lunes, 22 de octubre de 2018 Actualizado a las 14:56

Opinión: La Lepra, las Cascadas y las AFP

por 17 octubre, 2013

Opinión: La Lepra, las Cascadas y las AFP
No se entiende cómo las autoridades, en 25 años, no se dieron cuenta de este entramado que al parecer obtuvo el apoyo de importantes redes políticas que, si bien aún no han salido a colación, están a la vista en los directorios como una primera pista.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

(*) Por Ramón Briones Espinosa y Hernán Bosselin Correa

El mundo bursátil está lleno de misterios, de juegos secretos y a veces de fraudes. La historia y la literatura dan cuenta de muchos casos en que algunos aventajados hacen cosas admirables con dinero ajeno e infinitas argucias que a veces los órganos controladores nunca descubren y que en ocasiones, cuando ocurre, resulta tarde y el daño está hecho.

En Chile, desde que se potenció el mercado de capitales, las operaciones de bolsa adquirieron una dimensión muy importante. En particular, dicho mercado adquirió una trascendencia enorme cuando se les permitió a las AFP comprar acciones a mediados de 1985, para controlar empresas, no sólo privadas, sino especialmente las que se privatizaron.

Nació en Chile una gran industria que se nutrió de los fondos previsionales, en que vimos reiteradamente situaciones reñidas con la ética y la legalidad y que fueron requiriendo perfeccionamientos legales para impedir el involucramiento de los fondos previsionales en las maniobras propias de los grupos económicos controladores y surgió así una vasta creación legal que trató de establecer un estatuto para los directores independientes, auditorías del mismo tipo y un conjunto de reglamentos corporativos que buscaban resolver los problemas de conflictos de intereses enormes.

Pero estos son siempre muchos más frecuentes y acuciantes y, sobre todo, más rápidos que la autoridad que debe controlar. Hemos visto sólo en el último tiempo casos notables de audacia y de delitos, como la situación de La Polar, el uso de fondos privados y otros temas en Unimarc; hace un año, el intento de Enersis por obtener un enorme capital de bolsillos chilenos para comprarse las empresas latinoamericanas y muchos otros que se verán en el camino a corto andar.

Hoy preocupa a la opinión pública el caso de las cascadas, una creación que debe tener más de 25 años en la que el controlador de Soquimich logra su poder mediante un conjunto de empresas que se relacionan escalonadamente y también horizontalmente, formando un entramado que permite al menos dos cosas conocidas ahora con claridad. La primera, controlar con menos dinero del que se posee una empresa importante y hacerlo con la colaboración de minoritarios que en los diversos escalones ponen su plata medio a ciegas, en la esperanza de recibir algunas migajas que el controlador pueda darles. Sabemos también, ahora, que el controlador en este caso además utiliza su poder de decisión en el entramado para efectuar operaciones que lo benefician a él a costa de sus socios más pequeños y, asimismo, de la fe pública de las transacciones de la Bolsa de Comercio.

La historia en sí, hasta aquí, ya representa un grave atentado al ahorro de las personas que deciden compartir riesgos en sociedades en carácter de minoritarios y que confían en la Bolsa de Comercio y los corredores de bolsa.

Sin embargo, el problema se agrava de manera considerable cuando inexplicablemente los órganos privados con fines públicos, llamados AFP, se entusiasman con dineros del ahorro previsional, y con esos dineros caen en la trampa mortal de hacerse socios del controlador en diversos escalones y atraviesos que conforman las cascadas. Resulta altamente preocupante observar, una vez más, que el sistema previsional es permeable a la ocurrencia de estos hechos y ya muy difícilmente podemos aceptar la explicación de que la economía es así o los mercados son asá o que así son los riesgos en el negocio accionario.

Resulta asombroso que las AFP hayan admitido durante tanto tiempo apuntalar el imperio de personas que, vinculadas de algún modo a un régimen de facto, se hicieron inicialmente de la compañía bajo condiciones no competitivas, que operaba en un mercado internacional en que se competía con acuerdo de precios.

Las AFP en este capítulo han hecho francamente el ridículo y resulta incomprensible su tardanza en ejercer todas las acciones legales que corresponden. Su actitud podría implicar complacencia con la cuestión que ha descubierto la Superintendencia de Valores y Seguros, aparentemente también gracias a antecedentes y denuncias aportadas por particulares y por las propias AFP.

Tampoco se entiende cómo las autoridades, en 25 años, no se dieron cuenta de este entramado que al parecer obtuvo el apoyo de importantes redes políticas que, si bien aún no han salido a colación, están a la vista en los directorios como una primera pista.

Los corredores de bolsa como nunca informaron nada de esto a sus clientes y menos de que el precio de la empresa verdadera, y no las de papel, dependiera de un acuerdo oligopólico a nivel mundial, a excepción de LarrainVial, que el año 2012 advirtió de la volatilidad de precios. Ello resulta francamente escandaloso y perfila un fraude al más alto nivel, con ocultamiento deliberado de información.

El problema de las AFP, según algunos, suele reducirse a si fracasaron en materia previsional por culpa de su diseño o porque el mercado laboral no se comportó como se esperaba, lo que para los efectos de un buen razonamiento viene a ser una tautalogía, porque un buen diseño debió haber establecido a priori las características del mercado laboral chileno. Del fracaso monumental de las AFP nos hemos salvado a medias, porque el Estado ya se hizo cargo del más del 50% de los pensionados del país, gracias a la visión subsidiaria del gobierno de Bachelet. Pero del problema del poder económico que tienen las AFP para la compra de acciones tanto en Chile como en sus operaciones internacionales, de las cuales no hay mayor claridad de cómo operan los controles, no se habla casi nada, es materia de la cual todos quieren hacerse los lesos.

Una AFP estatal no soluciona el problema esencial del sistema previsional, pero podría establecer un conjunto de condicionantes operativos muy útiles en cuanto al control económico que las AFP detentan.

Los fondos de pensiones, administrados por las AFP, constituyen, como se ha dicho por parte de diversos autores, la espina dorsal del postmoderno capital financiero. El historiador Gabriel Salazar, en un interesante estudio sobre los movimientos sociales en Chile, con meridiana claridad señala que “el capital financiero mundial –constituido casi exclusivamente por fondos de pensiones y fondos soberanos–, opera, pues, sobre enormes volúmenes de dinero que no son, en esencia, “capital”, y movido por operadores que tampoco son, en esencia, “capitalistas”, al punto que sus propietarios originales (los trabajadores cotizantes) tampoco son, en esencia, “propietarios”, porque en este sistema, la administración de estos fondos es más importante, funcional y jurídicamente que su propiedad”. Los fondos de pensiones administrados por las AFP, al año 2012, equivalían a ciento cincuenta y tres mil ochocientos siete millónes de dólares, que es una suma equivalente al PIB chileno.

Las candidaturas a la presidencia de la República no han profundizado en este tema, en circunstancias que si se desea de alguna manera corregir el modelo económico, por un lado, y en ciertos rubros y materias introducir cambios sustanciales, lo que procedería es que los programas de gobierno abordaran seriamente todo el tema de los fondos de pensiones y de sus administradoras, organismos, estas últimas, que constituyen el instrumento determinante de la mercantilización de las pensiones.

En el mecanismo de los fondos de pensiones administrados por los grupos económicos dueños de las administradoras de pensiones, se da la paradoja de que el mundo laboral cotizante presta mensualmente las cantidades de dinero cotizadas a los grupos económicos, para que estos las utilicen en provecho directo e inmediato de sus propias empresas, especialmente las que operan en los ramos financieros.

Estas últimas reciben, a través de complicados mecanismos, los dineros que fueron cotizados y los emplean para mover el mercado de capitales, cuyos grandes frutos van en directo beneficio de quienes administran esos dineros. Si se desea verdaderamente hacer cambios, debe modificarse radicalmente todo el sistema de funcionamiento de los fondos de pensiones. El pilar solidario instalado durante el gobierno de la señora Bachelet, fue únicamente un paliativo, que se da dentro del esquema de mercado en actual aplicación, pero no constituyó una modificación sustancial, como es la que realmente se requiere.

La lectura del evangelio del último domingo hablaba de la lepra, terrible enfermedad de la antigüedad que hacía que la carne se cayera a pedazos en una muerte lenta y agónica. Los hechos de las cascadas, que parecen aludir al agua que purifica y escurre, apunta aquí a lo contrario, a un líquido pestilente que ensucia el sistema económico, que desprestigia el sistema financiero en general y el accionario en particular. Deja, además, al Estado como regulador actuando tarde y con inexplicables desavenencias entre el Ejecutivo (SVS) y el Ministerio Público. Todo ello confunde a la población y se presta para malos entendidos y maledicencias. El sistema económico actual está padeciendo de la grave enfermedad descrita y eso trae grave desprestigio a la clase empresarial y anticipa duros momentos para la ciudadanía. En cuestión de tiempo y, quizás, poco tiempo.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV