viernes, 21 de septiembre de 2018 Actualizado a las 04:33

Opinión

Autor Imagen

BlockChain: sobre martillos y clavos

por 13 marzo, 2018

BlockChain: sobre martillos y clavos
BlockChain ha sido presentada como la nueva gran revolución tecnológica. Y he aquí nuestro llamado a una reflexión más pausada. No existe la "piedra filosofal" que resolverá todos los problemas tecnológicos o modelos de negocios de una empresa, un sector o un país. A su vez, BlockChain requiere una serie de elementos y condiciones que permitan su correcto uso e implementación, que aún en Chile tenemos pendientes por resolver. Por ejemplo, la definición de nuevos modelos de gobernanza, una estrategia nacional de identidad digital, problemas de integración vertical en algunos mercados, etc.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Un viejo y conocido aforismo es aquel que dice “cuando lo único que tienes es un martillo, todo lo ves como un clavo”. Ese principio en particular aplica en situaciones de nuestro mercado tecnológico. En estos últimos tiempos, ese martillo se llama “BlockChain”.

En términos simplificados, “BlockChain” o “Cadena de Bloques” es una tecnología basada en mecanismos de criptografía avanzada, que surge públicamente en el año 2008. Es un sistema de registro descentralizado que permite compartir, en una comunidad, una bitácora segura de las transacciones que la comunidad acepte, según procedimientos previos de aprobación compartidos. La principal ventaja es que elimina la necesidad de que los participantes de la red confíen previamente entre sí.

Esta característica de BlockChain, permite la implementación de modelos de confianza distribuida –a diferencia de los modelos tradicionales–, donde la confianza está centralizada en una única tercera parte autorizada y confiable, que concentra todo el poder de decisión. Por ello, BlockChain es la tecnología base de los sistemas de criptomonedas (tema que, de por sí, es otra larga y amplia discusión).

Producto de la amplia cobertura de los medios, BlockChain ha sido presentada como la nueva gran revolución tecnológica. Y he aquí nuestro llamado a una reflexión más pausada. No existe la "piedra filosofal" que resolverá todos los problemas tecnológicos o modelos de negocios de una empresa, un sector o un país. A su vez, BlockChain requiere una serie de elementos y condiciones que permitan su correcto uso e implementación, que aún en Chile tenemos pendientes por resolver. Por ejemplo, la definición de nuevos modelos de gobernanza, una estrategia nacional de identidad digital, problemas de integración vertical en algunos mercados, etc.

Desde Chiletec, como representantes de la industria tecnológica, tenemos el mayor interés en fomentar la utilización de todas las tecnologías innovadoras y colaborar en la modernización de todas las dimensiones de nuestra sociedad, para que todos podamos acceder a los beneficios de la economía digital. Pero, con la misma convicción, creemos también en la importancia de hacer un uso estratégico de la tecnología, identificando en forma precisa los problemas a resolver y seleccionar, desde el amplio abanico de herramientas disponibles, aquellas adecuadas para resolver las necesidades específicas.

Por ello, hemos tomado un activo rol en la mesa convocada por el Ministerio de Economía, cuyo objetivo es definir algunos criterios de política pública para que, como país, definamos cómo enfrentar adecuadamente el tema de BlockChain. Esa mesa de discusión es una buena iniciativa, que nos permitirá definir una hoja de ruta como país en un modelo de colaboración público privado, y poder ir tomando decisiones de estrategia tecnológica, en una mirada más amplia y multisectorial.

Y, por cierto, identificar los espacios de oportunidad que como país tenemos mediante el uso de BlockChain nos permitirá reconocer temas prioritarios pendientes, que no hemos sido capaces de resolver y que son pilares fundamentales para el desarrollo de la economía digital.

Así que bienvenida sea la discusión de qué martillos usar, y dónde aplicarlos. Porque es una buena excusa para identificar los serruchos, taladros y capital humano que también necesitamos.

Marco A. Zúñiga
Director Ejecutivo Chiletec
Asociación de Empresas Chilenas de Tecnología

  • El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de El Mostrador.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director

Odio al árbol

Envíada por Rodrigo Pérez de Arce | 20 septiembre, 2018

Cartas al Director

Noticias del día

TV