Miércoles, 7 de diciembre de 2016Actualizado a las 13:08

Se estima un crecimiento a un ritmo del 15 por ciento anual

China celebra 10 años en la OMC alzada como gran esperanza ante la crisis europea

por 11 diciembre 2011

China celebra 10 años en la OMC alzada como gran esperanza ante la crisis europea
El líder asiático insistió en que la comunidad internacional -especialmente sus principales socios comerciales, EEUU y la UE- debe darle el deseado estatus de economía de mercado y relajar las restricciones en la exportación de alta tecnología al país, agregando que "fue un hito en el proceso de reforma y apertura" del régimen comunista, iniciando "una nueva etapa histórica" para este gran país.

China, que en una década pasó del sexto al segundo puesto de las economías mundiales, celebró este domingo el décimo aniversario de su ingreso en la Organización Mundial del Comercio (OMC) con promesas de liberalización para ayudar a la maltrecha economía mundial, pero también pidiendo contrapartidas a Occidente.

El director general de la OMC, Pascal Lamy, y el presidente chino, Hu Jintao, encabezaron la ceremonia conmemorativa en el Gran Palacio del Pueblo, que el primero aprovechó para pedir a Pekín más madurez en los conflictos comerciales internacionales y el segundo para pedir pleno reconocimiento de China como economía de mercado.

Lamy, quien señaló que China debe impulsar su economía para que dependa más del consumo interno y menos de sus exportaciones, dijo que tras 10 años es el momento para que el país asiático contribuya más en cuestiones como la regulación comercial internacional, y se consagre como "un miembro clave de la familia de la OMC".

Hu, por su parte, insistió en que la comunidad internacional -especialmente sus principales socios comerciales, EEUU y la UE- debe dar a China el deseado estatus de economía de mercado y relajar las restricciones en la exportación de alta tecnología al país.

El mandatario subrayó que la entrada en la OMC de China "fue un hito en el proceso de reforma y apertura" del régimen comunista, iniciando "una nueva etapa histórica" para la potencia asiática.

Destacó que China continuará la liberalización de su comercio iniciada desde el ingreso en la OMC, y predijo que las importaciones chinas superarán los 8 billones de dólares en los próximos cinco años (el pasado año ascendieron a 1,39 billones), frente a la reputación de que el país es meramente exportador.

También vaticinó, tras las peticiones de Lamy, que el consumo interno del país crecerá a un ritmo del 15 por ciento anual y podría llegar a los 5,05 billones de dólares en 2015.

China ingresó en la Organización Mundial del Comercio el 11 de diciembre de 2001, el mismo día que Taiwán, tras un arduo proceso de 15 años de negociaciones, uno de los más largos que un país ha tenido que superar para entrar en el organismo.

El ingreso supuso la incorporación de la economía de China, el mayor mercado del mundo, a las reglas del comercio internacional, aunque de una forma progresiva y que aún no ha terminado plenamente en muchos sectores sobreprotegidos por Pekín (banca, energía...).

En el tiempo transcurrido, China se ha convertido en el mayor exportador mundial y el segundo importador, y su comercio exterior ha pasado de los 509.000 millones de dólares en 2001 a 2,97 billones en 2010.

La OMC "dio a China un acceso más transparente, seguro y predecible al mercado mundial, y al mismo tiempo el país se ha convertido en una importante parte de la economía del planeta, brindando enormes oportunidades a otros miembros", analizaba recientemente el diario oficial "China Daily".

Para ello han sido cruciales medidas como la reducción de tarifas a las importaciones, que eran como media del 15 por ciento antes del ingreso en la OMC y ahora del 9,5 por cien.

Los diez años han sido testigos, por ejemplo, de la creación por parte de China y los países del sureste asiático (ASEAN) de la mayor zona de libre comercio del mundo, o de la firma de tratados de libre comercio entre Pekín y Chile, Perú, Costa Rica, Pakistán, Singapur, Nueva Zelanda y Taiwán.

Mientras, en estos 10 años el PIB chino ha ido progresivamente adelantando a los de Francia, Reino Unido y Alemania, un proceso que ha ido acompañado de una progresiva internacionalización de su imagen (JJOO de Pekín 2008, Expo Universal de Shanghái 2010...).

El ascenso comercial no ha estado exento de tensiones, sobre todo con sus principales socios, EEUU y la UE, por cuestiones como la tasa de cambio del yuan (artificialmente baja según Washington y Bruselas), escándalos sanitarios en productos "made in China" o la vieja cuestión de la violación de derechos de autor, aún poco protegidos en el país.

La década de membresía en la OMC ha culminado en 2011 con una China asumiendo un papel impensable a principios de siglo: al haber capeado con autoridad la crisis financiera de 2008, Pekín se ha convertido en el mayor acreedor de EEUU y en una de las "tablas de salvación" a las que se aferra Bruselas para que coopere en la solución de la crisis de deuda soberana.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes