Jueves, 29 de septiembre de 2016Actualizado a las 22:29

El caso de abusos del BancoEstado salpica a nombres emblemáticos de la Concertación

por 7 mayo 2013

27 de marzo de 2013: “Chile ha cambiado y es hoy un país más activo y con mayor conciencia de sus derechos. Es un país cuyas personas están cansadas de los abusos de poder y de que sus necesidades no sean tomadas en cuenta”.

La cita es de Michelle Bachelet, la precandidata del PPD-PS y ex Presidenta de Chile al anunciar su candidatura.

Bachelet hablaba de que la gente hoy tiene más conciencia de sus derechos y que están cansadas de los abusos. El mensaje subliminal parecía ser el que con su regreso a La Moneda estos abusos se acabarían.

Pero dos casos en los últimos 12 días han dejado en evidencia que los abusos no son actos que aparecieron repentinamente durante el actual gobierno: los fallos de la Corte Suprema contra Cencosud del 25 de abril pasado y el de ayer contra el Banco Estado.

Ambos litigios tuvieron su génesis durante gobiernos de la Concertación, y en el caso del BancoEstado, tiene entre sus principales protagonistas a personajes emblemáticos de los gobiernos de Ricardo Lagos y Michelle Bachelet.

En el período de Lagos se inició una de las mayores prácticas abusivas contra los consumidores del sistema financiero y en el periodo de la ex Presidenta se presentó la primera demanda colectiva de la historia, contra BancoEstado.

Ayer, Conadecus y el banco que hoy dirige el ex presidente de Banco de Chile Segismundo Schulin-Zeuthen, acordaron, junto con Sernac, que la entidad financiera devuelva $ 5.670 millones a 575 mil clientes a quienes desde 2003 se les cobraron comisiones abusivas y declaradas ilegales por los tribunales.

La historia suena parecida a Cencosud —aunque el monto de la compensación es casi siete veces menor—, caso que fue factor clave en dejar fuera de carrera a Laurence Golborne, el candidato de la UDI para pelear la Presidencia.

BancoEstado inició en 2003 cobros de $ 1.600 anuales por la mantención de las cuentas de ahorro vista, gasto que no estaba considerado en los contratos firmados por los clientes, como recuerda el presidente de Conadecus, Hernán Calderón.

En 2004, Conadecus, la entidad que defiende a los consumidores, lo demandó en tribunales. BancoEstado no retrocedió; aun más, en 2005 elevó el cobro a $ 14 mil al año, según relata Calderón. Sólo en octubre de 2011 dejó de hacer estos cobros.

Y aunque el gobierno actual puede llevarse los aplausos, lo cierto es que el Sernac, que hoy dirige Juan José Ossa, solamente en marzo pasado —a días del alegato en la Corte Suprema— se sumó a la causa que llevó Conadecus en solitario por casi 10 años.

Calderón recuerda que el abuso de BancoEstado con sus clientes llegó a extremos. Casi 200 mil clientes vieron cerradas sus cuentas debido a que sus saldos eran tan bajos que con el cobro por mantención que le hacía el banco no disponían de fondos para seguir teniendo su libreta vigente.

La historia de esta causa judicial llega en un año de elecciones, cuando la demanda por poner fin a los abusos se ha posicionado al centro del debate y frente a la cual la Concertación tiene cuentas pendientes. El caso del Banco Estado es un caso emblemático que marca un hito y que salpica a algunos de los políticos y tecnócratas más ilustres de la coalición que gobernó al país por 20 años.

El caso devela, además, el estrecho vínculo de esa época entre la élite concertacionista con el grupo Luksic, el más grande de Chile y que tiene entre sus empresas al Banco Chile, CCU y Antofagasta Minerals.

PPD, DC, PS

El puntapié inicial de los abusos se dio en 2003, cuando el presidente era Jaime Estévez, actual presidente de la concesionaria del Club de Fútbol Universidad Católica, Cruzados. El socialista, hoy también director de Banco Chile, aprobó los cobros en ese año y al ejercicio siguiente dejó su cargo, cediéndoselo a Javier Etcheberry (PPD), quien había hecho un recorrido similar desde el MOP (donde dejó el cargo por la caída del recordado puente Loncomilla), aunque con un paso previo por el Servicio de Impuesto Internos.

A poco de asumir en 2000, Estévez aprobó la entrega de un crédito por US$ 120 millones a la familia Luksic, la cual usó los fondos para adquirir parte del Banco Chile. Tras dejar el gobierno de Lagos, Estévez ingresaría al directorio del banco y también se sumaría a la mesa de Endesa.

Estévez no estuvo solo en sus decisiones. Le acompañaron en el directorio hombres clave de la Concertación.

En 2003, se sentaba en las reuniones de directorio Jorge Marshall, PPD, uno de los últimos líderes del centro de estudios Expansiva, desde el cual emergió el ahora candidato independiente y ex ministro de Hacienda de Bachelet, Andrés Velasco.

Marshall fue antes consejero y presidente del Banco Central y ministro de Economía. Actualmente es decano de la facultad de Economía de la Universidad Andrés Bello, del grupo Laureate.

También lo acompañó Ingrid Antonjevich, primera ministra de Economía de Bachelet, integrante de la familia dueña de Sal Lobos, empresa que vendieron en 2001 al presidente de Azul Azul, militante de la UDI y protagonista principal del caso Chispas, José Yuraszeck, en US$ 100 millones.

Cierra la nómina original el empresario, amigo personal de Ricardo Lagos Escobar y financista de su campaña presidencial en 1999, Marco Colodro (padre de Max, el vocero de Marco Enriquez-Ominami en la campaña de 2009) y ex presidente de TVN.

El gerente general del banco era José Manuel Mena, hoy gerente de la división Contraloría de CorpBanca, parte del grupo Saieh. Mena también fue presidente del directorio del Administrador Financiero del Trasantiago durante el gobierno de Bachelet.

Segunda generación

En 2004 Estévez dejó la presidencia del banco y lo reemplazó el ex director del Servicio de Impuestos Internos (SII), Javier Etcheberry (PPD), quien se mantuvo en el cargo hasta 2006 cuando fue reemplazado por el PPD José Luis Mardones, que venía de presidir Correos de Chile en el gobierno de Lagos.

Durante la administración de Etcheberry el banco elevó las comisionas que ahora la justicia ha declarado como abusivas e ilegales. El ex ministro de Transportes de Ricardo Lagos hoy es dueño de la empresa operadora de tarjetas Multicaja, la misma que ahora enfrenta una disputa justamente con BancoEstado en el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia (TDLC).

José Luis Mardones dirigió la entidad con éxito en la expansión de las cuentas RUT y otros servicios a las personas de clase media baja. Sin embargo, no puso freno a los cobros abusivos que más de medio millón de personas pagaban ignorando las acciones legales de Conadecus.

Tras dejar el banco, volvió a labores privadas, aunque agregó un directorio en el Metro de Valparaíso (Merval) y recientemente se integró al directorio de CorpBanca. Allí comparte la mesa con Gustavo Arriagada, quien fuera superintendente de Bancos e Instituciones Financieras (SBIF) entre 2005 y 2010, cuando BancoEstado cobraba comisiones que hoy sabemos eran ilegales.

En 2004 se sumaron a Etcheberry, Marshall y Antonijevich, los DC Genaro Arriagada y José Pablo Arellano. Arriagada es uno de los líderes fundacionales de la Concertación y figura consular del regreso a la democracia, además de agudo analista político, ex ministro y socio junto a Álvaro Saieh del desaparecido diario Siete. Arellano fue presidente de Codelco con Bachelet, ministro de Educación en el gobierno de Eduardo Frei-Ruiz Tagle y hoy es investigador y uno de los líderes de Cieplan, el centro de estudios cercano a la DC. También integra el directorio del banco BCI, el tercer banco privado más grande de país, ligado a la familia Yarur.

En 2005 se sumó al club de BancoEstado, Vivianne Blanlot (PPD), quien fuera secretaria ejecutiva de la Comisión Nacional de Energía de Lagos, cargo en el que se enfrentó públicamente con el ministro de Energía Jorge Rodríguez Grossi por cambios legales que el ministro impulsaba para dar certidumbre a Endesa, AES Gener y Colbún en sus inversiones.

Por cierto, Rodríguez Grossi entró también al directorio de BancoEstado, pero en 2010 cuando Piñera llegó al gobierno. Antes, a fines de 2007 habían cambiado el gerente general, asumiendo el hermano del actual mandatario Pablo “polo” Piñera.

En 2006 cuando Mardones toma la posta de Etcheberry en la cabeza del directorio del banco, se integran a la mesa el ex ministro de Hacienda de Lagos, Nicolás Eyzaguirre (PPD), el ex vocero de Lagos, Francisco Vidal (PPD) y quien luego sería ministro de Salud de Bachelet entre 2008 y 2010, Alvaro Erazo (PS).

El grupo Luksic vuelve a aparecer una vez más en la bitácora de la Concertación. Tras dos años en BancoEstado Eyzaguirre renuncia para asumir el cargo de director adjunto para el Hemisferio Occidente del Fondo Monetario Internacional (FMI), labor que dejaría a mediados del año pasado para tomar la presidencia de Canal 13, cuyo control fue adquirido por Andrónico Luksic en US$ 55 millones a la Universidad Católica.

En reemplazo de Eyzaguirre llega en 2008 el ex presidente del PPD (2003-2006), ex intendente de la Región Metropolitana (2006-2008) y hoy candidato a diputado, Victor Barrueto. En 2007 se había sumado al clan el ex senador DC por la Región de Los Lagos Sur, Sergio Páez.

Uno de los últimos hombres de la Concertación en apoyar a BancoEstado fue Jorge Correa Sutil, quien en junio de 2011 patrocinó un recurso de inaplicabilidad ante el Tribunal Constitucional (TC) —el que fue declarado inadmisible— contra el fallo que condenó al banco estatal. El abogado explica que su labor fue profesional y en defensa del legítimo derecho a defensa.

“Me parece que toda persona, incluyendo a quienes son acusados de dictar cláusulas abusivas, tienen derecho a  un debido proceso. Lo que sostuve en esa causa —y lo sigo sosteniendo— es que si un juez declara de oficio la nulidad de un contrato sin que se haya discutido infringe el proceso”, explica.

Correa Sutil declina discutir la compatibilidad política de participar del caso —aunque no lo hizo en su materia de fondo—, habiendo sido subsecretario del Interior de Lagos, justamente cuando se iniciaron los cobros abusivos y se presentó la demanda colectiva. Correa Sutil fue además integrante del Tribunal Constitucional desde enero de 2006 a abril de 2009.

Hernán Calderón, de Conadecus, agrega un último dato que Correa dice desconocer. Cuando el abogado DC patrocinó el recurso Conadecus y BancoEstado se encontraban en un periodo de acercamiento para buscar un acuerdo.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes