Martes, 6 de diciembre de 2016Actualizado a las 11:12

La OPEP se juega su credibilidad en la reunión del miércoles en Viena

por 11 diciembre 2011

La OPEP se juega su credibilidad en la reunión del miércoles en Viena
El grupo de doce países quedó dividido en dos bloques: uno liderado por Arabia Saudí, que propugnó un aumento de los suministros petroleros para compensar el corte de las exportaciones de Libia, y otro, encabezado por Irán y Venezuela, tajantemente contrario a aumentar la cuota de producción conjunta, fijada en 24,8 millones de barriles diarios (mbd) desde el 1 de enero de 2009.

El sector petrolero espera que la OPEP supere sus divisiones internas y alcance un acuerdo sobre el nivel de su oferta de crudo el próximo miércoles en Viena, pues su credibilidad está en juego tras su última conferencia, según diversos analistas.

"Todos coinciden en que hay una necesidad de algún tipo de acuerdo en esta reunión", dijo Bill Farren-Price, de la consultora británica Petroleum Policy Inteligence (PPI).

El experto se refirió al resultado de la reunión que la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) celebró el 8 de junio pasado en Viena, la primera en más de 16 años que concluyó sin acuerdo y sin un comunicado conjunto.

El grupo de doce países quedó dividido en dos bloques: uno liderado por Arabia Saudí, que propugnó un aumento de los suministros petroleros para compensar el corte de las exportaciones de Libia, y otro, encabezado por Irán y Venezuela, tajantemente contrario a aumentar la cuota de producción conjunta, fijada en 24,8 millones de barriles diarios (mbd) desde el 1 de enero de 2009.

Al salir del encuentro, el ministro saudí de Petróleo, Ali I. Naimi, declaró entonces a la prensa que la reunión fue "una de las peores", y para David Wech, de la asesora vienesa JBC Energy, "el desacuerdo tan evidente ha sido algo inusual".

Un resultado similar en esta segunda y última conferencia del año "socavaría la credibilidad" de la OPEP, subrayó por su parte Farren-Price, y consideró "probable" un pacto para establecer una nueva meta de producción en torno a los 30 mbd.

El nuevo tope estaría así "en línea con la demanda de la OPEP", es decir, el volumen de barriles que el mundo requiere de los países miembros, según los cálculos de la organización, cuyo secretariado publicará esas estimaciones actualizadas en su informe mensual el martes, la víspera de la reunión.

Ehsan Ul-Haq, de la británica KBC Energy Economics, se muestra más escéptico sobre un cambio de la cuota oficial, aunque también espera un compromiso que envíe el mensaje de que la OPEP mantendrá el nivel actual de producción, es decir, unos 30 mbd, claramente superior a la cuota vigente, pactada a fines de 2008 cuando los "petroprecios" habían caído a menos de 40 dólares/barril.

"La situación del mercado entonces era muy diferente a la de ahora", no sólo por los precios del crudo, que cerrarán 2011 con un promedio anual récord, superior a los 100 dólares en el caso del Brent y del barril referencial de la OPEP, sino también por las previsiones del consumo petrolero.

En la segunda mitad de 2008 y en 2009 hubo un retroceso de la demanda mundial de crudo, que ahora está en aumento, si bien los pronósticos son de incrementos moderados.

"En la última reunión hubo problemas entre Irán y Arabia Saudí, pero recientemente los iraníes han señalizado que, si bien favorecería una menor producción, quieren ahora un compromiso", y "Naimi ha dicho que el mercado está estable, y eso implicaría que quiere mantener el nivel actual de producción", destacó Ul-Haq.

"Naturalmente sería razonable adaptar la cuota a las realidades actuales", comentó Wech.

Pero en este contexto, una de las claves del acuerdo será el retorno de los barriles libios al mercado.

El ministro de Petróleo de Irán, Rostam Qasemi, quien presidirá la 160 conferencia ministerial del próximo día 14, consideró hoy que los países que elevaron su bombeo para compensar el corte de las exportaciones libias "deben volver a sus niveles originales", según informó la agencia oficial petrolera iraní, Shana.

Los cálculos de PPI cifran en unos 900.000 bd la producción actual de Libia, y los de KBC, en 850.000 bd. La Agencia Internacional de Energía (AIE) espera que el próximo año el país vuelva al nivel de 1,6 mbd que tenía antes del estallido de la guerra civil que llevó al fin del régimen de Muamar al Gadafi.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes