Javiera Mena había calentado motores con un prolijo montaje de pegajosas canciones y cuidadas coreografías.

El dúo de DJ's Bitman & Roban, que acompaña con su música videojuegos, películas y anuncios comerciales, llenó de "bits" un escenario por el que también desfilaron las bandas locales Ases Falsos, Movimiento Original, Kuervos del Sur y Föllakzoid.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes