Domingo, 4 de diciembre de 2016Actualizado a las 11:32

Andrónico Luksic se juega por un canal con "misión" distinto al estilo Chilevisión

El sello que René Cortazar llevará a Canal 13

por 11 agosto 2010

El sello que René Cortazar llevará a Canal 13
Se espera que el ex ministro de Bachelet pueda repetir en su nuevo cargo la receta que convirtió a TVN en un canal ganador en sintonía y cifras cuando él estuvo al mando. Figura transversal de la clase política y empresarial, protagonizó uno de los episodios políticamente más tensos en la estación pública. Ahora, se le atribuye haber “favorecido” a los canales desde el ministerio durante la tramitación de la ley que regirá la televisión, la misma industria a la que regresa con honores.

Al cierre de su último año como Director Ejecutivo de TVN,  en 2000, la estación pública obtuvo utilidades por sobre los tres mil millones  de pesos. Y como se trataba de otra época, superaba por segundo año  a Canal 13 en el primer lugar de sintonía. Además, el canal público ostentaba casi un 40% de la inversión publicitaria total. Ese era René Cortázar: gasto ajustado, capacidad negociadora, nexos transversales, cuoteo de minutaje, capacidad de seguir las "Orientaciones Programáticas" de TVN sin naufragar.

A pesar de las cifras azules durante su gestión en TVN y el equilibrio programático, Cortázar se fue en medio de cuestionamientos y una crisis política al interior del canal.

Hay pocas dudas de que las cifras hayan sido uno de los  argumentos con más peso para nominar a René Cortázar como el Presidente del Directorio del nuevo Canal 13, cuyo socio mayoritario es desde la semana pasada  Andrónico Luksic.

Competirá con los amigos

“Me parece que junto con el de David Belmar, es un gran nombramiento. Cortázar supo manejar muy bien la dualidad que siempre hay en los canales, entre el gerente que cuida la caja y la gente de programación que siempre quiere gastar. Además pudo equilibrar de buena forma  lo masivo, con la programación que logró perfilar a TVN como un canal con identidad”, dice Juan Carlos Altamirano, ex gerente de programación de la señal en la época de Cortázar, quien estuvo al mando del área entre 1995 y 2000.

En 1999, TVN era el canal con más horas de programación nacional, correspondientes a un 68% de su parrilla. De esa época, son algunos de los emblemas de la TV “con contenido” como Los Patiperros,  El Mirador, y  proyectos como El Show de Los Libros y Cine Video (de la productora Nueva Imagen, que se fue a pique en la era de Daniel Fernández, cuando el ahora vicepresidente ejecutivo de HydroAisén cercenó la producción externa de contenidos).

“Cortázar sabe bien lo que significa un ‘canal con misión’ y aunque estuvo un poco alejado en el último tiempo, es una persona con experiencia. Siempre se podía discutir con él, nunca decía no, por principio”, afirma un productor que trabajó para TVN en esa época.

Desde el 13, Cortázar deberá competir con parte sustancial de su antiguo equipo en TVN, formado por Mario Conca y Jaime de Aguirre, hoy gerente general  y director ejecutivo de  Chilevisión, respectivamente.

Por cierto que las cifras no son la única razón para el aterrizaje de Cortázar en la estación de Inés Matte Urrejola. Es una persona muy transversal. A sus pasadas por el gabinete concertacionista como ministro de Trabajo (Aylwin) y  Transportes y Telecomunicaciones  (Bachelet) suma puestos en el directorio de empresas como D&S, Entel, Corpbanca y AES Gener. Además fue vicepresidente de Icare, el instituto que reúne a lo más granado del empresariado local. Conectado con los Piñera a través de Pablo, hermano del Presidente, militante DC y quien lo sucedió oficialmente al mando de TVN.

El fantasma de Informe Especial

No es primera vez que Cortázar suena para un cargo en la dirección de Canal 13. Ya ocurrió luego de la partida de Enrique García en 2005. Aunque su nombramiento no se concretó, el ex ministro fue asesor del Consejo que controlaba la estación católica.  “Por un lado su nombramiento es  saludable, en el sentido que es una persona muy transversal y un político concertacionista, algo que a lo que la universidad no se había atrevido. Pero por otro lado es un hombre muy religioso y en ese sentido sabrá cautelar los intereses del accionista minoritario” afirma Juan Carlos Altamirano.

Durante su mandato en TVN se escribieron las "Orientaciones Programáticas", especie de “código de ética” o "biblia" que rige a TVN hasta hoy. Del mismo modo instauró el cronómetro en las notas políticas en campañas electorales para que todos los candidatis tuvieran el mismo minutaje.

Su estadía en la industria de la TV no  ha sido la única experiencia que Cortázar ha tenido en medios. Luego de  su salida desde  TVN, fue asesor comercial de El Mercurio.

Y a  pesar de las cifras azules  durante su gestión y el equilibrio programático  al que alude Juan Carlos Altamirano, Cortázar se fue en medio de severos cuestionamientos y una crisis política al interior del canal.

En noviembre de 2000 un capítulo de Informe Especial detallaba las operaciones de la CIA en Chile durante el gobierno de Salvador Allende, dedicándole un bloque completo a la colaboración de la agencia estadounidense con el diario El Mercurio. Cortázar, a pedido de los directores de derecha de TVN, solicitó cambios en el capítulo donde según él, Chile quedaba como una “marioneta” del servicio de inteligencia norteamericano. Pero Jaime Moreno Laval, (DC) director de prensa de entonces, no los hizo y Cortázar, que lo había nombrado, le pidió la renuncia. Pero el periodista no aceptó y en el directorio Cortázar no tuvo los votos para removerlo gracias a la abstención de Francisco Frei, quien aún es director de TVN y por lo mismo debió renunciar.

¿Conflicto de interés?

Pero ese episodio fue la culminación de la tirantez que venía desde antes, cuando Cortázar decidió regular cronómetro en mano la cobertura a los candidatos presidenciales de la campaña de 1999, Ricardo Lagos y Joaquín Lavín. El “laguismo duro” representado hasta que las relaciones se rompieron, por Carlos Ominami junto con el bloque PS-PPD, se indignó acusándolo de “derechizar el canal y comenzaron una ofensiva a través de papers y declaraciones en la prensa.

Desde ese tiempo que Manuela Gumucio, mujer de Ominami es su adversaria declarada, a través del observatorio de medios Fucatel . Para ella el nombramiento de Cortázar en el 13 es de primera “escandaloso” y “poco elegante”, teniendo en cuenta  que Cortázar como ministro  estuvo a cargo del trámite de la ley de Televisión Digital actualmente  en el Congreso y según ella  “impuso sus puntos de vista en el Gobierno anterior, impidiendo que se tocaran las concesiones indefinidas que son un privilegio inexistente en el mundo entero; se negó a  corregir la aberración que significa que las concesiones se otorguen por la sola  aprobación de un informe técnico, en circunstancias que  en Chile para cualquier otra concesión se vela por el  interés público que prestarán”

Según Gumucio el nuevo Presidente de Canal 13 en su posición de ministro tenía conflictos de interés ya que fue Presidente de Anatel y estuvo en el directorio de Entel. A riesgo de sonar más papista que el Papa, y como si no viviera en Chile,  la periodista dice que Cortazar no debería   asumir en su nuevo cargo.

“En todos los países decentes se regulan los conflictos de intereses. En  España existen normas que impiden que un regulador pueda ocupar un cargo de responsabilidad en el sector regulado hasta dos años después del fin de su cargo. Lo que está ocurriendo con Canal 13 y Chilevisión  es  la prueba palpable que hay que corregir el procedimiento de adjudicación; se está desviando el objeto inicial de la concesión. Estoy segura que el Senado  corregirá la ley presentada por Cortázar, con el concurso de muchos DC”.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes