Grupo El Mostrador: | El Mostrador | El Mostrador TV | El Mostrador Mercados | Avisos Legales

Búsqueda
  • Miércoles, 23 de abril de 2014
  • Actualizado a las 11:21

1 de diciembre de 2011

El Gobierno de Papadimos afronta su primera huelga general en Grecia

Dejarán de funcionar hoy todos los servicios de la administración pública y municipal, incluidas las empresas públicas de electricidad y comunicaciones, mientras que los hospitales trabajarán sólo en casos de urgencia.

El Gobierno de unidad liderado por Lukás Papadimos afronta hoy su primera huelga general, la séptima en Grecia en lo que va de año en protesta por las políticas de austeridad.

Los principales sindicatos griegos -la Confederación General de Trabajadores (GSEE), presente en el sector privado, y la Confederación de Asociaciones de Funcionarios (ADEDY)-, que en total representan a unos dos millones de afiliados, protestan por la reducción de salarios y pensiones, los despidos masivos de funcionarios a través de su pase a la reserva y el aumento de los impuestos indirectos y del paro.

Dejarán de funcionar hoy todos los servicios de la administración pública y municipal, incluidas las empresas públicas de electricidad y comunicaciones, mientras que los hospitales trabajarán sólo en casos de urgencia.

Las escuelas y universidades, así como los tribunales, también se unirán al paro de 24 horas.

En el caso del transporte, los ferrocarriles, los transbordadores de pasajeros y la marina mercante pararán durante todo el día.

En cambio, los transportes públicos de la capital (metro, autobuses, trolebuses y tranvía) detendrán su actividad al principio y al final del día, y mantendrán su funcionamiento entre las 08.00 y las 09.00 hora local (06.00-07.00 GMT) y las 21.00 y las 22.00 horas (19.00-20.00 GMT) para que los trabajadores puedan desplazarse al centro para participar en la manifestación principal.

Según informaron a EFE fuentes aeroportuarias, ningún vuelo se ha visto afectado por el paro, ya que el sindicato principal de controladores aéreos y los trabajadores de las aerolíneas decidieron ayer no sumarse a la huelga.

El sector bancario se verá parcialmente afectado pues sólo la Federación de los Empleados de Banca, con afiliados en los bancos públicos y los que han sido privatizados recientemente, ha llamado a la huelga.

Los periodistas, que ya hicieron una huelga de 24 horas el pasado martes, llevarán a cabo un paro de cuatro horas.

Las dos centrales mayoritarias han convocado una manifestación común en Atenas, a las 11.00 hora local (09.00 GMT) delante de la sede de la GSEE, mientras que otros sindicatos se unirán a la manifestación desde distintos puntos para confluir frente al Parlamento.

En el resto de las grandes ciudades del país también se producirán manifestaciones de protesta.

Esta huelga general, la primera a la que se enfrenta el Gobierno de unidad nacional presidido por Papadimos, coincide con un Consejo de ministros en el que se decidirá sobre un nuevo proyecto de ley en el marco de las medidas de austeridad exigidas por el acuerdo con Bruselas del 26-27 de octubre.

Gracias a ese acuerdo, la UE decidió otorgar un nuevo préstamo de 130.000 millones de euros a Grecia a cambio de que la banca negocie una quita de aproximadamente el 50 % de la deuda helena que posee y de que el ejecutivo de Atenas lleve a cabo nuevos recortes.

El proyecto de ley, que se presentará con procedimiento de urgencia al Parlamento en los próximos días, incluye diversas medidas como nuevos despidos de funcionarios, recortes de salarios públicos y pensiones, y la liberalización de profesiones reguladas por cotas, como la de los taxistas.

Esta semana, después de que el Gobierno y los principales partidos griegos se comprometiesen a cumplir el acuerdo de octubre, el Eurogrupo decidió liberar el sexto tramo -8.000 millones de euros- del primer paquete de ayuda, acordado en mayo de 2010.

  • Términos & Condiciones

  • Ver Comentarios

Las opiniones vertidas en esta sección comentarios son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente la línea editorial de El Mostrador.


Quienes entran a revisar y leer estos comentarios deben tener presente que, no obstante el esfuerzo permanente que realiza El Mostrador para que no ocurra, pueden encontrar expresiones ofensivas o groseras, proferidas por personas que no han respetado el ambiente de respeto y tolerancia que es consustancial a la línea editorial de El Mostrador.