Libro “Bolsas” de Diego Alfaro Palma: una crítica a la sociedad de consumo - El Mostrador

Sábado, 16 de diciembre de 2017 Actualizado a las 17:26

Reseña literaria

Cultura - El Mostrador

Libro “Bolsas” de Diego Alfaro Palma: una crítica a la sociedad de consumo

por 18 junio, 2017

Libro “Bolsas” de Diego Alfaro Palma: una crítica a la sociedad de consumo
Radicado desde 2013 en la capital trasandina, con su libro “Tordo” (Editorial Cuneta, 2013), Alfaro Palma, escritor, traductor, librero, ganó el Premio Municipal de Poesía (2015) sorprendiendo a todo el mundo editorial chileno y también extranjero. Ahora nos trae su nuevo libro, “Bolsas”, publicación en modo plaquette que inaugura la colección de poesía A contrafibra de Hojas rudas.

Minimalista pero contingente, ecológica pero no pastoril, así podríamos caracterizar la poesía de Diego Alfaro Palma (Limache, 1983). Ya en “Tordo” se encuentran las huellas de un pensamiento poético-crítico que va más allá de una estructura específica, estética y literaria.Puesto que el autor de 34 años nos habla de árboles, ballenas, salmones, chercanes. Pero también de movimientos sociales, de viajes, de la problemática mapuche. Una mixtura. Casi como un collage. Una fauna y una flora al servicio del lenguaje, de la creación.

El hombre y la naturaleza, la política y la sociedad, parecieran ser tópicos recurrentes en su incipiente obra. Aún más. Si en “Tordo”, su primer libro con el cual ganó el premio que otorga la Municipalidad de Santiago (2015), utilizó la figura del pájaro protector en la cosmovisión mapuche, en “Bolsas” (Editorial Hojas rudas, 2017), busca adentrarse en una búsqueda mitológica, una posibilidad de resistencia y contrahegemonía.

Libro - objeto "Bolsas" de Diego Alfaro Palma

Estructurado en 14 textos (o bolsas), el libro-objeto de Alfaro Palma, cuyo diseño fue un Turkish Map Fold, aborda la cotidianidad de la vida urbana, desde el concepto de la bolsa. Así tal cual: la bolsa. La misma que ocupamos día a día, en el supermercado o la feria, para trasladar y depositar nuestros productos que luego serán consumidos para transformarse, finalmente, en desechos que se acumulan en vertederos. La bolsa, en este sentido, sería uno de los artefactos propios de la sociedad moderna, símbolo de la cultura del derroche, del consumo.

“Adheridos a productos culturales, como los libros, los envases plásticos y bolsas, entran en la mente de los consumidores a través del reflejo de la luz en sus superficies. En sólo instantes, las neuronas del sujeto sugieren conexiones tales como: limpieza, transparencia, orden y rigor. Esto conduce a las urnas, donde esas mismas palabras envuelven otras como genocidio, minimalismo, inversión extranjera y cárcel” (Bolsa #12).

Diego Alfaro Palma

Hay una tentativa de subversión. Incluso filosófica y no tan solo literaria. A través de la bolsa, Alfaro Palma busca hacernos reflexionar acerca del neoliberalismo, de la destrucción del planeta, siempre desde una mirada ecológica. Frente a un mundo hipertecnologizado, donde las barreras materiales se han desvanecido, y lo humano ha perdido su espesor histórico, todavía es posible resistir, humanizando nuestra propia humanidad desde la naturaleza. Lo natural, en la poética de Alfaro Palma, de pronto deja de ser aquel lugar bucólico propio del descanso y la contemplación, para constituir el espacio desde donde es posible articular un discurso crítico. La naturaleza, claro está, en su acepción activa y política, no como sustancia per se, sino como creación, poesis. Es lo que los antiguos griegos llamaban Aletheia.

De cierta forma esto plantea una tensión en la lógica cartesiana, donde la primacía de la acción se encuentra en el hombre en tanto sujeto racional, escindido del objeto-mundo. Aquel mundo que bajo la mirada metafísica se transforma en recurso, mercancía, susceptible de apropiación y explotación. Como dice Martin Heidegger: “La naturaleza se convierte en una única y gigantesca estación de servicio en fuente de energía para la técnica y la industria modernas”.

Volver al mundo para entender lo humano, significa también, siguiendo a Heidegger, recuperar el ser-siendo, de estar ahí-en movimiento, donde cobra sentido el principio de co-responsabilidad: el hombre no es solo dueño de su destino, como comúnmente se dice, sino que, por el contrario, es responsable del mundo que habita, porque es parte de este.

“La bolsa, estudiada recientemente por los herederos de Darwin, ha resultado ser un enigma biológico que transgrede las leyes morales de la naturaleza, ante todo por su longevidad. Hasta hoy no se poseen datos fehacientes de cuál es el tiempo de degradación de estos organismos. Lo que sí se sabe es que anidan en las cajas de supermercados y almacenes esperando su lugar en espacios habitados por seres humanos, desde donde inician su proyección alrededor del universo conocido” (Bolsa #3).

Entonces, “Bolsas” de Alfaro Palma supone un planteamiento radical: la superación de la mirada instrumental, metafísica, técnica, neoliberal, del mundo, un regreso a la vida, la sagrada comunión del ser uno y mismo con la naturaleza.

Se puede descargar el PDF del libro, en el siguiente link.

Francisco Marín Naitelli es Periodista y Magíster en Comunicación Política de la Universidad de Chile.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes

Plan Individual

Anual:
$90.000
Semestral:
$40.000
Trimestral:
$20.000
Mensual:
$10.000

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)