Miércoles, 7 de diciembre de 2016Actualizado a las 05:44

Manuel Cruzat Valdés presentará antecedentes ante TDLC

“Si el Estado da el amén a los industriales pesqueros será pésima señal para la libertad económica”

por 11 mayo 2010

  “Si el Estado da el amén a los industriales pesqueros será pésima señal para la libertad económica”
Las aguas están que hierven en el sector. El fin de las cuotas pesqueras en 2012 y la solicitud ante el Tribunal de la Libre Competencia de un operador “aparecido” para que se abran licitaciones, ha sacado ronchas. Algunos de los argumentos para mantener el actual sistema esgrimidos por los pesos pesados del sector -como Angelini y Sarquis- son el daño a las instalaciones causado por el terremoto y la ignorancia de posibles nuevos competidores. Declaraciones que para Cruzat van totalmente en contra del correcto funcionamiento del libre mercado.

Diciembre de 2012. Gran parte de la humanidad asocia esa fecha con el fin del mundo según los mayas. Los grandes pesqueros de Chile también la marcan en su agenda. Pero por razones muy distintas: ese año termina  la vigencia de la Ley de Límites Máximos de Captura, lo que a ojos de los industriales del sector podría significar un pequeño apocalipsis, pero para su negocio.

Por eso han impulsado un fuerte lobby para renovar los derechos de pesca adquiridos hace casi una década, y buscan ampliarlos al menos otros 10 años, ya que, aseguran, es la única forma de reconstruir una industria arrasada por el terremoto y maremoto del 27 de febrero pasado.

Pero no ha sido el único temblor que ha movido el piso del sector, controlado por una decena de empresas, entre las que se cuentan Corpesca, liderada por Roberto Angelini y Pesquera Itata, cuyo vicepresidente es el líder de la Asociación de Industriales Pesqueros (ASIPES), Rodrigo Sarquis.

A mediados de marzo,  la noruega Lota Protein realizó una consulta ante el Tribunal de la Libre Competencia (TDLC) con el fin de de impulsar un sistema de licitaciones de las cuotas de pesca, terminando así con la designación gratuita de estas.

Hoy los industriales sólo pagan la patente única pesquera, que se calcula en base al tamaño del registro de sus embarcaciones y que genera unos 30 millones de dólares anuales para el fisco.

" ¿Cuál es el problema? ¿Que mañana cualquier empresario que quiera explotar la riqueza del jurel en Chile no puede? Este país tiene un sistema económico abierto y competitivo. Así nació. Lo otro es desnaturalizarlo".

Si esto cambia, implicaría el ingreso de nuevos actores a un mercado que anualmente pesca 3 millones de toneladas y que genera ventas por US$ 800 millones. Lo que tiene seriamente preocupados a los grandes industriales, que han impulsado una dura batalla para impedir que se liciten las cuotas pesqueras y mantener las cosas tal como están.

Postura que para el economista Manuel Cruzat Valdés va en dirección contraria al modelo económico del país, porque “bajo este sistema no debería haber redistribución de riquezas en función de un interés de empresa versus otra. Es un sistema diseñado para fomentar la competencia”.

En el artículo “Todos Queremos ser Pescadores”, que publicó en su blog outsider.cl, Cruzat señala que para que Chile logre cifras per cápita similares a los países desarrollados, es necesario mejorar las políticas públicas en torno a la asignación más eficiente y competitiva de los recursos.

Para ello, según escribe, es fundamental “que el Estado no ceda bajo la presión de grupos de interés cuando sus intereses se mueven en contra de los de todo el país”. El sector pesquero y su historia de cuotas asignados discrecionalmente es sin duda uno de estos casos, debido a su ineficiencia, la injusta distribución de la riqueza que produce y además la señal negativa al resto de la economía cuando esto es aceptado sin ningún cuestionamiento”.

Según el economista, “si quiero ser empresario pesquero no quiero que me quiten por secretaría el derecho a serlo. Es muy dañino. Y si se le da el amén a este grupo de presión –que no es el único- ¿por qué no hacérselo al resto? La señal es muy mala. No puede ser que intereses del país queden en manos de grupos de interés. Cualesquiera éstos sean”.

-Algunos argumentos que han impulsado los industriales pesqueros, es que se debe ampliar el plazo porque las inversiones de la industria se vieron seriamente perjudicadas por el terremoto, y esto impulsaría la reconstrucción del sector.

-Esos argumentos no son válidos. Ellos tienen contratos que vencen el 2012 y esto lo saben hace 10 años, ya que se hizo pensando en una transición a un sistema competitivo. Es la existencia de la biomasa y la perfección del sistema bajo el que se explota lo que atrae las inversiones, no sus actores particulares. A la hora de los qiubos quieren hacer esta renovación por secretaría.

-El presidente de Corpesca, Roberto Angelini, dice que quienes hablan de licitación no entienden nada del tema, y su gerente general, Francisco Mujica, señala que las licitaciones podrían significar que un “aparecido” incursione en el rubro.

-¿Cuál es el problema? ¿Que mañana cualquier empresario que quiera explotar la riqueza del jurel en Chile no puede? Este país tiene un sistema económico abierto y competitivo. Así nació. Lo otro es desnaturalizarlo. Qué importa que sean nuevos. Nadie en su sano juicio invertirá en este negocio para perder plata. Entonces déjenlos.

-¿Lo sorprendió esta postura tan cerrada y lapidaria?

-Encuentro lamentables las declaraciones. Para un país que apostó por el libre mercado ese tipo de declaraciones no contribuyen mucho.

-¿Cuál es la fórmula que usted propone para licitar el sector?

-Lo fundamental es que se creen las condiciones necesarias para que ingresen nuevos actores de manera permanente. No lo van a hacer por una cuota a un muy breve plazo, porque no alcanzan a explotarla de manera rentable y sus obvios postulantes van a ser sólo los empresarios involucrados, con lo cual no se logra el objetivo competitivo.

El mayor plazo atrae a nuevos actores y es por eso que considero que un período razonable es de 20 años. Esto es equivalente al caso de las concesiones de carreteras.

Se debería impulsar una transición en que todos los años se licite el 5 por ciento de las cuotas globales y para agilizarla, un 25 por ciento en 5 cuotas de 5 por ciento el primer año. La primera cuota sería por 20 años, la segunda por 19, 18, 17 y 16. El segundo año todas esas cuotas serían de un año menos y de ahí vuelve a licitar una cuota del 5 por ciento global por otros 20 años. Y así sucesivamente, en 10 años se tendría el 70 por ciento licitado.

-¿Cuál es la lógica de ese sistema?

-El éxito de la licitación descansa en que sea efectivamente competitiva y si por alguna razón existe colusión, eso no solamente se llevaría al TDLC sino que la eventual sanción pasaría por la pérdida de cualquier cuota de captura individual de pesca que tengan los involucrados.

Esto además permite al fisco de Chile recaudar más recursos por explotación de pesca que la de hoy.

-¿De qué forma?

-Si se abre la industria a nuevos actores lo mínimo que se debería cobrar es lo que se paga hoy por las patentes ya otorgadas. Y los precios de las licitaciones serían válidos para todos los actores que aún no hayan licitado.

Esta fórmula de licitaciones lograría tres objetivos: la preservación eficiente de la biomasa pesquera en el tiempo, la entrada competitiva de nuevos actores y la extinción de rentas a favor de los actuales industriales pesqueros, recursos que serían capturados ahora por el fisco de Chile.

El aporte de Cruzat al TDLC

-¿Por qué ud. decidió involucrarse en este tema?

-Por dos razones. Primero, la señal al sistema económico es muy dañina.

Además, he participado personalmente en el desarrollo de centros de cultivos de salmones y no me gustaría que el mundo del salmón,  que está relacionado, siga el mismo curso reflejado en esta “cartelización” de la industria. Quiero que todo el mundo tenga derecho a operar en sistemas competitivos.

-¿Ha conversado con la gente de Lota Protein al respecto?

-Si. Hablé con ellos porque leí el documento que presentaron ante el TDLC y lo encontré excelente. Luego de eso me contacté con ellos para oír de primera fuente lo que buscaban. También me he contactado con otros actores.

-¿Se va a hacer parte del proceso ante el TDLC?

-Sí, mañana (hoy) ingreso el artículo que escribí como antecedente ante el Tribunal. Es necesario ver esta materia en el TDLC y también a nivel legislativo para llegar a un cuerpo legal compatible con el sistema económico que impera.


Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes