lunes, 18 de junio de 2018 Actualizado a las 07:22

Una hoja de ruta en la guerra comercial para mercados de divisas y lo que significa para los emergentes

por 7 marzo, 2018

Una hoja de ruta en la guerra comercial para mercados de divisas y lo que significa para los emergentes
La preocupación es que el plan del presidente Donald Trump de imponer aranceles al acero y el aluminio causará una ola de aranceles de represalia que descarrilarán la expansión económica mundial. La Unión Europea ya respondió, preparando medidas punitivas sobre productos emblemáticos de EE. UU. en caso de que Trump materialice sus amenazas. La renuncia de Gary Cohn hizo más real el nerviosismo de los inversionistas: el yen se apreció, mientras que el peso y el dólar canadiense perdieron terreno.

En los mercados de divisas, los inversionistas no esperan averiguar si todas las amenazas arancelarias de las que se habla conducirán a una guerra comercial total.

Algunos administradores de dinero han comenzado a acumular en paraísos tradicionales como el yen; otros están reduciendo por completo su exposición monetaria; e incluso aquellos que están apostando a que no pasará mucho de la disputa, se están cubriendo por si acaso.

La preocupación es que el plan del presidente Donald Trump de imponer aranceles al acero y el aluminio causará una ola de aranceles de represalia que descarrilarán la expansión económica mundial. La Unión Europea ya respondió, preparando medidas punitivas sobre productos emblemáticos de EE. UU. en caso de que Trump materialice sus amenazas. La renuncia de Gary Cohn hizo más real el nerviosismo de los inversionistas: el yen se apreció, mientras que el peso y el dólar canadiense perdieron terreno.

"Las monedas pueden ser objetos muy pequeños pero afilados, donde una pequeña exposición puede tener un gran impacto", dijo Gene Tannuzzo, administrador de cartera en Columbia Threadneedle Investments. "Así que se podía ver que cada vez más gerentes simplemente no se arriesgaban en lo relacionado a exposición de divisas".

La reacción inicial de los operadores ha sido fortalecer el yen y, en menor medida, el franco suizo, los oasis tradicionales del mercado de divisas. La moneda japonesa alcanzó su nivel más alto la semana pasada desde 2016 después del anuncio de aranceles de Trump. El dólar está demostrando ser vulnerable, extendiendo la caída del año pasado, mientras que los bonos del Tesoro avanzaron a medida que los mercados se inclinaban hacia activos menos riesgosos.

Retroceder

Para Tannuzzo, la respuesta a las inminentes disputas comerciales ha sido reducir el riesgo cambiario.

Actuó sobre esa preocupación el año pasado, anticipando que las negociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte podrían tornarse ásperas. Redujo la exposición al peso mexicano y el dólar canadiense en los US$4.200 millones del Columbia Strategic Income Fund. El fondo tenía aproximadamente el 4 por ciento de la exposición cambiaria dividida entre las dos monedas antes de que vendiera sus posiciones en pesos a mediados de 2017 y redujera el dólar canadiense a fines del año pasado.

"Probablemente es la primera vez en bastante tiempo que no hemos tenido ninguna exposición al dólar canadiense o al peso mexicano, y una de las razones principales son las negociaciones del lado comercial", dijo.

El movimiento resultó profético. Trump ha utilizado los aranceles como una moneda de cambio en las conversaciones del TLCAN, diciendo que Estados Unidos no reducirá los aranceles al acero y el aluminio mexicano y canadiense a menos que los países acuerden reformar el TLCAN. El dólar canadiense experimentó esta semana su mayor debilidad desde julio.

La administración también está considerando aranceles a un amplio rango de importaciones chinas, según personas familiarizadas con el asunto. Para algunos inversionistas, la medida de EE. UU. contra China indicaría un creciente peligro de represalias ojo por ojo.

Mire micro

Algunos inversionistas ven una forma de apostar que la expansión económica global sobrevivirá a la disputa comercial.

Adrian Owens, administrador de dinero en GAM (UK) Ltd., no está ignorando la retórica sobre el comercio. Para él, la mejor manera de navegar es a través de las monedas que tienen fuertes conductores específicos del país que soportarán lo que él ve como volatilidad temporal. Se está enfocando en Noruega y Suecia, el primero porque parece barato y datos apuntan a una fortaleza económica.

"Nos gusta el tipo de jugadas más idiosincrásicas", dijo Owens, cuya firma administra aproximadamente US$170.000 millones. "Reconocemos que uno de los riesgos es si las cosas se deterioran con Trump en términos de una guerra comercial".

Para protegerse contra el riesgo de un debilitamiento de la corona si las crecientes tensiones comerciales socavan el crecimiento y la demanda mundial de petróleo de Noruega, él está cubriendo posiciones como las que se benefician con las ganancias del yen, dijo.

Los que perderían

Una reducción del producto mundial y la disminución del apetito por el riesgo también amenazarían las monedas de las naciones emergentes, dijo Mike Moran, jefe de investigación económica para las Américas en Standard Chartered.

"Este tipo de guerra comercial nunca ha proporcionado un ambiente positivo para los mercados emergentes", dijo Moran. Estos países son "más sensibles al comercio mundial, por lo que todo lo que duele ha tenido un impacto adverso sobre ellos".

En ese contexto, Richard Benson, jefe de inversiones de cartera en Millennium Global Investments, que administra US$14.000 millones, está apostando contra de la moneda china como parte del posicionamiento ante el aumento de las tensiones comerciales.

Dilema del dólar

¿Y qué significa todo esto para el dólar?

Una guerra comercial global podría significar problemas. Los analistas de Barclays Plc han pronosticado que el crecimiento estadounidense disminuiría en hasta 0,2 puntos porcentuales tras los aranceles al acero y el aluminio, una tendencia que podría ampliarse dependiendo de cómo respondan los socios comerciales de Estados Unidos.

Eso sería un desarrollo preocupante para EE. UU. que tiene crecientes déficit comerciales y presupuestarios que lo dejarían más dependiente que nunca de la demanda internacional por su deuda

"Es una espada de doble filo", dijo Tannuzzo en Columbia Threadneedle. "El dólar debería fortalecerse en el corto plazo frente a las monedas afectadas por los aranceles; en el largo plazo, podría mantenerse bajo presión en general porque tiene que financiar grandes y crecientes déficits de cuenta corriente".

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV

Plan Individual

Anual:
$89.900
Semestral:
$49.900
Trimestral:
$24.900
Mensual:
$9.900

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)