lunes, 22 de octubre de 2018 Actualizado a las 18:48

Comienza la cuenta regresiva para SMU

por 1 agosto, 2013

Comienza la cuenta regresiva para SMU
Banco BICE, de los Matte y representante de bonistas, le dio hasta el lunes para que cite a junta de tenedores de bonos por incumplimiento de “covenants”. El jueves 8 es la junta de accionistas clave.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

La firma presentó errores de contabilización de arriendos en sus estados financieros y terminó incumpliendo las exigencias que le pusieron sus acreedores. Por eso, el empresario y sus socios van a poner dinero fresco que ayude solucionar la crisis.

Pero los tiempos se acaban y como ocurre con las personas de la tercera edad, SMU deberá hacer esfuerzos por pasar agosto. El lunes último, el banco BICE, controlado por la familia Matte y que representa a los bonistas de SMU, puso presión a Saieh, informando a SMU que tiene hasta el próximo lunes 5 de agosto como plazo para informar la fecha en que citará a una junta de tenedores de bonos donde SMU dé a conocer la propuesta con la que se pretende superar el incumplimiento de los covenants reconocido por la compañía hace tres semanas.

El 11 de julio pasado SMU informó que detectó un error en la contabilización de diversos arriendos, los cuales son deudas de la compañía y que representan un 40 % de sus pasivos financieros.

La equivocación provocó ajustes en distintos indicadores contables, lo que llevó a que sus niveles de endeudamiento financiero neto y cobertura de gastos financieros, superaran lo establecido en los contratos de bonos, activando las alarmas en BICE.

Primero el banco pidió a SMU que informara una solución al tema, a lo cual SMU señaló por carta del 19 de julio pasado que prepararía una propuesta en los siguientes 90 días establecidos en los contratos.

Pero esta semana BICE apuró la marcha. Según el documento enviado el martes pasado a la Superintendencia de Valores y Seguros (SVS) por Alberto Schilling, gerente general de BICE, la entidad hizo llegar el lunes a SMU una misiva donde le dice que "que en caso de no recibir una respuesta satisfactoria de su parte antes del 5 de agosto, el Banco BICE procederá a citar a una junta de tenedores de bonos durante agosto". El total de deudas en bonos de SMU supera los US$ 700 millones a marzo de 2013.

Tres días después que SMU debiere responder a BICE, enfrentará un día clave para su futuro. El 8 de agosto próximo, la empresa realizará una junta extraordinaria donde se votará la realización de un aumento de capital de hasta US$ 500 millones, cuyos dineros buscan pagar deuda de la empresa —además de financiar inversiones— con lo que se lograrían bajar los ratios financieros.

Asimismo, se votará la inscripción en bolsa de las acciones y se deberá dar cuenta detallada de las operaciones relacionadas. El escenario no es el mejor. Southern Cross, el segundo accionista de la empresa, detrás del controlador Saieh, no concurriría con nuevos recursos, lo que obligará a Saieh a meter la mano más al fondo en su bolsillo.

Así lo hizo saber uno de los ejecutivos de SMU, hace una semana, a inversionistas. En un conference call indicó que el empresario también dueño de CorpBanca, se comprometió a poner un máximo de US$ 300 millones, lo que implica aportar el 39 % que posee en SMU, según dijo, y un 25 % adicional respecto de su participación. Consultado el ejecutivo de SMU por analistas, este indicó que si en la junta no se aprueban los US$ 500 millones y en un escenario hipotético la cifra total fuera de sólo US$ 300 millones, Saieh podría suscribir solo el aumento. Según ha explicado la presidenta de SMU, Pilar Dañobeitía, el objetivo es tener al menos US$ 350 millones con la operación, de los cuales se piensa destinar US$ 100 millones a inversiones y el resto a pagar deudas. Saieh dio a conocer la semana pasada un plan para racionalizar costos, que considera reducir drásticamente el plan de inversiones de la compañía, enajenar más de locales y vender el 40 % de Supermercados Montserrat.

El lunes pasado el Diario Financiero había señalado que SMU pensaba también vender Construmart y los supermercados mayoristas peruanos Mayorsa, lo cual fue desmentido al día siguiente. Igualmente SMU tiene un flanco con otros acreedores, los bancos, a quienes debe más de US$ 660 millones. En este caso, incumplió el nivel de clasificación de riesgo exigido (BBB-), luego que el 12 de julio Feller la rebajara a BB+.

Los bancos involucrados son Banco de Chile, BCI, BancoEstado, Santander, Scotiabank Chile. También está entre los acreedores HSBC, pero con éste no existe, según informó SMU el 12 de julio pasado, la misma exigencia de clasificación. La semana pasada los bancos aceptaron suspender esa exigencia fijando nuevas fechas, siendo la primera valla el próximo 13 de septiembre. Para mejorar su nota, la empresa debe mejorar su posición financiera y para ello necesita plata.

En medio de todo esto, la crisis de SMU y cómo impacta a Corpbanca está siendo analizada por el Consejo de Estabilidad Financiera. La semana pasada, la entidad que integran, entre otros, el Banco Central, el Ministerio de Hacienda, y las superintendencias de Bancos e Instituciones Financieras y la de Valores y Seguros, se reunió para tratar el tema. En particular, los ojos sobre el grupo también vienen desde la SVS. En un oficio enviado la semana pasada a la matriz de Corpbanca, Corp Group Banking, el organismo regulador le advirtió que el directorio deberá hacerse responsable de los efectos que pudiera tener el otorgamiento en prenda de acciones de la firma a favor de la sociedad CorpGroup Financial S.A., sociedad ligada a Saieh y de la cual penden sociedades que terminan controlando los negocios del grupo.

Aunque según había informado el pasado 9 de julio la gerente general de Corp Grup Banking, Pilar Dañobeitía (la misma que preside SMU), las acciones que usó para garantizar una operación de cobertura de Corp Group Financial con Banco Itaú Chile, sólo representan un 0,045 % de los activos de la sociedad, para la SVS, esta operación no significa un beneficio para el interés social, sino sólo para los accionistas (Saieh).

“La sociedad de su gerencia informa que la prenda otorgada a favor de la sociedad relacionada Corp Group Financial S.A. beneficia indirectamente a la sociedad, toda vez que ambas sociedades poseen indirectamente un mismo propietario, consolidando ambas en un beneficiario final común. Lo anterior no corresponde por cuanto el interés de los accionistas es distinto al interés social y el artículo 40 de la Ley de Sociedades anónimas expresa que el directorio representa a la sociedad para el cumplimiento del objeto social, lo cual en el caso particular, no se estaría realizando. En virtud de lo anterior, cabe hacer presente que el directorio será el responsable de la ejecución del acuerdo adoptado contrario al interés social”, informó la SVS el 25 de julio pasado.

El martes, el superintendente de Valores y Seguros, Fernando Coloma, salió a calmar al mercado y dijo que "cuando uno ve los consolidados, las inversiones totales que hay en SMU y en empresas del grupo, las compañías de seguros —incluyendo los fondos de inversión relacionados— están dentro de los cánones legales que corresponden”.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV