Sábado, 1 de octubre de 2016Actualizado a las 08:04

Las extensas y poderosas redes en Chile del fondo minoritario que se enfrenta a Saieh en la fusión de CorpBanca/Itaú

por 14 marzo 2014

Las extensas y poderosas redes en Chile del fondo minoritario que se enfrenta a Saieh en la fusión de CorpBanca/Itaú
Los socios de Cartica Capital tienen una relación de 30 años con el mercado chileno. Fueron claves en las revisiones de la Ley del Mercado de Valores de 1987 y la redacción de la Ley de OPAS luego del caso Chispas. Asesoraron en la creación del fondo que luego se convertiría en Moneda y cuentan entre sus redes al abogado Jorge Carey, a los ex ministros Eduardo Bitrán y Hernán Büchi, así como a Jorge Errázuriz, socio fundador de Celfin. Esta semana uno de los socios estuvo acá alistando los próximos pasos en la pelea.

A Cartica Capital, el fondo norteamericano que está desafiando a Álvaro Saieh y se opone a los términos de la fusión de CorpBanca con Itaú, lo acusan de querer "hacerse una pasada" y no tener apoyo, pero los que los conocen advierten que menospreciarlos sería un gran error.

Los socios de Cartica Capital tienen una relación de 30 años con el mercado chileno. Fueron claves en las revisiones de la Ley del Mercado de Valores de 1987 y la redacción de la Ley de OPAS luego del caso Chispas en 1998. Asesoraron en la creación del fondo que luego se convertiría en Moneda y cuentan entre sus redes al abogado Jorge Carey, a los ex ministros Eduardo Bitrán y Hernán Büchi, así como a Jorge Errázuriz, socio fundador de Celfin.

Esta semana Mike Lubrano, uno de los socios del fondo, estuvo en Chile alistando los próximos pasos en la pelea. Fuentes señalan que se habría reunido con al menos dos AFP, ejecutivos de Moneda Asset, sus abogados e, incluso, hay versiones de que tuvo una reunión con funcionarios de la Superintendencia de Valores y Seguros (SVS).

Cartica Capital tiene el 3,22% de CorpBanca. Su rechazo a los términos de la fusión se basa en que estima que favorece al controlador (Álvaro Saieh y CorpGroup) y perjudica a los minoritarios. Santander GBM y NAU han dicho a sus clientes que en gran parte los argumentos del fondo son válidos.

Fuentes cercanas a Cartica afirman que ya habría otros minoritarios dispuestos a apoyarlos y que para la junta de accionistas en que se vote la fusión podrían llegar con un porcentaje relevante de accionistas dispuestos a rechazar la operación. Los claves son Moneda Asset, IFC (el brazo inversor del Banco Mundial) y BlackRock. El "broker" de Cartica en Chile es BTG.

La arremetida de Cartica ha forzado a CorpBanca y a Saieh a explicar en más detalle la operación, de modo que ahora está tomando la delantera frente a críticas del minoritario, a la vez que está transparentando los antecedentes de la operación.

Ayer, Fernando Massú –gerente general de CorpBanca– informó en la junta de accionistas una serie detalles del pacto con los brasileños y dijo que los actuales dueños del banco en Chile obtendrán una rentabilidad de 37%. El ejecutivo rompió la formalidad de la junta ordinaria realizando una larga exposición sobre la fusión que acordó Saieh.

El abogado Mike Lubrano

Lubrano, el socio de Cartica que estuvo en Chile esta semana, es abogado de profesión y es considerado un experto mundial en gobiernos corporativos. Su opinión, y la de su socia en el fondo, Teresa Barger, consiste en que, de aprobarse la fusión en los términos que se conocen hasta ahora, ello provocaría un daño a la imagen del mercado de capitales de Chile.

La relación de Lubrano con Chile data de 1988, cuando como abogado del prestigioso bufete de Cleary, Gottlieb , Steen & Hamilton, asesoró la oferta pública inicial del "Chile Fund", el primer fondo de inversión de tipo cerrado en cotizar en Wall Street.

Al año siguiente asesoró a Celfin con la apertura en Wall Street de la Compañía de Teléfonos de Chile (CTC ). Fue la primera empresa latinoamericana en cotizar en la Bolsa de Nueva York. Fue durante esta operación que desarrolló una relación cercana con Jorge Errázuriz y Mario Lobo, socios fundadores de Celfin junto a Juan Andrés Camus.

En 1998, Lubrano tuvo un rol clave en asesorar al Gobierno de Chile en la redacción de la Ley de OPAS, que se implementó a raíz del escándalo del caso Chispas. En ese entonces el abogado trabajaba para la Corporación de Finanzas Internacionales, el brazo inversor del Banco Mundial. Durante este proyecto se hizo muy amigo de Eduardo Bitrán, que trabajó en el proyecto de ley junto a Álvaro Clark y Henry Rudolph.

También tiene relaciones cercanas con Dieter Linnenberg, Director del Centro de Gobiernos Corporativos de la Universidad de Chile, el nuevo titular de la SVS Carlos Pavez y con economistas cercanos al actual Gobierno.

La gerente general

El otro personaje clave de Cartica es la gerente general, Teresa Barger. Ella tiene lazos con Chile que se remontan a su trabajo en el Banco Mundial, donde en 1987, como integrante del Departamento de Mercado de Capitales de la IFC, fue parte del equipo que revisó las Ley del Mercado de Capitales.

Uno de sus mayores logros como asesora del Gobierno chileno fue ser parte del equipo que ideó el mecanismo de conversión de deuda. La innovadora idea era que los inversores deben ser capaces de utilizar el mecanismo de conversión de la deuda de Chile no sólo para la conversión en capital de proyectos (como las plantas de energía ), sino también para la conversión en una cartera de acciones cotizadas en Bolsa. Esto atrajo de inmediato a un nuevo tipo de inversionista en los mercados de valores chilenos y ayudó al régimen de Augusto Pinochet a salir de la crisis de los ochenta y volver a privatizar los bancos a través de la Bolsa de valores mediante la profundización de los mercados.

El mecanismo también ayudó a acelerar la reducción de la deuda externa de Chile. Durante este proceso Barger colaboró en forma estrecha con el abogado Jorge Carey (Carey y Cía.) en la redacción de una primera serie de reglamentos para su presentación y debate con las autoridades.

De ahí nació el "Chile Investment Fund", el cual fue la génesis de Moneda Asset Management. Barger con Carey eligieron a Sergio Undurraga para manejar el fondo.

Durante la crisis financiera de 1987, la CEO de Cartica, en ese entonces aún en el Banco Mundial, tuvo un rol determinante en convencer a inversionistas europeos y de Japón, que tenían los bonos chilenos en sus portafolios, a que convirtieran esa deuda en patrimonio. Ella se las arregló para reunir el mínimo requerido en ese momento para un fondo que cotizaba en Bolsa. Ese fondo rentó 66%.

Como responsable de la cartera de inversión del IFC, Teresa invirtió montos relevantes en el Fondo Pionero de Moneda, el fondo insignia del gestor que preside ahora Pablo Echeverría.

Próxima movida

Las dos cartas que Cartica envió al directorio de CorpBanca son vistas como el primer round de una batalla en que pocos le dan chance de ganar, pero en que no dudan que al menos llegará a los quince asaltos.

Cartica es un fondo con cerca de US$ 2.000 millones que invierte en no más de 20 acciones en mercados emergentes y las mantienen por periodos largos. Son activistas en el sentido que entablan un diálogo con los controladores de las empresas en las que invierten y les gusta ser parte de las decisiones y las estrategias de los directorios.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes