Jueves, 8 de diciembre de 2016Actualizado a las 22:18

Frustrada fusión con Falabella

La incómoda espera de Hans Eben, el negociador de D&S que quedó fuera del acuerdo con la Fiscalía

por 14 febrero 2011

La incómoda espera de Hans Eben, el negociador de D&S que quedó fuera del acuerdo con la Fiscalía
Es el único que no ha sido formalizado y esta semana su abogado pedirá su sobreseimiento, pues asegura que la fiscalía no posee pruebas. Por no asistir al directorio de una empresa y haber hablado telefónicamente con uno de sus dueños, fue acusado de revelar información privilegiada. La otra arista pendiente es la María Luisa Solari y Marcel Zarour, quienes se autoexcluyeron del acuerdo y cuya defensa solicitó que su tío Reinaldo Solari preste declaraciones ante la Bridec.

Hans Eben fue el único que no participó en la negociación del acuerdo con la Fiscalía Centro Norte. Y el único que no ha sido formalizado. Imputado por revelar información privilegiada como director de D&S en la fusión con Falabella, está a la espera de la decisión de Ximena Chong, la fiscal especializada en delitos económicos que lleva adelante la investigación.

“Lamentablemente se toman decisiones respecto de los demás y todos se preguntan qué pasa con Hans”, sostiene su abogado Ángel Valencia, del estudio Espina, Zepeda & Acosta. El lunes pasado cinco de los siete formalizados por uso y revelación de información privilegiada pusieron fin a un proceso que impactó al mundo empresarial. Por el tenor de los hechos, el número de involucrados y porque la mayoría tiene una gran situación económica.

A cambio de firmar una vez al mes, informar el domicilio y hacer una donación a instituciones benéficas por un total de $44 millones, Vicente Aresti, su sobrino Eugenio Eben Aresti (sobrino también de Hans Eben) y su yerno Alejandro Irarrázaval así como la periodista Ana María Laguna, quien asesoraba comunicacionalmente, a través de Extend, a D&S en la operación, y su ex marido Peter Studer, lograron suspender el proceso penal. No reconocieron su participación en los hechos y no quedará registro en sus hojas de antecedentes. Si durante un año cumplen con los requisitos pactados tendrán la opción de ser sobreseídos.

Una sanción que el abogado Francisco Pfeffer, quien representó a la Superintendencia de Valores y Seguros, considera irrisoria. “Uno queda con la sensación de que es poco el castigo. Se trata del delito más grave de la ley de mercado de valores (el uso de información privilegiada) y, en ese contexto, la única molestia que reciben los imputados es ir a firmar”, señaló a El Mercurio. A juicio de otros abogados constituye un éxito para la Fiscalía, pues aseguran que habría sido imposible acreditar los delitos con pruebas contundentes.

Dos de los formalizados, María Luisa Solari y su pareja Marcel Zarour, rechazaron la alternativa de acuerdo y no se presentaron a la audiencia el lunes pasado. Su abogado Hugo Rivera, quien tomó el caso hace un mes y medio, optó por seguir otra estrategia judicial.

Solari es dueña del 12,5% de Falabella -valorizado en US$ 3 mil millones- un 10% de la Clínica Las Condes, otro 10% de Cruzados S.A además del 10% de explosivos Enaex. Junto a sus hermanas María Teresa y María Luisa son las mujeres con mayor fortuna en Chile.

El hombre de las relaciones

Al momento de estallar el caso, el 17 de julio de 2008, cuando la SVS sancionó con multas a los ocho involucrados, Eben era el de mayor perfil público. El que más y mejor se movía entre el empresariado. Había logrado acumular 12 directorios de empresas en su currículum. Experto en marketing y miembro de Icare, entidad de la que fue también presidente, era un conferencista habitual que destacaba por sus exposiciones matizadas con sentido del humor e ironía y en las que hacía gala de su experiencia internacional.

La otra arista pendiente es la de la pareja Solari-Zarour. El 25 de abril deberán concurrir a la audiencia en el Séptimo Juzgado de Garantía. Ella está formalizada por revelar información privilegiada y él por utilizarla en su beneficio.

Cuando egresó de ingeniería comercial en la Universidad de Chile, consiguió una práctica pagada en Gillette. Se suponía que serían tres meses en la ciudad de Boston, pero terminó quedándose 30 años. Fue destinado a Guatemala y Jamaica con la misión de abrir filiales en Centroamérica y el Caribe. Fue gerente general de la multinacional en Chile y, más tarde, enviado a ordenar la compañía en México. Concluida la tarea pensó renunciar, pero cuando se lo informó a Gillette le hicieron una oferta irrechazable: ser gerente general de Latinoamérica con asiento en Chile. Ocupó el cargo entre 1981 y 1996, pero antes de jubilar, a los 55 años, planificó su futuro. Sería un director de empresas.

Se rodeó de un reluciente círculo de ejecutivos. Compró dos pisos en un edificio en el barrio El Golf e invitó a compartir oficina en comunidad de techo a hombres de gran trayectoria como Vittorio Corbo, quien fue presidente del Banco Central y compañero suyo en la Chile, Canio Corbo, Ernesto Tironi, Giorgio Maschietto, ex cabeza de Lever en Chile, Andrés Sanfuentes, ex presidente del BancoEstado, el empresario arrocero Vicente Aresti y Mauricio Larraín, presidente del Banco Santander.

Es de los que jamás olvida un nombre, pregunta por la familia y se acuerda de las anécdotas que le han contado. Sus habilidades sociales y profesionales, sumadas a sus redes, lo llevaron a integrar directorios de grandes empresas: Lan, Banco Santander, Ultramar –la naviera de los hermanos Wolf y Sven Con Appen- Telefónica. Siempre por un conocido de aquí y de allá.

Cuando la SVS hizo estallar la bomba, tenía a D&S y Tucapel que, a la postre, le causarían un daño que, aunque sea declarado inocente, es irreversible. Sin embargo, de todos los involucrados es el que mayor respaldo público ha recibido de sus pares. Sven Von Appen, que le hace el quite a los medios, envió una carta al director calificando la sanción como “sumamente injusta”. El año pasado la Facultad de Economía de la U. de Chile lo premió por su trayectoria gerencial.

Los llamados de la discordia

Su inasistencia a la reunión de directorio de Tucapel, el 10 de mayo de 2007, fue el punto de partida. Allí se trataría una materia de suma importancia: la fusión con la argentina Molinos Río de la Plata. “El día anterior avisa que no puede ir a través de su secretaria. Al día siguiente Aresti lo llama molesto, pero antes de comunicarse con él, Alejandro Irarrázaval (yerno de Aresti) llama a Corpbanca para saber cuánto dispone en su línea de crédito para comprar acciones y también pregunta por la de Vicente Aresti. Este último lo llama por segunda vez y durante la conversación su yerno da la orden de compra”, explica el abogado Ángel Valencia, defensor de Eben. Su cliente y Aresti coinciden en que jamás tocaron el tema de la fusión de D&S y Falabella.

En ese momento Eben negociaba por D&S y por Falabella el actual Canciller, Alfredo Moreno, quien contaba con plena autonomía. Eben no daba un paso sin consultar a los hermanos Ibáñez, dueños de la cadena de supermercados, lo que para muchos refleja un su estilo complaciente con las cabezas de las empresas de las cuales fue director.

Cuando la SVS comunicó las sanciones, Nicolás Ibáñez apoyó la actuación del organismo. Le quitó el piso y aunque Felipe Ibáñez estaba de su parte, Eben tuvo que renunciar a D&S.

Sobrina pide que Reinaldo Solari declare en la Bridec

“Después de tres años de investigación, las evidencias recopiladas en la investigación indican que no ha cometido ningún delito. La fiscalía estimó que no hay antecedentes para formalizarlo como al resto. Estamos esperando que llegue la fiscal Ximena Chong mañana para solicitar el sobreseimiento definitivo”, afirma el  abogado de Eben, quien está de vacaciones en Pucón. Antes fue a Zapallar, el mismo balneario donde veranea Vicente Aresti. Nunca fueron amigos –llegó a Tucapel por Aresti padre- y después de lo ocurrido, Eben se indignó y cortó relaciones.

La otra arista pendiente es la de la pareja Solari-Zarour. El 25 de abril deberán concurrir a la audiencia en el Séptimo Juzgado de Garantía. Ella está formalizada por revelar información privilegiada y él por utilizarla en su beneficio. “Después de revisar la carpeta de investigación solicitamos una diligencia a la Bridec”, explica el abogado Hugo Rivera. Se trata de tomar nuevamente declaraciones a Reinaldo Solari, tío de María Luisa y ex presidente de Falabella. Lo que se persigue es determinar la hora exacta en que Reinaldo Solari se presentó en la casa de María Luisa Solari, el día anterior al anuncio de fusión, para solicitarle su firma, ya que debía aprobarla como accionista de Falabella. Ese mismo día, antes de viajar al extranjero, Zarour dio la orden de comprar acciones de D&S.

Las multas de la Super

Las multas aplicadas por la SVS, que se encuentran apeladas, fueron las siguientes: Vicente Aresti (US$ 3,3 millones), Alejandro Irarrázaval (US$ 792 mil), Marcel Zarour (US$ 236 mil), Eugenio Eben (US$ 90 mil), María Luisa Solari (US$ 41 mil), Peter Studer (US$ 23 mil), Hans Eben (US$ 16 mil), Ana María Laguna (US$ 4 mil).

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes