jueves, 19 de julio de 2018 Actualizado a las 00:23

Entrada en vigor de la reforma laboral sería uno de los factores clave

La minería chilena se prepara para un 2018 récord en negociaciones colectivas

por 12 diciembre, 2017

La minería chilena se prepara para un 2018 récord en negociaciones colectivas
Negociarán contratos con 32 sindicatos el próximo año, que representan cerca de las tres cuartas partes de la producción de cobre del país, o alrededor de una quinta parte de la producción mundial. Gran parte de la atención se centrará en Escondida, de BHP Billiton, luego de que la huelga minera más larga en la historia moderna del país terminó en marzo sin acuerdo y con una extensión del antiguo contrato colectivo hasta junio de 2018, por lo que deberán retomar las negociaciones bajo el nuevo código laboral. Desde los sindicatos, señalaron que no harán demandas poco razonables, pero pedirán lo que merecen después de años de reducción de costos.

Los pronosticadores del cobre están reevaluando sus proyecciones, ya que el país que más se produce el metal se prepara para su año más activo de negociaciones salariales, justo cuando entra en vigencia un nuevo código laboral y los precios más altos inflan las expectativas de pago.

Las minas chilenas negociarán contratos colectivos con 32 sindicatos el próximo año, que representan cerca de las tres cuartas partes de la producción de cobre del país, o alrededor de una quinta parte de la producción mundial.

Globalmente, las negociaciones laborales podrían desencadenar interrupciones en las minas que producen alrededor del 40 por ciento de la oferta, según Barclays Plc, que esta semana elevó su estimación de precios.

Si bien las perspectivas de un menor crecimiento de la demanda china han hecho retroceder al cobre a menos de 7,000 dólares por tonelada métrica en las últimas semanas, el suministro también se ve limitado después de años de recortes estimulados por los bajos precios.

Eso significa que cualquier interrupción resultante de una huelga podría endurecer rápidamente el mercado, como sucedió este año con paros en Escondida en Chile y en Grasberg en Indonesia. Si eso sucede, los precios podrían volver a superar los $ 7,000 en la primera mitad del año, dijeron analistas de Bank of America Corp. la semana pasada.

"Va a ser bastante difícil", dijo por teléfono Andrew Cosgrove, analista senior de energía y minería de Bloomberg Intelligence. "Los riesgos del precio del cobre provienen principalmente del sector inmobiliario chino, pero las negociaciones chilenas agregan una capa más gruesa de soporte de precios".

Este analista espera que la oferta aumente en 200,000 a 300,000 toneladas el próximo año, lo que indica un mercado bastante equilibrado. Pero una repetición de las interrupciones de huelga de este año eliminaría fácilmente ese aumento. "Teniendo en cuenta la cantidad de negociaciones, podría ser aún peor".

La mayoría de las minas más grandes de Chile enfrentarán negociaciones salariales el próximo año, aunque gran parte de la atención se centrará en Escondida de BHP Billiton Ltd. La huelga minera más larga en la historia moderna del país terminó en marzo sin acuerdo y una extensión del antiguo contrato hasta junio de 2018.

Las tensiones se dispararon luego que los trabajadores montaran un campamento en la entrada de la mina, mostrando maniquíes colgados de cuerdas que representaban ejecutivos y grabaran videos donde queman cartas de la compañía.

Ya en noviembre recién pasado, el anuncio de BHP que recortó el 3 por ciento de la fuerza de trabajo de Escondida provocó una huelga de 24 horas y amenazas de nuevas medidas, con los sindicatos señalando que los despidos fueron un acto de intimidación antes de las conversaciones salariales del próximo año.

"Bajo la reforma laboral que entró en abril pasado, no hay desventaja para los empleados durante las negociaciones", dijo César Pérez-Novoa, analista de BTG Pactual en Santiago. "Los sindicatos están empoderados y esto influirá en las negociaciones. Están mejor preparados desde un punto de vista legal y económico".

"Los trabajadores han hecho sacrificios en los últimos dos años", dijo Gustavo Tapia, presidente de la Federación Minera de Chile, que representa a más de 20 sindicatos de las minas más grandes. "Todos pueden ver que los precios y la producción son más altos, por lo que hablar de crisis ya no es relevante".

En el punto más alto del último ciclo de las materias primas, jugosas bonificaciones al final del conflicto estuvieron en el centro de las conversaciones. Ahora, es más probable que las negociaciones se centren en los beneficios, dijo Tapia. Los sindicatos no harán demandas poco razonables, dijo, pero pedirán lo que merecen después de años de reducción de costos.

"Necesitamos tener esta discusión de manera responsable", dijo Tapia. "Si las empresas continúan hablando de crisis, la respuesta será atacar. Y si no lo entienden, este podría ser un año de muchas paralizaciones".

Si bien los precios del cobre son aproximadamente un 14 por ciento más altos que hace un año, la volatilidad en los últimos meses significará que las empresas pisarán con precaución, según Diego Hernández, presidente de la asociación minera de Chile, Sonami. Por otro lado, los sindicatos podrían haber aprendido una lección de la huelga de Escondida, que terminó sin ningún acuerdo, sin bonos de final de conflicto para los trabajadores y una congelación salarial que solo terminará cuando se firme el nuevo contrato.

"Confiamos en que los trabajadores actuarán de manera realista y moderada en estos procesos de negociación", dijo Hernández en respuestas por escrito a las preguntas. "Hay una necesidad de actuar con precaución, especialmente teniendo en cuenta que la inversión no ha sido lo suficientemente fuerte como para revertir la caída en el empleo que sucedió en los últimos meses".

Con los precios más altos del cobre y los sindicatos empoderados, las empresas deberían tratar de firmar acuerdos salariales tempranos con sus trabajadores, dijo Colin Hamilton, director gerente de productos básicos de BMO Capital Markets en Londres. "Los sindicatos están dispuestos a sentarse y esperar porque no hay urgencia de su parte. Tienen mucha más influencia".

Prueba de fuego

El mes pasado, Antofagasta Plc no logró llegar a un acuerdo anticipado con los trabajadores en su mina Los Pelambres, luego de cinco semanas de conversaciones. Las negociaciones formales comenzarán el 2 de enero, cuando el sindicato presente su propuesta de contrato colectivo, convirtiéndola en la primera negociación del año. La compañía, que nunca ha tenido una huelga en ninguna de sus minas, se negó a comentar sobre las conversaciones.

Codelco, por otro lado, evitó las huelgas en todas sus negociaciones salariales este año. La compañía estatal, cuyo presidente ejecutivo, Nelson Pizarro, dijo en aquel momento que la compañía estatal no tenía "un puto peso", y firmó contratos sin aumentos salariales reales y bonificaciones austeras.

De haber huelgas, podrían afectar a cerca de 4,2% de la producción total de cobre del mundo, dijo Hamilton. Pero ese porcentaje podría aumentar dado el número de contratos sindicales para la renegociación el próximo año. "Estamos proyectando un mercado de cobre muy ajustado para mediados de 2019", dijo Hamilton. "El foco está en el lado de la oferta de la ecuación y cualquier problema que haya implicaría que la tensión se pueda tirar si tenemos una interrupción significativa".

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV