miércoles, 17 de octubre de 2018 Actualizado a las 20:48

El "efecto Massú" en las acciones de CorpBanca

por 9 septiembre, 2013

  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

A pesar de que las clasificadoras siguen cuestionando al holding, el mercado parece creer al CEO del banco de Álvaro Saieh. Desde que salió a explicar las medidas que tomará para enfrentar los coletazos de la crisis de SMU, las acciones han recuperado más de un tercio de lo que han perdido en el año.

El 28 de agosto los papeles del cuarto banco más grande de Chile tocaron su nivel más bajo en cerca de tres años. CorpBanca no sólo sentía los golpes que el resto del IPSA estaba recibiendo, sino que también sufría los cuestionamientos del mercado acerca de su exposición a la crisis de SMU. Los costos de fondeo se habían disparado, amenazando las utilidades del banco y el ministro de Hacienda confirmaba que la SVS tenía abierta una investigación por las triangulaciones del grupo.

Al día siguiente Bloomberg publicó una entrevista exclusiva con el CEO del banco, Fernando Massú. En esa entrevista admitió la existencia de problemas y reveló las medidas drásticas que CorpBanca está adoptando para restaurar la confianza del mercado. Dos días después Massú dio una entrevista a La Segunda en que explicó con más detalles los planes. Desde entonces, los papeles de CorpBanca han subido un 14 %, recuperando cerca de un tercio de lo que habían disminuido en el año. Hasta esa fecha los papeles habían mermado en un cuarto su valor bursátil. Ahora las pérdidas suman 16 %.

El impacto de las palabras de Massú no ha tenido el mismo efecto en los bonos de SMU, CorpGroup o CorpBanca, aunque han recuperado algo de terreno.

En la entrevista con Bloomberg, Massú reveló que el banco está vendiendo carteras de créditos de bajos márgenes para liberar fondos y pagar depósitos de costos altos. También dijo que el banco está restringiendo nuevos créditos a empresas.

Según el ejecutivo, las medidas aliviarán el impacto del reciente alza en costos de financiamiento que amenazaban con recortar entre US$ 5.9 y US$ 9.8 millones de las utilidades de este año. El año pasado CorpBanca tuvo utilidades netas de alrededor de US$ 240 millones.

Massú declaró que "los ejecutivos de CorpBanca están completamente enfocados en solucionar la crisis y salir de esta situación lo más pronto posible", añadiendo que "hemos sido completamente transparentes desde el principio acerca de nuestra exposición SMU y no habrá sorpresas el el futuro".

Ejecutivos del banco hablaron con inversionistas hace tres semanas y dieron detalles de su exposición a SMU, asegurando que afectaría en un 3 % sus utilidades.

La intervención de Massú ocurrió el mismo día en que el ministro de Hacienda, Felipe Larraín, confirmó en una entrevista en CNN Chile con Tomás Mosciatti, que la SVS está investigando las triangulaciones en el Grupo Saieh y que tiene plena confianza en el proceso.

Otro factor que le dio confianza a los inversionistas fueron las actas de la reunión del 26 de julio del Consejo de Estabilidad Financiera (CEF). En ellas los reguladores afirmaron que el banco tiene las espaldas para enfrentar las crisis del holding supermercadista del grupo. A eso hay que sumar el "waiver" de los tenedores de bonos de SMU y planes ya en práctica de venta de activos.

Sin embargo, ni el visto bueno del CEF, ni los compromisos de Massú han sido suficientes para ganarse la confianza de las clasificadoras de riesgo. Y el nuevo hecho esencial que emitió SMU el viernes no ayuda. En el documento se revelan nuevos problemas de auditoría que impactan los resultados del primer trimestre. SMU explica que "se debe realizar un ajuste de mayores gastos de administración y ventas por $ 5.505 millones, cuyo efecto en el resultado al 31 de marzo, neto de impuestos, asciende a $ 4.404 millones". Igualmente informó que Deloitte no es más su auditor y que el nuevo es KPMG

Horas antes, Feller Rate había bajado la nota de solvencia y líneas de bonos de SMU y Humphreys había puesto los bonos de CorpVida "en Observación, con implicancias negativas". Esos bonos están clasificados en "Categoría A".

En un comunicado, Humphreys explicó su decisión diciendo que "ve un eventual aumento en la probabilidad de que CorpVida se convierta en codeudor solidario de deuda de empresas relacionadas" del grupo Saieh.

Humphreys explica que, de acuerdo a los estados financieros de la aseguradora, la sociedad relacionada Corp Group Financial (Ex Corp Rec Ltda.) tiene préstamos con un conjunto de bancos por $ 117.600 millones. Además, revela que en octubre de 2011, con uno de los bancos se firmó un "Contrato de Permuta Financiera Sobre Unidades de Interés y Divisas" por un valor de US$ 63 millones. Dado este escenario, la agencia dice que los bancos acreedores solicitaron "la fianza y codeuda solidaria de CorpGroup Vida", sujeto a ciertas condiciones, dentro de las cuales se incorpora el hecho que CorpBanca deje de ser "grado de inversión" internacional.

La clasificación de CorpBanca en escala global es BBB o Baa2, pero Humphreys señala que recientemente una agencia de riesgo internacional puso el rating en "review for downgrade 1", dejando abierta la posibilidad de clasificar al banco en el límite de "grado de inversión".

Humphreys dice que "en la práctica, si eventualmente se clasificase a CorpBanca en el rango inferior de los rating internacionales consistentes con ‘grado de inversión’, no habría efecto en el endeudamiento financiero de CorpGroup Vida, aunque si aumenta la posibilidad que su deuda vigente, que es de UF 4.628.5722, "a futuro se incremente por aquella que deba garantizar y que hoy está sujeta a condiciones suspensivas".

La agencia hace hincapié que al considerar las utilidades promedio de las filiales de los últimos cuatro años, "su nivel es adecuado de manera que los dividendos a distribuir posibilitan a la matriz responder con las obligaciones financieras anuales del bono".

Con respecto a la decisión de Feller, la agencia dice que la decisión de recortar la nota desde "BB-" a "B+" —sobre la solvencia y los bonos de SMU— se debe a que en su opinión el plazo para inyectar la liquidez necesaria para la compañía resultaría ser demasiado prolongado.

En paralelo, Feller anunció que mantuvo el creditwatch "En Desarrollo".

Feller Rate estima que la generación de caja operacional de SMU "se mantendrá fuertemente debilitada" para lo que resta de 2013, y agrega que a eso hay que sumar "los nuevos errores de contabilización informados por SMU, que se han traducido en que, a la fecha, aún no se encuentren disponibles los estados financieros corregidos del primer trimestre de 2013".
 
La agencia señala que "las clasificaciones permanecerán en revisión especial mientras no se terminen de dilucidar y materializar los eventos en desarrollo relacionados con los covenants en sus deudas, la suscripción del crédito puente subordinado y el posterior aumento de capital".

Feller sostiene que Saieh necesita cubrir déficit de caja de SMU, que se estima en torno a los US$ 350 millones. Agrega que con posterioridad a la resolución del Creditwatch, SMU deberá considerar la oportuna obtención de fuentes externas de financiamiento en el futuro en vista de los relevantes vencimientos de deuda en el periodo 2015-2017, por US$ 208 millones, US$ 192 millones y US$ 152 millones, respectivamente.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV