Domingo, 25 de septiembre de 2016Actualizado a las 16:10

Lagos Weber lidera la Comisión de Hacienda y Zaldívar guarda silencio ante la llegada de la Reforma Tributaria al Senado

por 3 junio 2014

Fue una sesión larga, donde gran parte del tiempo estuvo destinada a escuchar al ministro de Hacienda Alberto Arenas, quien hizo su presentación ante la Comisión de Hacienda del Senado por más de tres horas.

Los actores comenzaron a tomar posiciones, pero uno guardó silencio. El senador DC Andrés Zaldívar llegó media hora tarde a la sesión porque su esposa estaba siendo sometida a una intervención quirúrgica; y se retiró durante la ronda de preguntas de los senadores, pese a que se mantuvo dentro del Congreso.

Fue el único miembro de la Comisión de Hacienda –formada además por José García Ruminot (RN), Juan Antonio Coloma (UDI), Ricardo Lagos Weber (PPD) y Carlos Montes (PS)– que se abstuvo de exponer su visión y de dar a conocer sus dudas al ministro Arenas. El domingo había dado una entrevista a El Mercurio donde, con tono conciliador, llamó a perfeccionar varios aspectos de la Reforma Tributaria. Dichos que reafirmó posteriormente en Radio Cooperativa.

Poco a poco, y a medida que pasaban las horas, la estrategia del gobierno y de la Nueva Mayoría fue quedando más clara. La idea era apuntar a que los senadores independientes y de oposición se pronunciaran sobre la necesidad de una Reforma Tributaria. Sobre esa base, articularon, es posible discutir modificaciones.

El presidente de la Comisión, Ricardo Lagos Weber, interpeló a los senadores de derecha –Juan Antonio Coloma y José García Ruminot– cuando les dijo que, más allá de los efectos que podría tener o no la Reforma Tributaria sobre las Pymes, lo que había que "compartir es un diagnóstico. No veo a muchos sectores que digan que hay que pagar más impuestos".

Minutos después, Arenas retomó la misma idea y dijo a los senadores: "Lo importante es partir de una línea de base común". Agregó que una de las preguntas que hay que hacerse es, si desde el punto de vista de política pública, la carga tributaria es consistente con la demanda de bienes y servicios públicos que demanda la sociedad. “Ahí tenemos déficits”, afirmó. Pero los senadores de oposición no recogieron el guante.

Pocos quieren al SII

Durante gran parte de su alocución, el ministro de Hacienda se dedicó a clavar las banderas que cree ya ganadas en el debate: recaudar US$ 8.200 millones, eliminar el FUT, propender a un sistema tributario donde los que ganen más, paguen más, y que se pague lo que corresponde.  

Arenas, quien se mostró bien dispuesto a mejorar la propuesta, recordó también que el senador Lagos Weber estuvo activamente involucrado en el programa de gobierno durante la campaña. Sin embargo, fuentes señalan que Lagos Weber nunca conoció el texto de las normas antielusión, por lo que se siente ajeno a esa parte del articulado que le da más atribuciones al Servicio de Impuestos Internos (SII).

Sabiendo que este articulado es uno de los más cuestionados, Arenas aseguró que “estamos disponibles para precisar las atribuciones del SII y para que se respeten los derechos de los contribuyentes (…). Los países de la OCDE recomiendan una norma antielusión y que se fortalezcan los servicios. El espíritu del proyecto es ese”.

Y en este punto las ópticas son distintas entre los senadores. Carlos Montes señaló que en el seminario del BID se aclaró que los servicios de impuestos internos tienen la posibilidad de entrar a las cuentas bancarias y los acuerdos “nos obligan a la reciprocidad automática. Hubo un compromiso en este sentido cuando Chile entró a la OCDE. Yo creo que hay que pronunciarse sobre la posibilidad de dar facultades al SII de entrar a las cuentas bancarias”.

Lagos Weber matizó luego la propuesta, afirmando que, si bien estaba de acuerdo con las normas antielusión, no le parecía bien que se invierta la carga de la prueba y que sea el director del SII quien presuma conductas. “Una cosa es tener acceso a la cuenta corriente, pero otra cosa es atribuirle una razón de ser a ese movimiento bancario”.

“Los chilenos pasamos a ser sospechosos más que contribuyentes”, había dicho minutos antes el senador UDI, Juan Antonio Coloma. “En Chile hay una libertad de asociación y no me parece que el director del SII nos atribuya intenciones… Siempre se ha protegido el debido proceso y eso está en la vena de la Constitución y de la legislación”.

A un costado de la sala Michael Jorratt, director del Servicio de Impuestos Internos, escuchaba sin que se le moviera un músculo de la cara.

Una alternativa dio el senador Carlos Bianchi, quien propuso que, en vez de empoderar al SII, se fortaleciera a los tribunales tributarios. “Esta instancia es la que debe dar las garantías para dirimir si hay evasión”, dijo.

Bianchi es uno de los senadores independientes que hay en la Cámara Alta y su voto será disputado tanto por la oposición como por la Nueva Mayoría. No es de extrañar que aprovechara de poner sus condiciones para aprobar la Reforma Tributaria. “Lo han dicho todos los senadores, no podemos pasar a la historia sin un gran acuerdo. Tengo la mayor voluntad de votar a favor de legislar, pero que se entreguen a lo menos 20 indicaciones que permitan mejorar la Reforma Tributaria. Tenemos que resguardar los derechos de las personas, la clase media y a los pequeños y medianos emprendedores”.

Renta atribuida “no es novedad”

Arenas se refirió extensamente a la atribución de rentas y dijo que no era novedad en Chile. Indicó que ya figura en nuestro Código Tributario porque contribuyentes con renta efectiva sin contabilidad completa o con renta presunta no pueden acceder al mecanismo del FUT, por lo tanto, se gravan con los impuestos finales, se hayan retirado o no. Acto seguido aseveró que la renta atribuida no es novedad en el mundo y que había varios países, como Alemania, Canadá y Australia, que contemplaban este mecanismo dentro de sus sistemas impositivos.

Lagos Weber no dejó pasar el tema y le dijo al ministro que “entiendo que en esos países el régimen de rentas atribuidas es voluntario y no obligatorio” como se quiere imponer acá y “es mejor decirlo ahora”, antes que salga diciéndolo otro mañana.

El empleo sin cifras

Aunque Arenas tendió a responder las preguntas de los senadores, hubo una que quedó dando vueltas en la sala. El senador Coloma le preguntó: “¿Cuántos empleos cree usted que este gobierno va a generar después de esta reforma? Se lo pregunto porque los gobiernos anteriores fueron medidos por la capacidad de generar empleo”.

Cuando le tocó al ministro contestar las preguntas dio un largo rodeo, partió señalando que “todas las preguntas y todos los informes que requiera la Comisión estarán a disposición de los senadores”. Más adelante, casi 20 minutos después, dijo “entregamos las cifras de inversión sobre la base de estudios concretos. Las cifras de empleo las vamos a entregar con claridad. El promedio será el de los últimos tres años”.

Coloma lo miró y le volvió a preguntar: “¿Cuánto ministro?”.

–Ya se lo vamos a entregar –se comprometió el ministro.

Al cabo de la sesión, Ricardo Lagos Weber retomó la idea y le informó a Arenas que mañana en la mañana (hoy) el secretario de la Comisión le entregará el listado de preguntas y de informes que se han solicitado durante la sesión.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes