Martes, 27 de septiembre de 2016Actualizado a las 13:44

Gasto fiscal evitó que la desaceleración fuese aún más profunda

Economía terminó el año prácticamente estancada y con demanda interna en franca desaceleración

por 18 marzo 2016

Economía terminó el año prácticamente estancada y con demanda interna en franca desaceleración
PIB se expandió tan solo 1,3% en los últimos tres meses del año y comparado con trimestre previo, casi no creció. Cifra fue menor a lo anticipado por el mercado y confirma una profunda desaceleración. Revisión al alza en cifras de actividad del primer semestre hizo que la economía creciera 2,1% en 2015, levemente por encima de lo proyectado. Inversión sigue cayendo y demanda interna se enfrío. Deuda externa subió más a lo que esperaban los analistas.

Las señales que ve el ministro de Hacienda Rodrigo Valdés de que en algunos sectores, la economía comienza a repuntar, no están a la vista en las cuentas nacionales que publicó esta mañana el Banco Central.

Las cifras muestran a una economía en una profunda desaceleración y que terminó el año prácticamente estancada.

El PIB se expandió tan solo 1,3% en los últimos tres meses del año y comparado con trimestre previo, casi no creció (0,1%). La cifra fue menor a lo anticipado por el mercado y confirma el enfriamiento de la economía.

En las última dos semanas, y en distintos escenarios, el ministro ha dicho que hay sectores de la economía que muestran señales de repunte. Quizás eso se verá reflejado en las cifra del primer trimestre de este año, porque mirando a las Cuentas Públicas publicadas hoy no hay evidencia.

La revisión al alza en cifras de actividad del primer semestre hizo que la economía creciera 2,1% en 2015, levemente por encima de lo proyectado. La corrección al alza del crecimiento del 1T15 y del 2T15 fue desde un 2,5% a un 2,7% y 1,9% a un 2,1%, respectivamente.

El crecimiento fue el segundo más débil en seis años y sugiere que los estímulos monetarios y fiscales no están logrando compensar el desplome del precio del cobre.

La inversión sigue cayendo, se contrajo 1,5%, y la demanda interna se enfrío, avanzando 1,8%, por debajo de la propia proyección del Banco Central. El consumo se expandió 2,2%, bajo el 2,4% anticipado.

En el BBVA destacan que uno de los pocos componentes que mejora respecto a 2014 es el consumo de gobierno, “debido principalmente al fuerte gasto fiscal ejecutado durante el año anterior, situación que no debiese repetirse dentro de los próximos años”.

El déficit de cuenta corriente alcanzó a un 2,1% del PIB, superior a las proyecciones del mercado que rondaban en 1,5%.

Los análisis de las corredoras y bancos de inversión destacan las contracciones de los sectores minería, pesca y restaurantes y hoteles.

El informe del Banco Central revela que la cuenta corriente presentó un déficit de US$4.762 millones, equivalente a 2,1% del PIB anual, monto superior en US$1.445 millones respecto del año anterior y que las transacciones de la cuenta financiera “reflejaron un endeudamiento de Chile con el resto del mundo por US$4.741 millones. Estos recursos externos ingresaron a la economía chilena principalmente dirigidos a las Empresas y al Gobierno”.

A eso se suma que la economía chilena registró una posición deudora con el resto del mundo de US$45.106 millones, equivalente a 20,3% del PIB anual. “Esta cifra es 5,4 puntos porcentuales (pp.) superior al año anterior, y se explica principalmente por ingresos de capital asociados a inversión directa y de cartera en Chile”, dice el documento.

A su vez, la deuda externa de Chile se elevó a US$155.656 millones al cierre del cuarto trimestre del 2015, equivalente a 70,1% del PIB anual, superior en 8,5 pp. a la del año anterior. Tanto el sector privado como el gobierno aumentaron sus deudas en el exterior.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes