Grupo El Mostrador: | El Mostrador | El Mostrador TV | El Mostrador Mercados | Avisos Legales

Búsqueda
  • Martes, 2 de septiembre de 2014
  • Actualizado a las 22:25

BBC Mundo

24 de marzo de 2011

Lo que pierde Bolivia por no tener salida al mar

El presidente Evo Morales acudirá a tribunales internacionales para reclamar a Chile la salida al Océano Pacífico, que perdió en una guerra del siglo XIX.

El presidente de Bolivia, Evo Morales, anunció que su país acudirá a tribunales internacionales para reclamar a Chile una salida soberana al Océano Pacífico.

El anuncio se realizó durante un acto este miércoles para conmemorar el “Día del Mar”, la fecha que recuerda la derrota boliviana a manos chilenas en la Guerra del Pacífico (1879-1884), que le costó al país su litoral.

Aquel suceso convirtió al país andino en el único de América del Sur, además de Paraguay, que no tiene salida al mar.

Desde el siglo XIX los sucesivos gobiernos bolivianos han reclamado a su vecino del sur la devolución del territorio perdido.

La exigencia ha sido uno de los principales ejes de la política externa Morales. En febrero, el canciller boliviano se reunió por primera vez en seis décadas con su par chileno, para dialogar sobre el tema marítimo.

La reunión hizo parte de una agenda de 13 puntos que Bolivia y Chile negocian desde 2006, y que incluye un diferendo fronterizo.

En su alocución de este miércoles, el mandatario boliviano dijo que no suspenderá su diálogo con Santiago, pero admitió que no ha habido avances en la negociación.

“A pesar de 132 años de esfuerzo y de diálogo, Bolivia no tiene una salida soberana al Pacífico y frente a esta realidad es necesario dar un paso histórico por el esperanza y bienestar de los bolivianos”, señaló.

Cuantificando la pérdida

Pero, más allá de lo que los bolivianos consideran una reparación histórica ¿cuánto ha afectado a Bolivia no tener un acceso soberano al mar?

BBC Mundo se lo preguntó a algunos de los sectores más afectados por la pérdida.

“El enclaustramiento del país impide que exportemos gas a Asia o al hemisferio norte”, dijo Carlos Orías, vocero del Ministerio de Hidrocarburos, respecto al principal bien de exportación del país.

Orías señaló que es difícil hacer un cálculo de cuánto le cuesta a Bolivia esa limitación, pero invitó a hacer una estimación comparativa.

“Si uno calcula que Bolivia recibe unos US$300 millones por mes por el gas que le vende a Brasil y a Argentina, es claro ver el potencial que tendrían los nuevos mercados”, sugirió.

En tanto, en la Cámara Nacional de Exportadores de Bolivia (Caneb) afirmaron que la falta de un puerto propio ha restado competitividad a los productos bolivianos.

“Las materias que exportamos se encarecen porque debemos transportarlas hasta el puerto de otro país y además eso retrasa los tiempos del envío”, explicó la gerenta general de la Caneb, Mariana Zamora Guzmán.

No obstante, la fuerte demanda internacional por algunas de las materias primas que se trasladan por vía marítima, como la madera, la soja y los minerales, ha hecho que las exportaciones bolivianas crezcan.

Gastos burocráticos

Otro perjuicio para Bolivia por no contar con puerto propio es la pérdida de ingresos en concepto de aranceles y gastos administrativos.

“Todos los trámites y los gastos burocráticos por traslado se le pagan a un tercer país”, señaló José Endara, responsable de comercio exterior de la Cámara Nacional de Comercio de Bolivia.

La mayoría de los productos bolivianos son exportados a través del puerto de Arica, en el norte de Chile.

Si bien se trata de una zona franca, utilizar esta terminal tiene sus complicaciones para La Paz. Por empezar, está la distancia: la ciudad comercial más cercana en Bolivia, Oruro, está a cinco horas de viaje.

Pero además, en Arica, Bolivia no cuenta con algunas facilidades que tendría si el puerto fuera suyo. Quizás la principal es el acceso a depósitos –o contenedores- donde guardar sus productos, algo especialmente útil para el comercio de soja.

Infraestructura

A pesar de que todos los sectores consultados coinciden en que la falta a un acceso al mar propio le ha significado una fuerte pérdida económica a Bolivia, varios admiten que ése no ha sido el principal escollo para el desarrollo comercial del país.

“Aunque es cierto que la falta de un puerto propio ha afectado, la realidad es que en este momento el país no está preparado para exportar hidrocarburos a Asia o nuevos mercados de ultramar porque no hay infraestructura para trasladar el producto hasta la costa”, señaló Orías, del Ministerio de Hidrocarburos.

Es por este motivo que en la actualidad Bolivia sólo exporta gas a Argentina y Brasil, y planea expandir su negocio a otros vecinos regionales, como Paraguay y Uruguay.

La mayoría de los hidrocarburos de Bolivia son extraídos en el este del país y no existen las tuberías necesarias para trasladarlos los cerca de 2.000 kilómetros hasta el Pacífico, atravesando la cordillera de los Andes.

La titular de la Caneb coincide en que la falta de infraestructura para trasladar mercancía es un grave condicionante para el comercio internacional, pero relaciona los problemas con el diferendo marítimo.

“No sabemos cómo hubiera sido si Bolivia hubiera tenido una salida al mar, quizás se hubiera invertido más en construir infraestructura”, observó.

De todos modos, más allá de reivindicar la importancia del reclamo soberano boliviano, Zamora Guzmán consideró que la principal limitante del país en términos de exportaciones es la falta de más acuerdos de libre comercio, que facilitan los intercambios entre países.

  • Términos & Condiciones

  • Ver Comentarios

Las opiniones vertidas en esta sección comentarios son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente la línea editorial de El Mostrador.


Quienes entran a revisar y leer estos comentarios deben tener presente que, no obstante el esfuerzo permanente que realiza El Mostrador para que no ocurra, pueden encontrar expresiones ofensivas o groseras, proferidas por personas que no han respetado el ambiente de respeto y tolerancia que es consustancial a la línea editorial de El Mostrador.