Grupo El Mostrador: | El Mostrador | El Mostrador TV | El Mostrador Mercados | Avisos Legales

Búsqueda
  • Jueves, 18 de septiembre de 2014
  • Actualizado a las 00:35

20 de septiembre de 2012

Autoridades galas barajan mantener cerradas sus embajadas

Gobierno francés por caricaturas de Mahoma: “La libertad de expresión es un bien intangible”

"Este derecho no se puede transigir porque sería el primer paso hacia los totalitarismos, teniendo en cuenta lo muy importante que ha sido para nuestra civilización y para la democracia", sostuvo el titular de Educación. "No hemos insultado a nadie, nuestro dibujo de portada no es denigrante. No hemos hecho llamamientos al odio racial. Hemos hecho nuestro trabajo, que es mirar la actualidad con una mirada satírica", sostuvo el redactor jefe de "Charlie Hebdo".

La publicación de unas caricaturas del profeta Mahoma del semanario satírico francés “Charlie Hebdo” provocó un aumento de la tensión que ha llevado a París a cerrar embajadas, escuelas y centros culturales en una veintena de países por temor a represalias de los islamistas.

La nueva polémica se produce un año después de que la redacción de la revista fuera incendiada tras publicar caricaturas de Mahoma y coincidiendo con un momento particularmente delicado en el mundo islámico, donde la difusión de la película “La inocencia de los musulmanes”, que ridiculiza la figura del profeta, ha originado la reacción violenta de grupos radicales que han provocado 30 muertos.

Precisamente el temor a esos incidentes violentos ha llevado al primer ministro francés, Jean-Marc Ayrault, a hacer un llamamiento a la moderación. Más tajante se ha mostrado el ministro de Exteriores francés, Laurent Fabius, que desde El Cairo, donde se encuentra de viaje oficial, ha considerado “poco inteligente” la actitud del semanario que, en su opinión, “hecha más leña al fuego”.

En las redes sociales circulan llamamientos a la manifestación en diversas ciudades del país, similares a las que agruparon a unas 250 personas el pasado fin de semana ante la embajada de Estados Unidos en París.

Desde la revista rechazan este argumento y defienden su derecho a la sátira sobre los asuntos de actualidad. “Llevamos toda la semana hablando de las embajadas que han sido incendiadas por la difusión en internet de una película tonta ¿no tenemos derecho a tratar eso en una revista de sátira política?”, afirma el redactor jefe de “Charlie Hebdo”, Gérard Biard.

El periodista agrega que lo que debería haber causado la reacción de las autoridades “no es la publicación de un dibujo satírico si no las actitudes violentas que provoca”.

“No hemos insultado a nadie, nuestro dibujo de portada no es denigrante. No hemos hecho llamamientos al odio racial. Hemos hecho nuestro trabajo, que es mirar la actualidad con una mirada satírica”, indica.

La portada de “Charlie Hebdo” muestra a un musulmán en silla de ruedas empujado por un judío, bajo el título de “Intocables”, en referencia a la película más taquillera de Francia. En páginas interiores, los dibujos son más fuertes y aparece el profeta Mahoma desnudo y en actitudes indecorosas.

“Pero para ver esos dibujos hay que comprar la revista, que nadie me diga que se siente herido por lo que ha visto en los kioscos. Alguien que no compra ‘Charlie Hebdo’ no puede sentirse denigrado y quien lo compra sabe que tipo de producto está adquiriendo”, asegura el redactor jefe.

El director de la revista, Stéphane Charbonnier, alias Charb, rechaza que hayan buscado la provocación para incrementar las ventas.

“Ni siquiera habíamos previsto una mayor tirada”, afirma Charb, quien sin embargo reconoce que después de que los 75.000 ejemplares del semanario se agotaran hoy en los kioscos han previsto reeditar el número para el próximo viernes.

Libertad de expresión

Los responsables franceses, con matices según sus competencias, no quisieron modificar el doble mensaje de que las caricaturas son inatacables por la libertad de expresión, pero que hay que mostrar “responsabilidad” en el contexto actual de tensión suscitada por el polémico vídeo “La inocencia de los musulmanes”.

El ministro de Asuntos Europeos, Bernard Cazeneuve, insistió en el carácter “sagrado” de esa libertad de expresión, pero añadió que “cuando se es libre, hay que medir el alcance de la palabra” y recordó el “clima de extrema tensión” internacional.

El titular de Educación, Vincent Peillon, puso el acento en que la libertad de expresión es un bien “intangible” con el que “no se puede transigir” porque sería “el primer paso hacia los totalitarismos”, teniendo en cuenta lo “muy importante” que ha sido “para nuestra civilización” y para “la democracia”.

Además:

Escuche entrevista a Rocío Vázquez, investigadora de la Casa Árabe. (Rtve.es)

  • Términos & Condiciones

  • Ver Comentarios

Las opiniones vertidas en esta sección comentarios son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente la línea editorial de El Mostrador.


Quienes entran a revisar y leer estos comentarios deben tener presente que, no obstante el esfuerzo permanente que realiza El Mostrador para que no ocurra, pueden encontrar expresiones ofensivas o groseras, proferidas por personas que no han respetado el ambiente de respeto y tolerancia que es consustancial a la línea editorial de El Mostrador.