jueves, 18 de octubre de 2018 Actualizado a las 14:19

Clasificadoras evalúan cuentas fiscales y miran atentos definiciones de nuevas autoridades

por 5 agosto, 2013

  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

El descenso en el cobre y las próximas elecciones presidenciales -con sus consecuentes definiciones en materia económica- son dos temas que surgen con rapidez en los análisis sobre Chile entre las principales clasificadoras de riesgo del mundo y que la semana pasada cobró más validez luego que la Dirección de Presupuestos presentara las cifras fiscales del primer semestre y sus proyecciones para el año. Bajo la lupa de Standard & Poor’s y Fitchs Ratings, el balance no tuvo mayores sorpresas, considerando el impacto de la caída en la cotización del metal en la recaudación tributaria y en la actividad más general del país. Por ahora, un déficit fiscal más acentuado (1,2% del PIB) en un contexto de desaceleración del crecimiento (4,6%) no inquieta. Pero el desafío es evidente hacia el mediano plazo. Por Rosanna Lucero

Clave resulta para el director gerente de calificaciones soberanas de Standard & Poor's, Joydeep Mukherji, las definiciones de las próximas autoridades sobre la regla fiscal. Este, de hecho, es el tema central de su análisis tras reconocer que la agencia no vio con preocupación los ajustes en las proyecciones de las cuentas fiscales para este año, que incluyen un déficit algo más alto que el esperado (de 1,2% del PIB frente al 1,1% previo), dado el escenario de caída de precio del cobre.
Su tranquilidad sobre la marcha del país que tiene la calificación soberana más alta de la región recuerda (AA-), se basa en el "colchón" que ofrecen los fondos soberanos -con más de US$ 20 mil millones acumulados-, que se une a la flexibilidad que tiene la economía nacional en materia monetaria y cambiaria. Pero más que la calificación, reconoce como "importante" ver en qué medida nosotros -como las otras naciones de la región- nos ajustamos a un contexto global más pesimista o menos optimista. "Seguiremos los cambios en el presupuesto y también los otros ajustes en la economía para ver si Chile puede llegar a un aterrizaje suave", afirma.

- ¿Hay margen para que el gasto fiscal pueda seguir creciendo sobre el PIB?
- Para mí el tema es de más largo plazo. Chile tiene una política fiscal moderadamente contracíclica, que incluye una regla fiscal, fondos soberanos, y en la medida que esta política, se mantiene y avanza con el cambio de gobierno, no tendremos preocupaciones. Para nosotros no es tan importante si el déficit es de 1,2% del PIB ó 0,8% del PIB, lo más relevante es que hay un marco legal, que hay previsibilidad de la política fiscal y que hay un consenso entre los partidos políticos en cuanto a ella y esto puedo mantener la confianza de inversionistas. Que sea una política fiscal con meta de x, o x-1 o x+1 no es tan importante en el caso de Chile como esa previsibilidad.

- Entonces, lo importante para ustedes es que el próximo gobierno, sea cual sea su color, reafirme esta institucionalidad...
- Sí. Eso no quiere decir que el gobierno no puede modificar sus metas, porque normalmente cuando hay cambio de gobierno, hay cambio de prioridades y de todo, pero la continuidad en la institucionalidad es importante (...) Para nosotros es una señal de confianza la institucionalidad y, desde este punto, si la próxima presidenta es Bachelet o Matthei, y una quiere gastar más que la otra, no es importante en la medida que lo hacen dentro de la institucionalidad vigente. Si dicen estas son mis metas y voy a gastar más o menos o voy a tener un déficit de x pero dentro de esa institucionalidad y, detrás hay un consenso que respalda esta política para que no pueda variar cada dos o tres años si hay un cambio de ministro, eso da confianza.

- Y bajo su análisis, ¿la expectativa de que suban los impuestos nuevamente en los próximos años no tiene mayor efecto?
- Como empresa no tenemos una opinión en cuánto a cuál es el nivel adecuado para ingresos como porcentaje del PIB, porque mucho depende de las características de cada país. Lo que sí veo es que el debate en Chile en los últimos años ha sido más por el lado del gasto, es decir, cómo podemos recaudar más para gastar más porque la gente demanda, reclama más gastos. Pero para mí el otro lado, el de la oferta, tal vez merece un poco más de debate, tengo más preocupaciones por este lado, sobre todo el sector de energía, los costos de energía y también la oferta de energía, en la medida que sube la demanda, es un debate polémico en el país. Un gobierno puede atender ambos lados. Subir el nivel de productividad y también hacer algo para recaudar más dinero y gastar más en temas sociales (...) Desde fuera, veo un país que tiene un ingreso per cápita muy modesto en términos de los países desarrollados, tal vez no modesto en comparación con Bolivia y Perú, pero en comparación con pares de la OCDE todavía es un país pobre. Eso quiere decir que también hay que aumentar la productividad y la oferta, no sólo atender el lado de la demanda y eso para mí, que no lo veo tanto en el debate como antes, es importante.

Santiago Mosquera, de Ficth Ratings: "Al momento de definir el presupuesto 2014 probablemente se ajuste a la baja el precio de cobre de largo plazo"

Sin sorpresas recibió el director de riesgo soberano para Latinoamérica de Ficth Ratings, Santiago Mosquera, el balance fiscal de Chile del primer semestre. De acuerdo a su visión, se trata de un escenario más restrictivo en ingresos y una ejecución del gasto acorde a lo presupuestado, con cierta desaceleración en la segunda mitad del año. Ve factible que el gobierno pueda cerrar el año con un déficit fiscal del orden de 1,2% del PIB.

- ¿Qué tan complejo ve el cuadro fiscal para el próximo, veremos un gasto creciendo más que el PIB?
- Todo está atado con las proyecciones de precio del cobre, lo que -a su vez- está íntimamente relacionado con lo que se espera de la economía mundial en los próximos meses. En la primera mitad del año, los ingresos fiscales han mostrado una caída importante a causa de menores precios del cobre, mientras la ejecución del gasto ha estado cercana a lo esperado. Para el próximo año dependerá del nivel de actividad económica y su impacto sobre la recaudación, así como de los supuestos del precio del cobre de largo plazo. Existe un desafío importante para continuar con este proceso de consolidación fiscal iniciado por el gobierno actual, que si bien ha sido lento, le ha permitido hacer uso del espacio fiscal existente. Hacia adelante dependerá mucho de cuáles son las propuestas de la nueva administración.
- ¿Le parece importante que las candidaturas reafirmen el compromiso con la institucionalidad fiscal?
- No vemos mayores riesgos con el esquema fiscal en Chile, independiente de quien llegue a la presidencia. Entendemos que existe un compromiso por mantener la regla de balance cíclicamente ajustado porque ha dado muy buenos resultados y eso está totalmente encarnado en la sociedad chilena.
- ¿Es relevante llegar o no a un superávit?
- En Fitch consideramos que un rasgo importante de la calidad crediticia en Chile viene dada por el esquema fiscal existente. El tener una regla de balance estructural, y que esta tenga metas alcanzables, ya sea mantener un déficit estructural de 1% o llegar a una posición balanceada en el mediano plazo, reduce la incertidumbre, y brinda claridad sobre la trayectoria fiscal perseguida por las autoridades.
- Entonces, no le inquieta que aumente el déficit fiscal este año...
- Entendemos cuáles han sido las causas del deterioro, y que responden básicamente a la caída de los precios del cobre y la menor recaudación respecto a lo presupuestado debido a un nivel más bajo de actividad económica. Si bien se espera un déficit efectivo mayor en este año, valoramos el anuncio del gobierno por contener el gasto con el objetivo de evitar un desvío importante en el resultado cíclicamente ajustado. Bajo el esquema actual, al momento de definir el presupuesto 2014 probablemente se ajuste a la baja el precio de cobre de largo plazo, lo que puede requerir la contención del gasto con el objetivo de alcanzar las actuales metas fiscales de mediano plazo.
- ¿Y qué implicancias tiene la discusión tributaria? Si asume Bachelet habrá alza de impuestos para las empresas...
- Es innegable que el gobierno que asuma el poder requerirá aumentar el nivel de ingresos si decide aumentar el gasto para mantener el esquema fiscal intacto, como lo hizo la administración del presidente Piñera. El riesgo que vemos en cambios importantes y no consensuados en el marco tributario de las empresas radica en los efectos que pueden tener sobre la inversión, y por ende, en el crecimiento económico. Desde luego es muy temprano para determinar cuál puede ser el efecto sobre la economía. Sin embargo, vemos que la carga tributaria en Chile es una de las más bajas de la categoría 'A', y dados los desafíos existentes, aumentar la recaudación es importante y puede ser necesario.

- ¿Y concuerda con que el crecimiento potencial está en torno a 4,5%?
- Concuerdo con que el crecimiento potencial esté cercano a 4,5%. En nuestro reporte de inicios de año mencionamos que los avances del sector energético son extremadamente importantes para Chile por sus efectos en la competitividad y en su capacidad de seguir atrayendo inversiones.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV