Grupo El Mostrador: | El Mostrador | El Mostrador TV | El Mostrador Mercados | Avisos Legales

Búsqueda
  • Jueves, 24 de abril de 2014
  • Actualizado a las 10:58

25 de octubre de 2012

Fotos: joven brasileña vende su virginidad en internet a un japonés por US$ 780.000

Catarina Migliorini dijo que usará parte del dinero para financiar sus estudios de medicina en Argentina y para crear "un proyecto que ayude a familias pobres a tener su propio hogar".

Catarina Migliorini, una joven estudiante brasileña que se subastó hace dos años su virginidad por US$ 780.000 en internet, encontró comprador.

El vencedor del remate, identificado como Natsu y de nacionalidad japonesa, se encontrará con Migliorini en un lugar “secreto”.

En entrevista con Folha de Sao Paulo, la joven detalló: “El comprador no puede traerse a otra persona, intentar realizar sus fantasías, usar juguetes sexuales, nada. También es obligatorio el uso de preservativo (…) el acto tardará una hora, como máximo y no incluirá besos, porque no está en el contrato”.

De igual modo,explicó, el ganador de la puja deberá hacer exámenes médicos para descartar que tiene una enfermedad.

Migliorini usará parte del dinero para financiar sus estudios de medicina en Argentina y para crear “un proyecto que ayude a familias pobres a tener su propio hogar”.

De igual modo, se informó que el acto sexual será filmado como parte del documental Virgins wanted. “Cuando uno hace algo una vez en su vida, no significa que esa cosa sea su profesión. Si sacas una foto y te sale bien, eso no te convierte en fotógrafo. Tengo 20 años, soy responsable de mi cuerpo y no estoy perjudicando a nadie”, precisó la joven estudiante.

  • Términos & Condiciones

  • Ver Comentarios

Las opiniones vertidas en esta sección comentarios son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente la línea editorial de El Mostrador.


Quienes entran a revisar y leer estos comentarios deben tener presente que, no obstante el esfuerzo permanente que realiza El Mostrador para que no ocurra, pueden encontrar expresiones ofensivas o groseras, proferidas por personas que no han respetado el ambiente de respeto y tolerancia que es consustancial a la línea editorial de El Mostrador.