Domingo, 11 de diciembre de 2016Actualizado a las 10:33

Cuba autorizará el trabajo privado en 178 actividades económicas

por 24 septiembre 2010

Cuba autorizará el trabajo privado en 178 actividades económicas
A través del diario Granma, los cubanos conocieron este viernes el listado de actividades "cuentapropistas" para las que se podrá pedir licencia a partir de octubre, pero solo siete son nuevas, entre ellas, contables, profesores particulares, trabajadores agrícolas eventuales e incluso cuidadores de baños públicos y parques.

El gobierno de Raúl Castro permitirá el empleo privado en 178 actividades y también la contratación de asalariados en 83 de ellas así como el arrendamiento de viviendas por parte de particulares, dentro de su plan para ampliar el trabajo por cuenta propia cuyos primeros detalles fueron divulgados este viernes.

A través del diario Granma, los cubanos conocieron el listado de actividades "cuentapropistas" para las que se podrá pedir licencia a partir de octubre, pero sólo siete son nuevas, entre ellas, contables, profesores particulares, trabajadores agrícolas eventuales e incluso cuidadores de baños públicos y parques.

El resto son oficios que estaban ya permitidos para el trabajo independiente o bien se ejercían así en la práctica sin contar con la autorización del Estado, de manera que ahora quedarán "legalizados".

Dentro de este último grupo (29 actividades) figuran elaboradores y vendedores de alimentos, masajistas, instructor de prácticas deportivas (con excepción de artes marciales), canteros, aserradores, fabricante-vendedor de coronas y flores e incluso hojalateros.

Otro aspecto en la flexibilización del "cuentapropismo" es la posibilidad de que los cubanos, incluidos los que tienen autorización para vivir en el extranjero, puedan arrendar por su cuenta viviendas o habitaciones en pesos convertibles (equivalente al dólar).

En el variopinto abanico de oficios y actividades que se podrán ejercer de forma privada, hay 83 casos en los que se permitirá la contratación laboral entre particulares.

Se introduce además una novedad respecto a las famosas "paladares" (restaurantes privados en su origen caseros): podrán dar servicio a un máximo de 20 clientes en lugar de los doce autorizados hasta ahora y también comercializar productos "prohibidos" como mariscos o carne de res, que en muchos casos ya se ofrecían "fuera de carta".

El trabajo por cuenta propia y las pequeñas empresas que resulten del mismo estarán sujetos a un régimen tributario específico que obligará a pagar impuestos sobre los ingresos personales, las ventas, los servicios públicos y la contratación de trabajadores. También se deberá tributar a la Seguridad Social.

En cuanto a los suministros, el vicepresidente cubano y titular de Economía, Marino Murillo, reconoce en Granma que no se podrá establecer, al menos en los próximos años, un mercado de abastecimiento a estas actividades a precios mayoristas.

Lo que sí está analizando el gobierno con el Banco Central de Cuba es hacer viable la concesión de créditos bancarios para que las actividades privadas puedan arrancar.

La ampliación del "cuentapropismo" es una de las medidas anunciadas por el presidente Raúl Castro para "actualizar" el modelo económico socialista de Cuba con el fin de hacer frente a la profunda crisis económica que arrastra el país.

Lo que en la práctica es una apertura a la iniciativa privada pretende además ser una alternativa a parte de los 500.000 empleados estatales que serán despedidos en los próximos seis meses dentro del proceso para reducir las infladas plantillas públicas del país.

La previsión es que unos 250.000 se incorporen al trabajo por cuenta propia el próximo año.

En las calles de La Habana, los detalles del plan sobre el "cuentapropismo" volvieron a reavivar los comentarios, debates y dudas sobre cómo se llevará a cabo este proceso y sobre su eficacia.

En las mismas páginas de Granma, un lector llamaba hoy la atención en la sección "Cartas a la dirección" sobre el hecho de que todas las opciones que se están legalizando "existían ya desde antes y la gran diferencia es que ahora contarán con un marco legal para seguir actuando".

"Me resulta, empero, difícil de creer que este mercado podrá -además de mantener a quienes ya se dedican a él- absorber un millón y medio de trabajadores más", escribe este lector, quien se declara partidario de la pequeña y mediana empresa privada como forma de abrir un campo económico mucho más amplio.

En la céntrica calle San Rafael de La Habana, un joven "cuentapropista" reparador de relojes expresó a Efe su temor de que las nuevas medidas provoquen diferencias sociales aunque al mismo se mostró dispuesto a ampliar su negocio si logra el dinero suficiente para hacerlo.

Por su parte, el economista disidente Óscar Espinosa calificó de positiva la flexibilización del trabajo por cuenta propia aunque opina que todavía planean muchas incertidumbres.

En declaraciones a Efe, Espinosa consideró que la indefinición del sistema de impuestos anunciado para este sector combinado con la imposibilidad de crear un mercado de suministros con precios mayoristas constituye uno de los principales obstáculos para este proceso.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes