¿Es posible un “corralito” financiero en España? - El Mostrador

Sábado, 10 de diciembre de 2016Actualizado a las 17:10

¿Es posible un "corralito" financiero en España?

por 16 diciembre 2011

BBC Mundo
¿Es posible un
Ciertos paralelos entre la economía española y la Argentina de fines de los años 90 lleva a algunos a temer la posibilidad de restricciones bancarias como las que vivió el país sudamericano.

El fantasma del "corralito" financiero planea desde hace años la economía española pero, y aunque la posibilidad sigue siendo remota, el nivel de endeudamiento del país y los rumores de una regresión hacia la peseta con su consiguiente devaluación hacen recordar a algunos los momentos vividos hace justo una década en Argentina.

Tras un programa de ajustes estructurales para sanear las finanzas argentinas y cancelar la deuda externa que acabó con la convertibilidad fija del peso-dólar y devaluó la moneda nacional, en diciembre de 2001 el gobierno de Fernando de la Rúa restringió el libre acceso y la retirada del dinero de los bancos y cajas de ahorros en lo que se denominó popularmente como el "corralito".

La limitación de liquidez en la calle paralizó el comercio, las cadenas de pago y ahogó la economía argentina durante un año.

Estos días, algunos de los principales titulares españoles, como El País o El Mundo, recuerdan la efemérides relacionándola con la situación española y sopesando si en el país pudiera suceder lo mismo.

Paralelismos

"La experiencia argentina te hace pensar que cualquier cosa puede ocurrir, tampoco se esperaba la crisis y mira ahora" señala Laura Marín, socióloga de 30 años que acababa de migrar a España cuando tuvo lugar el corralito en su Argentina natal.

"Al llegar tuve una sensación de déjàvu, ese vivir a punta de crédito y préstamo y consumir hasta morir… tenía la sensación que esto no era muy sostenible".

La situación actual de España presenta ciertos paralelismos con la de la Argentina de finales de los noventa: el nivel de endeudamiento estatal, las altas cifras de desempleo, incluso en los sectores públicos, la concentración de la economía en torno a pocos sectores que hace más difícil la absorción del paro y la presión financiera internacional que eleva los intereses de forma que cada vez es más difícil pagar la deuda.

En una pequeña localidad catalana de apenas 4.376 habitantes, los vecinos del municipio, que son en su mayoría agricultores y pensionistas jubilados, están teniendo su pequeño corralito tras el colapso de la sección de crédito de su cooperativa local.

Los administradores ha elaborado una hoja de ruta junto al gobierno regional y aseguran que la situación aún tardará unas semanas en volver a su cauce.

La sección de crédito no poseía personalidad jurídica independiente de la cooperativa por lo que no estaba respaldada supervisada por el Banco de España y sus activos no están garantizados por el Fondo de Garantía de Depósitos, como recoge El País en su análisis.

A gran escala

Las hipótesis de un corralito español a gran escala se barajan vinculadas al fin del euro y la vuelta a la peseta, que depreciaría la moneda en un 35,5% (según el análisis de la consultora financiera Nomura) y podría crear una situación de alarma que llevara a la gente a sacar el dinero de sus cuentas para invertirlo en lugares más seguros.

La posibilidad, aunque remota, existe al encontrarse estancada la economía española, lo que genera desconfianza y un aumento en el precio de la deuda.

El economista del prestigioso IESE Business school, Antonio Argandoña, resume en su blog que, ante la pregunta de si es es posible un corralito en España, su respuesta ha sido siempre no.

Sin embargo, matiza, "sigo pensando que es la respuesta correcta si lo que me preguntan es si es previsible una crisis financiera interna tan grave como la de Argentina en 2001, cuando la gente no podía retirar su dinero de los bancos y todo el sistema financiero se quedó bloqueado.

Pero si la pregunta es si puede ocurrir, es decir, si no es física o metafísicamente imposible, la respuesta es, desde luego, que sí"

Según Carlos Heras, de la consultora financiera Aspain 11, "una útil y organizada consolidación fiscal y flexibilizando el mercado laboral, además de reestructurar nuestra deuda a tiempo si fuese necesario, nos ayudaría a conseguir el mismo efecto en la economía real que una devaluación y sin riesgo inflacionista".

Desde septiembre del 2009, los griegos han sacado de sus bancos cerca de 23.000 millones de euros, lo que supone el 23% del total del dinero que tenían depositado. En septiembre de este año, la cifra de retirada por parte de particulares alcanzó la cifra récord de 5.500 millones de euros.

En España no se disponen de datos similares pero, aunque el 40,5% de las familias españolas afirma "llegar justa" a final de mes y el nivel de endeudamiento continúa siendo grande (a pesar de encontrarse en el nivel más bajo desde 1997 con 874.557 millones de euros), el país no podría respaldar una retirada masiva de capitales.

Sin embargo, con todos sus problemas, España se encuentra bien cubierta bajo el paraguas de la eurozona y del Banco Europeo que, con todas sus debilidades, da flexibilidad a la moneda única europea y estabilidad a las exportaciones comerciales aunque sea entre los países miembros, según los analistas. España no caería la primera ni caería sola.

Además, el Congreso de los Diputados aprobó este lunes la creación de un Fondo de Garantía de Depósitos de Entidades de Crédito para asegurar pérdidas sobrevenidas que pudieran producirse en el sector financiero, y que éstas no vuelvan a salir de las arcas públicas.

¿A la argentina?

España está llevando a cabo una política de recortes y austeridad que se prevé que endurezca aún más cuando el nuevo gobierno del Partido Popular asuma el control del país.

Sin embargo, algunos expertos como el mismísimo premio Nobel de Economía Joseph Stiglitz apuestan por una salida de crisis "a la argentina" apostando primero por el empleo para después pagar la deuda para así evitar la reducción del estado de bienestar y el aumento de las desigualdades sociales.

El periodista del diario económico Cinco Días, Nuño Rodrigo, recoge en su blog que la experiencia argentina "está muy desvirtuada por el corralito" y que "la pesificación no fue mala para el país, al contrario, pero el corralito, no poder sacar el dinero del banco, fue muy duro".

Desde el Observatorio Hispano Argentino de Madrid, Enrique Brocel, señala que "España está apostando por unas medidas totalmente opuestas a las que en su día adoptó Argentina. Argentina está creciendo porque dejó de tener imposiciones del FMI, incrementó el consumo interno, subvencionó a los jóvenes.

"Si concurre este escenario recesivo y de desesperanza, las autoridades se darán cuenta, como lo hicieron sus homólogas argentinas, de que hubiese sido mejor una reestructuración de la deuda pública a tiempo", apunta Heras.

Por si acaso, si regresa la peseta, siempre queda recurrir a las monedas de recuerdo o buscar en abrigos de antes de 2002. Según el Banco de España, aún se conservan un total de 1.708 millones de euros en pesetas sin canjear, el equivalente a 284.187 millones de pesetas.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes