Grupo El Mostrador: | El Mostrador | El Mostrador TV | El Mostrador Mercados | Avisos Legales

Búsqueda
  • Sábado, 25 de octubre de 2014
  • Actualizado a las 23:30

25 de julio de 2012

Confirman muerte de siete mineros en yacimiento de carbón al norte de México

El suceso más grave de los ocurridos en los años recientes fue el de la mina de carbón de Pasta de Conchos, localizada en el municipio de San Juan de Sabinas, en febrero de 2006, en el que 65 mineros fallecieron tras una explosión por acumulación de gas grisú.

mineros mexico

Un total de siete mineros que habían quedado atrapados este miércoles en un yacimiento de carbón del norte de México a causa de una explosión fallecieron en el accidente y sus cuerpos ya fueron recuperados, informaron fuentes de Protección Civil y de la Secretaría (ministerio) del Trabajo.

Los hechos ocurrieron esta mañana en el municipio de Múzquiz, en el estado de Coahuila, al estallar una bolsa de gas acumulado mientras se hacían labores de extracción de carbón.

En un primer momento el encargado de emergencias de Protección Civil de Coahuila, Juan Antonio Ibarra, confirmó a Efe la recuperación de dos cadáveres, pero más tarde el titular de esa agencia estatal, Francisco Martínez, confirmó que los siete cuerpos habían sido recuperados.

Ibarra dijo que los dos primeros fueron identificados como Fidencio Sánchez Arellano, de 32 años, y Omar Efraín Ramírez Almansa.

Las otras cinco víctimas mortales tienen edades comprendidas entre los 22 y 39 años.

En declaraciones, el titular de la Secretaría de Seguridad Pública de Coahuila, Jorge Luis Morán Delgado, lamentó el “grave accidente” ocurrido a las 8.30 hora local (12.30 GMT) y detalló que el siniestro ocurrió en una zona “no muy profunda” de la explotación carbonífera.

“Estaban realizando la perforación de un pozo que le llaman de ventilación, de apoyo sobre otro que estaban explotando, lo que era propiamente la mina (…) y al estar trabajando sobre este pozo al parecer se toparon con una de las bolsas de gas metano, que es explosivo”, apuntó.

El funcionario estatal dijo que la explotación, denominada “Deborquez” y localizada en el ejido La Florida, pertenecía a la empresa Minera El Progreso, y “al parecer contaba con su documentación en regla”.

En un comunicado la Secretaría (ministerio) de Trabajo y Previsión Social detalló que el pozo de carbón donde ocurrieron las muertes “llevaba operando una semana”.

Además la dependencia gubernamental señaló que Minera El Progreso “ha sido objeto de dieciséis inspecciones” antes del accidente de hoy, en las cuales nada más se le había “ordenado la restricción de acceso a uno de los pozos por carecer de salida de emergencia”.

“A la fecha están en curso dos procedimientos sancionadores contra dicha empresa y se le había impuesto ya una multa económica”, agregó el comunicado.

Todas las víctimas eran originarias de ese estado y por lo menos en dos casos se puede tratar de parientes porque tienen los mismos apellidos.

Sobre el accidente, el diputado del Partido Revolucionario Institucional (PRI) Miguel Pompa Corella, presidente de la comisión de diputados federales que atiende los temas mineros en el país, pidió al Gobierno federal que diera atención inmediata al rescate.

Pompa Corella presentó recientemente una iniciativa de reforma a la Ley Minera que establece la prevención de desastres en la minería del carbón, que ha costado decenas de vidas en los últimos años a trabajadores mexicanos, sobre todo en Coahuila.

El suceso más grave de los ocurridos en los años recientes fue el de la mina de carbón de Pasta de Conchos, localizada en el municipio de San Juan de Sabinas, en febrero de 2006, en el que 65 mineros fallecieron tras una explosión por acumulación de gas grisú.

En aquel caso solo dos de los cadáveres fueron recuperados de la mina del Grupo México, empresa que fue criticada por no haber tenido suficientes medidas de seguridad en la zona.

  • Términos & Condiciones

  • Ver Comentarios

Las opiniones vertidas en esta sección comentarios son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente la línea editorial de El Mostrador.


Quienes entran a revisar y leer estos comentarios deben tener presente que, no obstante el esfuerzo permanente que realiza El Mostrador para que no ocurra, pueden encontrar expresiones ofensivas o groseras, proferidas por personas que no han respetado el ambiente de respeto y tolerancia que es consustancial a la línea editorial de El Mostrador.