Martes, 27 de septiembre de 2016Actualizado a las 17:40

Cuestión de fe: la trastienda del nombramiento de Rodrigo Pérez Mackenna a la cabeza de las AFP

por 15 mayo 2014

En 2012 y luego de un año de asumir como ministro de Vivienda y Urbanismo, Rodrigo Pérez Mackenna, militante de la UDI desde fines del año pasado, apostó por quitarse el segundo apellido y transformarse en el ministro Pérez a secas, lo que logró a través de un jingle en el que llamaba a la clase media citando a los “González, a los Tapia, a los Soto, a los Rojas y, por supuesto, también a los Pérez” a acogerse a un subsidio habitacional para la clase media.

El comercial permitió al ingeniero, ligado históricamente al mundo empresarial, quitarse el “Mackenna”, segundo apellido que retomó públicamente, esta vez sin un jingle de por medio, al volver al mundo privado de la mano de la Asociación de AFP, gremio del que será el próximo presidente, sucediendo a Guillermo Arthur (también militante UDI).

El aterrizaje en la Asociación de AFP de Pérez Mackenna –muy cercano al ex vocero de gobierno, Andrés Chadwick, así como a Laurence Golborne, con quien fue compañero en la Universidad Católica, y hermano menor de Francisco, el ejecutivo clave del Grupo Luksic– ha hecho ruido. Y si bien las interpretaciones que se dan a su designación son variadas, todas coinciden en que se apostó por un creyente en el sistema de capitalización de las AFP, que será capaz de defenderlo tanto desde las aristas técnicas como ideológicas.

Su llegada se concretará el próximo 20 de mayo, dos semanas después del inicio de las sesiones de la Comisión Bravo, impulsada por el gobierno y compuesta por 25 expertos que presentarán ideas para una Reforma previsional.

Pérez Mackenna no llegará a una taza de leche: los anuncios de la creación de una AFP estatal, idea ampliamente rechazada por el gremio, se conjugan con el fuerte remezón vivido por la industria de pensiones, luego de la propuesta de parte de Habitat, la segunda AFP del mercado, de compensar de su bolsillo parte de las pérdidas de sus afiliados. Lo que unido a la fuerte baja de la comisión de Planvital –0,47% del sueldo imponible de los nuevos afiliados al sistema–, es visto como señal de un cambio de ciclo dentro del sector y de que sus actores no están tan alineados como solían estarlo.

A esto se suman las diferencias públicas que se conocieron hace algunas semanas, a propósito de la elección de directores en sociedades anónimas abiertas donde votan las AFP y en que el ex candidato presidencial Pablo Longueira intervino, a través de un correo a Arthur y Guzmán, reclamando por haber sido marginado del proceso debido a su connotación política.

Aunque Arthur lo negó a través de la Asociación, el presidente de Cuprum, el ex ministro de Bachelet Hugo Lavados (DC), confirmó el hecho en ese momento.

El miedo del mundo empresarial

Según fuentes ligadas al sector, “a la Asociación le costó muchísimo conseguir un nombre. Al parecer, en el último momento pensaron en Pérez Mackenna y lograron que dijera que sí”.

Aunque el presidente de una AFP asegura que la elección fue unánime y se hizo luego de que el head hunter Seminarium planteara una lista corta, lo cierto es que en el sondeo de nombres previos varios se bajaron: entre ellos, Augusto Iglesias, ex subsecretario de Previsión Social de Piñera. También habría fracasado la idea de sumar al ex superintendente de AFP y de Valores y Seguros (SVS) de la Concertación, Alejandro Ferreiro.

Otros nombres ligados a la Concertación que circularon fueron Alberto Etchegaray, ex titular de la Superintendencia de Valores y Seguros (SVS), y la ex subsecretaria de Hacienda, María Eugenia Wagner.

La elección de Pérez Mackenna se da en medio de un complejo momento para el mundo empresarial, que –según las mismas fuentes– “está asustado. Se sienten atacados. Ya se sentían así con Piñera, pero además hoy enfrentan a un gobierno que quiere cambiar y reformar las cosas”.

En esto ha influido la dura autocrítica que ha hecho el ex presidente de AFP Habitat, José Antonio Guzmán, quien acusó codicia del empresariado y ausencia de rechazo a escándalos empresariales como La Polar, Cascadas y la polémica por el aumento de capital en Enersis.

Bajo esta lógica, las críticas desde diversos sectores ligados al mundo empresarial frente a las reformas anunciadas por el gobierno, especialmente la relativa a la Reforma Tributaria, no se han hecho esperar. Y se han caracterizado por su dureza, como los dichos del presidente de La Polar, César Barros, que comparó el actual momento político con el gobierno de la Unidad Popular (UP) de Salvador Allende.

Incluso, se ha hablado de que la reforma tendría aspectos inconstitucionales, lo que fue expuesto por el presidente de la Asociación de Bancos, Jorge Awad.

Fuentes ligadas al mundo de las AFP, aseguran que en este contexto “había dos estrategias: conseguir un candidato que se llevara bien con el gobierno y que no creyera tanto en el sistema, o buscar a alguien de excelencia y con experiencia política que crea en el sistema, en su raíz, y que tenga las capacidades técnicas necesarias”.

La llegada a la asociación de AFP del ingeniero –que durante su carrera fue miembro de varios directorios, así como gerente general de Deutsche Bank y particularmente conocedor del mercado de AFP como gerente de inversiones de Provida– no fue bien recibida en La Moneda, donde no le perdonan las críticas que realizó a la Presidenta Michelle Bachelet durante la campaña presidencial por sus propuestas de reconstrucción. Situación que, según publicó La Segunda, podría convertirse en un obstáculo a la hora de sentarse a negociar sobre los cambios que el gobierno desea impulsar al sistema de pensiones, sobre todo tomando en cuenta que deberá hacerlo con la ministra del Trabajo, Javiera Blanco, con quien se enfrentó varias veces mientras era vocera del comando de la actual mandataria.

Fuentes ligadas a la Nueva Mayoría señalan que con la llegada de Pérez Mackenna, que respaldó públicamente al diputado Ernesto Silva antes de las elecciones internas de la UDI, la “señal que dan es de que no quieren negociar ni dialogar, sino que van a poner un halcón (…) es una apuesta por la polarización de la Asociación de AFP”.

Mirada que es relativizada por Camilo Feres, consultor experto en comunicación estratégica, quien asegura que “la agenda que tienen que defender las AFP, no es convencer al ejecutivo sino representar bien su posición. Elegir a alguien que está mucho más en su ADN, que se puede intuir que es alguien que está, desde que nació, convencido de que el sistema es bueno, que la capitalización individual sigue siendo un buen mecanismo”.

Según Feres, el ingeniero “pertenece a ese mundo, así que le va a costar menos alinear los intereses de ambos partidos opositores y otros descolgados, como Amplitud. Visto así, si el proyecto de reforma al sistema previsional plantea el desafío de unir a la oposición con un solo discurso, Pérez Mackenna tiene muy buenas credenciales: llegada con Piñera, con el ADN de la UDI”.

De esta forma, agrega, “lo que pierde en cercanía con el gobierno de turno, lo gana desde la convicción y legitimidad que tiene para los intereses que está defendiendo”.

Para el analista político esta elección “es más bien un síntoma de los tiempos: esa pulsión más primaria, elemental del empresariado, de que con el cambio del gobierno se deben contratar asesores cercanos a la sensibilidad del Ejecutivo, es un modelito que al menos está en entredicho. Buena parte del empresariado que está en contra de la Reforma Tributaria o de la Educacional tiene como consultores a prohombres de la Concertación y no por eso les está yendo mejor en su estrategia. No es un indicador de éxito seguro. Si bien es cierto ha sido dominante de la transición, a la fecha, que la representación de intereses privados se hace con un criterio de cercanía –lo que marca el boom de negocios del estilo Correa y Tironi, creo que es un paradigma medio agotado”.

El todavía presidente de la Asociación de AFP, Guillermo Arthur, quien seguirá vinculado al gremio como past president –lo que daría continuidad a la gestión–, señala que “la designación no debe entenderse como un cambio en la posición que hemos tenido en la Asociación de AFP, en el sentido de contribuir a mejorar el sistema y a través de ello mejorar las pensiones de los trabajadores”.

Según explica el ex ministro del Trabajo, “hubo una búsqueda muy exhaustiva de un profesional destacado que conoce muy bien el sistema porque ha estado dentro, tuvo un muy buen desempeño en el Ministerio de Vivienda, y creo que va a jugar un gran papel. Me siento muy tranquilo, gratificado de que mi sucesor sea la persona de la calidad y categoría de Rodrigo”.

Agregando que “no hay ningún afán de radicalizar nada. El único afán es introducirle ciertas reformas al sistema que son necesarias (…) nadie cree que el sistema puede seguir como está. Hay que introducirle cambios y somos los primeros en decirlo”.

Según un presidente de una administradora, Pérez Mackenna en una de dos reuniones que tuvo con el directorio de la Asociación, puso como requisitos para asumir el dedicarse a tiempo completo al gremio, al menos por los próximos dos años, y, principalmente, unidad entre las AFP.

Este último mensaje aparece como clave, tomando en cuenta las públicas diferencias que se han visto a partir de las intervenciones de Guzmán, quien hizo propuestas que no contaban con el respaldo de sus compañeros del gremio, en un carril similar al de Cuprum, que también ha dado a conocer propuestas de forma individual. “Es preferible que las opiniones sobre temas de más largo plazo, como lo que se está debatiendo ahora, salgan consensuadas. Deberían ser hechas como instituciones”, dice un director del gremio.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes